<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Juan Diego Flórez va de la ópera al bolero

  • Habrá funciones del concierto en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena y Manizales. FOTOS cortesía cine colombia
    Habrá funciones del concierto en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena y Manizales. FOTOS cortesía cine colombia
  • Juan Diego Flórez va de la ópera al bolero
Publicado el 13 de julio de 2019
en definitiva

El tenor tiene una tradición musical latinoamericana que decidió honrar a través de un nuevo disco y un concierto. Podrá ver la presentación del peruano en Cinecolombia este fin de semana.

De los labios de Caetano Veloso, Luis Miguel, Andrea Bocelli y María Dolores Pradera han brotado las palabras que una vez el cubano César Portillo de la Luz plasmó en el bolero Contigo a la Distancia.

Ahora el turno es para el tenor Juan Diego Flórez, una de las voces líricas más destacadas de Perú y quien, entre sus múltiples proyectos, recientemente interpretó el papel de Alfredo en La Traviata de Verdi en el imponente escenario del Metropolitan Opera de Nueva York.

En septiembre del año pasado, Flórez estrenó el disco Bésame Mucho, como aquella canción escrita por la mexicana Consuelo Velázquez, otro de esos enormes clásicos latinoamericanos que surgió a mediados del siglo XX y que fue parte de la historia familiar de varias generaciones. El artista recuerda que, por lo menos, hizo parte de la suya.

Este álbum, publicado bajo el sello de Sony Classical, incluye 18 canciones que el tenor escogió como parte de un nuevo homenaje al legado musical latino que va desde México hasta Argentina, porque entre los temas hay boleros, cumbias, vals, rancheras y tangos. La propuesta se volvió concierto, se grabó en el Konzerthaus de Viena, y llegará a los cines este sábado y domingo, con una única función a las 12:00 p.m. en Cine Colombia de Viva Envigado, Vizcaya y Santafé en Medellín.

Sonidos de la familia

Hace unos años, el músico exploró ese tipo de sonidos con la producción Sentimiento Latino de 2006. En esa oportunidad, temas como el joropo Alma Llanera estuvieron acompañados, en su interpretación, por la Orquesta Sinfónica de Fort Worth. Una versión pomposa, elegante y muy decorada de varios clásicos.

Esta vez, Flórez quiso un formato más sencillo, íntimo. “Hace poco tiempo empecé a cantar bises (fragmentos musicales) con la guitarra”, se refiere a piezas que interpretaba justo después de cada concierto para agradecerle a su público. “A la gente le gustó mucho que hubiera un poco de ritmo en un concierto tan clásico como los que yo suelo dar”. Solo eran él, la audiencia y su guitarra, acompasados con algún clásico de su tierra.

Repitió esa iniciativa en varias ciudades, porque ese detalle gustaba mucho. Cuando menos lo pensó, esa costumbre se volvió un disco: “Pero creo que la idea no la tuve yo, sino el público que me preguntaba por qué no grababa esas canciones”, recuerda.

Le sonó la propuesta y, esta vez, cuando grabó el álbum en Viena, lo hizo con un acompañamiento muy acorde. Reunió algunos músicos latinos que tocan en fiestas y restaurantes, “gente muy auténtica”, resume. También tuvo entre su nómina al guitarrista peruano Carlos Ayala y al percusionista Gigio Parodi, compatriotas suyos. “Para las canciones peruanas se necesita un toque particular en la guitarra y en el cajón”, y él quería atrapar esa esencia de la música que le recordaba a casa.

Regresar a los orígenes

Flórez, nacido en Lima, se crió en un hogar de músicos. Su padre, Rubén Flórez, fue cantante también y trabajó con figuras representativas del arte peruano como era la compositora Chabuca Granda.

Un tema titulado José Antonio, de Granda, está en el disco y es casi como un patrimonio inmaterial para los peruanos. “Mi papá cantaba esa canción cuando yo era chico y me la aprendí”, juntos a veces la entonaban a dueto y a medida que Juan Diego crecía, su conocimiento de ese repertorio le permitía reemplazar a su padre de vez en cuando, en el momento en el que se presentaba una eventualidad. De hecho, el tenor empezó cantando música popular peruana, con sus amigos y familia, y aunque en su adolescencia compuso muchas canciones, ninguna ha llegado a un álbum como este todavía.

En su cabeza había universos completos de música latina: rancheras, boleros y tangos. “Me puse en contacto con la música argentina gracias a mi abuela, quien solía interpretar tangos en el piano”.

Entre ritmo y ritmo, la música se volvió sinónimo de fiesta en su casa y lo sigue siendo, pero ahora sobre la tarima, siempre con un público diferente que se suma a gozarla con él.

Cuando presentó Bésame Mucho en concierto, se sorprendió mucho de cuanto se conectaba con el público, así no todo fuera latino. “Uno piensa que la gente no va a aguantar 18 canciones pero, al contrario, se la pasan lindo, disfrutan y hasta bailan al final”. Destaca que la Pollera Colorá, de Colombia, fue la que escogió para dejar al final precisamente como una invitación a la celebración. En un recinto como el Konzerthaus de Viena, acostumbrado a los recitales clásicos, la gente se paró a bailar. “La música es música sea como fuere, la música bien hecha, bien compuesta, llega al corazón así sea clásica o popular, no importa”.

Una figura máxima

Flórez, quien se presentará junto a Luis Fonsi en la inauguración de los Panamericanos en Lima el 26 de julio, ha desarrollado una carrera destacada. En su país, recibió la Orden El Sol del Perú, el más alto honor que concede ese Estado a sus figuras culturales representativas.

Además, su arte lo ha convertido en una especie de celebridad en su país. Su boda con la modelo Julia Trappe en 2008 se llevó a cabo en la Catedral de Lima, con público asistente a las afueras de esa iglesia y fue transmitida en vivo en televisión nacional.

Ahora, este disco parece ser la respuesta a ese amor con el que lo apoya Perú. Un homenaje a esa otra música con la que creció.

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES Sinfonía por el Perú

Flórez además del aporte cultural que ha hecho a través de sus interpretaciones, quería aportar un poco más a la educación musical infantil de su país. Hace ocho años arrancó la iniciativa Sinfonía por el Perú, a su cabeza. En este momento, son 8 mil niños de diferentes partes de Perú, en costa, sierra y selva - cuenta - quienes reciben apoyo para sus estudios musicales. “Logramos mejorar la calidad de vida de los niños más pobres mediante la práctica orquestal y coral que es la esencia de este proyecto”, cuenta. Le enorgullece ver el impacto positivo que ha tenido, “estudios de impacto han demostrado cómo eso impacta a los niños y jóvenes, los hace proyectarse de manera positiva ante la vida, para ser mejores personas, vencen en cierto sentido la pobreza y se sienten queridos y apreciados”.

Valeria Murcia Valdés

Periodista que entiende mejor el mundo gracias a la música, que atrapa cada momento que puede a través de su lente fotográfico y a la que le fascina contar historias usando su voz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección