<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Entrevista con Germán Cano | “Mi lugar en el mundo es Medellín”

  • Germán Cano junto a su esposa Rocío y su bebé de 10 meses, Lorenzo. FOTO Andrés Camilo Suárez
    Germán Cano junto a su esposa Rocío y su bebé de 10 meses, Lorenzo. FOTO Andrés Camilo Suárez
Publicado el 18 de junio de 2019

Por john eric gómez marín

El argentino Germán Ezequiel Cano, el hombre que con sus goles bate todos los récords del fútbol colombiano, es una persona humilde, llena de valores y un esposo y padre dedicado. Además de buen hermano y excelente hijo.

Se siente agradecido por lo que le ha dado el país y por eso no detendrá su proceso de nacionalización ni cambiará su intención de poder ser llamado a una Selección Colombia, porque es un objetivo que se trazó por su hijo Lorenzo, quien nació hace 10 meses en Medellín.

No posa con la figura de ídolo y prefiere compartir con las personas que le piden una foto o un autógrafo. Porque, como él mismo lo dice, no se cree más que nadie y la fama la ha asumido con tranquilidad y los pies sobre la tierra.

A sus 31 años pretende extender su carrera por mucho tiempo, y mantiene la convicción de cerrar su ciclo profesional con el DIM.

El extranjero que llegue al fútbol colombiano debe marcar diferencias y aportar, y Cano lo ha hecho con creces. Por eso no solo se ha ganado el cariño de los hinchas del Medellín, sino también el respeto de las hinchadas de los demás equipos. Hablamos con él antes de que inicie la Liga del segundo semestre.

¿Cómo va su proceso de nacionalización?

“No ha sido fácil hacer los trámites, pero de a poco estamos sacando la residencia y luego seguiremos con ese proceso. Sería muy lindo para mí la posibilidad, el día de mañana, de poder jugar con la Selección Colombia que es con lo que sueño”.

¿Qué es más difícil, hacer goles o ser papá?

“Disfruto mucho de las dos cosas y lo hago con amor. Mi hijo Lorenzo a veces no me deja dormir, pero aprendo día a día de esta labor. Desde su nacimiento cambió mi vida y trato de crecer todos los días en esta maravillosa tarea de ser papá”.

Usted se convirtió en todo un rompe récords...

“Para mí es un orgullo muy grande poder superar récords en el club que tanto quiero; es muy importante consolidarme como futbolista y persona, pero estoy tranquilo, disfrutando de cada momento, teniendo en cuenta que todo requiere esfuerzo y sacrificio, y el día a día me hace crecer como persona. Siempre quiero superarme tanto en lo deportivo como en la parte humana”.

¿Sueña también con que alguna vez lo llamen de la Selección Argentina?

“Es muy difícil, Argentina tiene gran cantidad de delanteros que juegan en Europa y lo hacen muy bien, pero uno nunca deja de soñar. Allá es complicado, pero acá en Colombia, desde que llegué, me abrieron las puertas, y sería muy lindo representar al país que me da de comer y en el que trabajo. Siempre seré un agradecido. Quiero representar a Colombia porque lo llevo en mi corazón y acá nació mi hijo Lorenzo”.

¿Qué le parece el trabajo del nuevo técnico del DIM, Alexis Mendoza?

“Su idea es que seamos más agresivos, tener mayor posesión de balón en el juego, hacer más filtraciones a la hora de buscar el contragolpe. Él está atento a estos detalles que nos costaron en el torneo pasado”.

¿Quiere retirarse en el Medellín?

“Siempre lo he dicho, Medellín es mi casa, mi ciudad y por qué no poder retirarme acá, pero sería en un futuro. Hoy estoy tranquilo, tengo 31 años y me queda mucho fútbol para aportarle a la gente del Medellín”.

¿Si el DIM no se refuerza bien, usted daría un paso al costado?

“Estoy cómodo acá, tengo un contrato hasta diciembre, y ojalá que el club se pueda reforzar de la mejor manera. Hace año y medio regresé y las cosas no se hicieron bien. Es necesario dar un salto de calidad para que, entre todos, podamos sacar la institución adelante. Es un equipo que tiene que estar en las primeras posiciones y no puede quedar por fuera de los ocho”.

Es un ídolo con mucha empatía con los niños...

“Ellos me hacen recordar mi infancia. Ver a los jugadores profesionales en aquel tiempo era algo muy lejano, como un sueño, y a ellos les pasa lo mismo. Trato de dar ese ejemplo, que un niño venga y se tome una foto relajado conmigo, que sepa que soy una persona común, que dentro de la cancha pueda transmitirles valores a ellos para que se esfuercen y tengan dedicación en todo lo que hacen”.

¿Es difícil manejar la fama?

“La manejo con tranquilidad, me siento como una persona normal, voy a los restaurantes y supermercados sin problema con mi familia, me tomo fotos con la gente, sean hinchas de Nacional o Medellín. Es igual en las redes sociales, las manejo con mucha serenidad y no me siento más que nadie”.

¿Por qué en usted prima más el sentido de pertenencia que el dinero?

“Por la felicidad que me transmiten el Medellín y su gente, acá me siento en casa, y a veces la tranquilidad vale más que el dinero. Uno pone la balanza y sopesa muchas cosas y en la vida no todo pasa por lo material, y este momento no lo cambio por nada. Tuve varias ofertas de equipos de Colombia, pero me sostengo: acá solo voy a jugar en Medellín, es lo que siento y lo respetaré”.

¿Por qué no triunfó en el fútbol de México?

“Las lesiones me marginaron. Cuando llegué a Pachuca alcanzamos la semifinal de la Liguilla y allí tuve la mala suerte de romperme los ligamentos cruzados en un choque. Me recuperé y me fui a León a jugar seis meses en los que me fue bien y ya me quería quedar en ese equipo, después no tuve mucha continuidad, pero siempre que jugué me entregué. Creo que mi lugar en el mundo está en Medellín”.

¿Cómo se forja un ídolo?

“Siendo muy dedicado a lo que uno ama. Hoy el fútbol es mi trabajo y lo hago con mucho cariño, amor, sacrificio y dedicación”.

¿Cuál de los técnicos que ha tenido lo ha marcado?

“Todos me han dejado algo positivo, pero resalto la relación con Hernán Darío “Bolillo” Gómez, es un loco lindo que me ha enseñado muchas cosas. Además, fue el único que una vez me dejó en el banco de suplentes. No me acuerdo qué pasó, pero en la semana me lo dijo, y yo pensaba que estaba loco, pero así lo hizo. Siempre me entero que habla muy bien de mí, nos mantenemos en contacto y lo saludo vía whatsapp”.

Su esposa es argentina, ¿ella lo apoya en su intención de ir a la Selección Colombia?

“Está muy tranquila por lo que yo siento y por lo que tengo ganas de hacer, siempre me apoya y eso es muy importante para mi futuro”.

¿Cómo está el ambiente en el Medellín?

“Muy bien y con la llegada del nuevo técnico el equipo se va afianzando de a poco, sabemos que esto es largo, que estamos en proceso de pretemporada y tenemos un viaje a Estados Unidos que nos va a venir bien para jugar con dos equipos de jerarquía de cara al próximo torneo”.

¿Sus tatuajes tienen un significado especial?

“No, son solo porque me gustan los colores, las flores y las geishas que es lo que tengo en mi brazo derecho. En el izquierdo tengo el nombre de mi hermanita y de mi esposa”.

Además de su esposa e hijo, tiene una familia muy unida...

“Sí, cada que mis hermanos pueden estar acá vienen y son un apoyo muy grande. No quieren volver a Argentina, les encanta Medellín y así me lo hacen saber”.

¿Ya se acostumbró a la bandeja paisa?

“Sí, pero es muy pesada. Hace rato no la como pero me gusta, lo que pasa es que es difícil comerla y entrenar. En general, me gusta toda la comida colombiana”.

¿Hizo algo distinto al fútbol en su vida?

“A los 12 años trabajaba con mi papá que era zapatero y lo hice varios años. Eso también fortaleció los valores que tengo, me enseñó a darme cuenta que lo material no es lo que más importa, primero hay que dar buen ejemplo, mantener los pies sobre la tierra y ser un buen ser humano”.

¿Por qué juega con el número 14?

“Por que la barra más importante de Lanús es la 14 y soy hincha de ese equipo. Cuando me lo dieron por primera vez me fue bien y ya quedó como mi número”.

¿Le da impotencia hacer tantos goles y que el equipo no lo respalde?

“Sí, lógico porque a veces son mínimos los detalles para cerrar los partidos y te da rabia y a mí no me gusta perder nada. Soy muy competitivo y el semestre pasado perdimos, por detalles, muchos partidos decisivos. Ojalá para lo que viene entre todos saquemos a Medellín adelante y seamos competitivos en los torneos que nos toque jugar”.

¿Qué le gustaría hacer cuando se retire?

“Tengo claro que técnico no. Me gustaría trabajar en la parte de representaciones de jugadores, mánager deportivo, pero tengo que estudiar aunque falta mucho para mi retiro. También me gustaría poder ser presidente del Medellín, es otros sueño y un objetivo que tengo a largo plazo” n

Contexto de la Noticia

John Eric Gómez

Comunicador Social-Periodista bilingüe, amante de los deportes. He trabajado en Radio Bolivariana, RCN y Telemundo. Actualmente hago parte de El Colombiano.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS