<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Verdad o mito: ¿los gatos y los perros pueden convivir juntos?

Sí, aunque para hacerlo es clave una buena socialización o entrenamiento, pues al ser dos especies distintas y al tener formas distintas de relacionarse, el proceso puede tornarse complejo.

  • Lograr que un perro y un gato se tolere puede tardar semanas e incluso meses si no se ha hecho una socialización entre ambas especies desde una edad temprana. Foto: Pixabay.
    Lograr que un perro y un gato se tolere puede tardar semanas e incluso meses si no se ha hecho una socialización entre ambas especies desde una edad temprana. Foto: Pixabay.
12 de febrero de 2024
bookmark

En muchas ocasiones los productos culturales suelen moldear las percepciones que tenemos sobre la biodiversidad, entonces pensamos por ejemplo que los perros y los gatos se odian a morir y que por nada del mundo podrían vivir bajo el mismo techo.

Pero, teniendo en cuenta que hoy cada vez existen más familias multiespecies y que las personas parecen estar resueltas a llevar a casa a los animales que más puedan, esa afirmación parece más un mito que en cualquier otra cosa.

Pues hoy, son muchos los que pueden dar cuenta de que ambas especies, aunque tienen rasgos comportamentales y necesidades, en muchos casos, diferentes, pueden habitar un lugar en perfecta convivencia.

Los especialistas de Advance y del blog Experto Animal, explican qué pasos y consejos se deben tener en cuenta para que esto suceda:

La primera impresión es la que cuenta

Según los expertos de Advance, la primera vez que un gato (o más) y un perro (o más) que vayan a convivir juntos se vean, va a jugar un papel fundamental para su relación y desarrollo, por lo que la función del humano acompañante del proceso es preparar el camino y llenarse de paciencia para que esto se dé de la forma más positiva posible.

La verdad es que, si ambas especies se ponen en contacto desde que son cachorros, lo más probable es que empiecen a compartir hábitos (dormir, jugar, hacer pereza), y se conviertan en grandes amigos y aliados.

Pero, si no es el caso, si ambas especies se conocen en una etapa juvenil o adulta, no hay que preocuparse, no todo está perdido: “Si han socializado con otros perros y gatos, y han tenido buenas experiencias, será mucho más fácil que se adapten. Se debe tener en cuenta, también, el carácter de cada uno de ellos. Y, por último, si son territoriales o tienen muy desarrollado el instinto de caza, es importante tener claro que la convivencia puede complicarse. En este caso, solo se necesitará dedicarle más tiempo y paciencia al proceso para que se adapten”.

Para ellos, el éxito de esta operación está en:

1. Tomarse el tiempo necesario para presentarlos.

2. “Dejarlos en habitaciones separadas y ponerle a cada uno un trapo con el olor impregnado del otro. Por lo general, el perro mostrará interés; en cambio, el gato es más desconfiado y no se interesará demasiado”.

3. Una vez ambos estén tranquilos con el olor del otro, es el momento de dejar que hagan contacto visual, de lejos.

4. Y una vez dejen de alterarse al hacer ese contacto visual, es hora de dejarlos acercarse e interactuar, eso sí, “es recomendable sacar al perro antes para que libere energía y se muestre más relajado y receptivo. También es bueno cortarle las uñas al gato para evitar que lastime a alguien”.

5. Dejarlos ir a su aire, de ningún modo deben obligarse a estar cerca. Es decir, hay que darles tiempo y espacio, “quizás no lleguen a ser amigos, pero aprenderán a respetarse y vivir en armonía”.

Respetar la organización de cada especie

Una vez suceda toda la presentación, en Experto Animal dicen que hay que tener presente que, si bien los perros organizan sus sociedades en manada mediante una jerarquía marcada por ellos mismos, los gatos son animales solitarios que prefieren andar a sus anchas y defender lo que consideran su territorio de concebirlo necesario.

“De esto podemos deducir que debemos respetar la jerarquía que ellos mismos instauren durante la etapa de conocimiento, sin intervenir constantemente o regañar actitudes que nos parezcan negativas, ellos mismos se organizarán”.

Un lugar para cada uno

“Si alguien quiere a sus perros y gatos juntos es imprescindible que dispongan de un espacio propio para cada uno, y evitar que tengan que competir por recursos como la cama, la comida o el agua”, mencionan los voceros de Advance.

Así que la comida y el agua del gato se puede poner en un lugar alto, donde el perro no los alcance, y estar atento para que el gato no se acerque al perro mientras este come para que no se enfade o para que no piense que tiene que proteger y competir por sus recursos. Asimismo, es bueno poner el arenero del gato en un lugar al que solo pueda acceder él, pues de esa forma se sentirá tranquilo y seguro.

“Además, dedicarles tiempo a ambos es fundamental, se les puede ofrecer premios y caricias cuando tanto uno como otro estén cerca, de este modo, el otro verá que acercarse es positivo y beneficioso”.

El fin: conseguir que se lleven bien

Por último, cabe mencionar que, si los primeros días tanto el perro como el gato se siente o se comporta inquieta o temerosa, es normal, el humano acompañante deberá trabajar con ambos a través de las palabras, las recompensas y las caricias para suavizar la relación.

“No hay que comer el error de dividir el hogar en dos zonas, una para cada animal, ya que entonces será muy complicado que se toleren una vez pase el tiempo. Lo ideal es esperar un tiempo a que ambos animales empiecen a convivir respetándose. Esto puede tardar semanas, incluso meses. Aunque no siempre van a crear un vínculo fuerte, lograr que se toleren es suficiente para una buena convivencia”, concluyen en Experto Animal.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*