<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La basura se volvió música para cientos de niños

  • Más del 80 por ciento de los instrumentos que hoy usa su orquesta son de material reciclado. Sin embargo, han ido incorporando otros que le puedan dar mejor sonido, y que les han sido donados a los niños músicos, que en su mayoría viven cerca al relleno sanitario de Cateura, en Paraguay. FOto Cortesía y AFP
    Más del 80 por ciento de los instrumentos que hoy usa su orquesta son de material reciclado. Sin embargo, han ido incorporando otros que le puedan dar mejor sonido, y que les han sido donados a los niños músicos, que en su mayoría viven cerca al relleno sanitario de Cateura, en Paraguay. FOto Cortesía y AFP
Por Víctor Andrés Álvarez C. | Publicado el 17 de octubre de 2016

Solo le bastó la escena de aquel chico, de unos 6 o 7 años, que comía junto a su papá a escasos 90 metros de distancia de cientos de toneladas de residuos, para darse cuenta que con la música podría transformar vidas y con la basura producir arte.

Esa tarde, sin señal de escrúpulo, padre e hijo disfrutaban de los alimentos que como es costumbre en la pequeña ciudad de Cateura, seis millas al sur de Asunción, cerca al río Paraguay, los niños les llevan a los mayores, desde sus casas, al relleno sanitario donde la mayoría trabaja.

La imagen lo conmovió. Favio Chávez estaba frente a una situación que en las cátedras universitarias no se le advirtió. Tampoco cuando decidió trabajar con residuos imaginó que el corazón se podría arrugar de tal manera con una escena que para cualquier colega suyo debería ser paisaje.

Era el momento de hacer algo más allá de procesos sanitarios y técnicos. Recordó que parte de lo que era profesionalmente, un ingeniero ambiental con estudios de filosofía, se lo debía a la música, al arte. Y ese camino podría ser el que transitaran esos chicos.

No sería fácil. Tantos años de abandono estatal y miseria habían permeado, profundamente, a la comunidad del basurero a cielo abierto. La violencia, el hurto y las drogas conviven entre desechos y gallinazos en un asentamiento hecho de casas de cartón y madera y en el que habitan cerca de 10.000 personas.

“Me di cuenta que había niños que necesitaban oportunidades, que estaban expuestos a la violencia, a las drogas. Son familias que viven al lado de una montaña de basura”, comenta.

Se acercó. Los conoció y con un viejo violín que tenía en casa los comenzó a enamorar de los sonidos que producen melodías, esas que llegan al alma: Mozart, Bethoven y algo de folclor, hasta Lucho Bermúdez.

Pocos días pasaron, semanas quizá, y ya un puñado de los chicos de uñas negras de mugre y cara manchada por el sol empuñaban el instrumento que—se sonroja Chávez al recordar—valía el doble de lo que cuesta el rancho que habita cada uno de los niños.

“Yo tenía instrumentos para facilitarles, pero era muy difícil ponerlos en las manos de ellos. Un niño de estos vive en una casa de cartón que si mucho costará 100 dólares, pero el violín cuesta 200”, asevera, y agrega que esa situación lo llevó a explorar alternativas.

Insumo, la basura

El que, si bien los niños no tuvieran recursos económicos para costearse los instrumentos, pero les sobrara ganas de aprender, fue el principal insumo para que Chávez no se detuviera en su propósito.

Conoció un reciclador que por su dominio de esa actividad y los materiales que llegaban, a diario, desde cada rincón de Asunción, podría ayudarle a desarrollar la idea. Juntos fabricaron un primer violín con basura extraída del relleno de Cateura.

“Inicialmente fue algo muy básico, pero que sería con el fin de entretener y enseñar música a los niños, a veces, tan distantes a esa experiencia”, confiesa.

Acepta que lo sorprendió la constancia de los niños. Primero 10 y mes tras mes fueron aumentando. El método de aprendizaje cambió. Al tiempo que la planta de alumnos, que en un comienzo recibían clase en sus ranchos, se hizo más grande, siguió fabricando instrumentos.

Los tarros de pintura, latas de atún y sardinas que encontraran en el relleno eran objetos preciados para hacer tambores. La madera la tomaban como un premio. Con ella hacían las cajas de resonancia. Otros materiales los utilizaban para clavijas y cuerdas. Así lograron tener, en un año, cerca de 200 instrumentos.

“Hoy tenemos la orquestas y son 70 los chicos, la mayoría de la zona del basurero. Damos conciertos y las escuela está en construcción, también cerca al relleno”, acota, y añade que tienen violonchelos, contrabajos, guitarras y percusiones, hechos con material reciclable.

Recorren el mundo

En Cateura todos tienen que ver con la orquesta y la escuela de música. Los niños sueñan con iniciar en ella.

Son 300, que se calcula avanzan en el proceso. Los que demuestran más aptitud y disciplina ascienden al grupo principal que hoy hace parte de la Orquesta de Reciclados de Cateura.

La agrupación ha recorrido más de 40 países del mundo. Tiene agenda de conciertos y, por fin, está recibiendo apoyo privado, con instrumentos de calidad, por ejemplo.

Sus interpretaciones van desde melodías de Bethoven hasta canciones de Metallica, pasando por folclor paraguayo. Una de las interpretaciones infaltables es Colombia Tierra Querida, confiesa Chávez.

“Escucharlos siempre es un placer”, dice Isa Rodríguez, una de sus fans en la página de Facebook que tiene la orquesta. “Niños que hacen música de la basura y potentados que hacen basura de la música... suena cuando menos paradójico”, escribe, en el mismo medio, Adaro Geva Udan.

Aún no se presentan en Medellín, pero Chávez sueña con el momento. Por ahora, recorrió la ciudad con motivo del Foro Mundial Ciudades Bajas en Carbono que se realizó la semana pasada.

Quedó fascinado con el trabajo que se hizo en Moravia, un asentamiento de la ciudad hecho de basura y que se recuperó para ser un gran jardín. De allí, Wílmar Mesa, un chico de 11 años, como los de Cateura, también sueña con ser, de grande, un hombre ejemplar.

“Soy parte del grupo Los Guardianes, integrado por 120 niños del sector que reciben capacitación para convertirse en vigías del cerro y sus jardines”, cuenta, orgulloso.

En Moravia, del pasado de enfermedades y abandono, generados por la basura que inconscientemente produce la sociedad, hoy se desprenden iniciativas sociales y culturales y así lo admite Alicia Hernández, del grupo Mujeres Siempre Unidas.

Chávez quiere replicar en Cateura el ejercicio del Centro Cultural de Moravia, creado en Medellín para impulsar proyectos empresariales y artísticos en esa comunidad. También, invita a que recojan su experiencia y que la apliquen.

Mientras tanto, sin pretender borrar el pasado, sigue con su niños, motivado como el primer día que los acercó al arte y siempre con la premisa de “si el mundo nos envía basura, nosotros le devolvemos música”.

Además de hacer instrumentos con material reciclable, el paraguayo Favio Chávez ha dedicado parte de su vida a enseñarles música a niños de una comunidad impactada por un basurero.

Contexto de la Noticia

anécdota Apoyo en todos los frentes

Favio Chávez comenta que durante su trabajo se dio cuenta que si quería que los niños continuarán en la orquesta debía trabajar en otros aspectos:

“Pasamos de enseñar música a ocuparnos de problemas sociales graves. Entendimos que solo con música no era suficiente para generar un impacto. Si bien es una actividad que propicia un cambio, la condición de estos niños es tan extrema y precaria que es importante que se les responda con subsidios y estudios escolares, para que no salgan a trabajar, un subsidio para que ellos no tengan la necesidad de dinero, si no que terminen sus estudios. Por eso se los pagamos, les damos seguros médicos, una casa mejor...”.

Protagonista La ingeniería lo acercó a los niños

Image
Favio Chávez
Dir, Orquesta de Inst. Reciclados
Su sueño de enseñar música a los niños de un botadero de basura a cielo abierto en Paraguay, comenzó a materializarse con la realización de una tesis sobre residuos sólidos durante sus estudios de ingeniería en Ecología Humana en la facultad de Ciencias Agrarias la Universidad Nacional de Asunción. Sigue ligado al relleno de Cateura.
Víctor Andrés Álvarez Correa

La primera entrevista que hice, a los 8 años de edad y con la ayuda de mi padre, fue al futbolista Andrés Escobar. Desde ese día no he dejado de hacer preguntas, ni de amar el periodismo. Soy egresado de la Universidad de Medellín.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección