<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“La filantropía no es solo de millonarios”: Robert Rosen

Es la mano derecha para Bill Gates en su fundación. Se llama Robert Rosen y dirige un equipo que supervisa la relación de la fundación con filántropos y organizaciones benéficas de todo el mundo. También está en The Giving Pledge.

  • Robert Rosen dirige un equipo que supervisa la relación de la fundación con filántropos y organizaciones benéficas de todo el mundo. FOTO Cortesía
    Robert Rosen dirige un equipo que supervisa la relación de la fundación con filántropos y organizaciones benéficas de todo el mundo. FOTO Cortesía
  • La Fundación de Bill y Melinda Gates (en la foto) tiene proyectos filantrópicos en India. FOTOS cortesía
    La Fundación de Bill y Melinda Gates (en la foto) tiene proyectos filantrópicos en India. FOTOS cortesía
06 de febrero de 2022
bookmark

De trabajar en la Casa Blanca como asistente del presidente Bill Clinton y luego ser director político del Senador Edward M. Kennedy, Robert Rosen dio un paso a la filantropía como director asociaciones filantrópicas en la Fundación Bill y Melinda Gates. Conoce de cerca los esfuerzos que desde la filantropía se hacen en esa ayuda desinteresada a los demás para que el mundo sea cada vez mejor.

Recuerda Rosen cuando Warren Buffett, Bill Gates y Melinda French Gates crearon The Giving Plage en 2010 con 40 millonarios comprometiéndose a donar la mayor parte de su riqueza a la filantropía. Que hoy hayan más de 230 signatarios de The Giving Pledge de 28 países del mundo da cuenta para él de que la expectativa de que los más ricos deberían devolver la mayor parte de su riqueza a la sociedad se ha fortalecido significativamente como norma social.

Rosen habló para esta edición especial sobre la evolución, los retos y las enseñanzas tras más de 15 años trabajando con la filantropía.

Su visión de la filantropía dentro de The Giving Pledge puede ser muy diferente a la del ciudadano promedio, ¿cómo explica el término, esta filosofía de vida?
“Cuando se lanzó The Giving Pledge en 2010, Warren Buffett explicó que se inspiró en el ejemplo de la gente común que prioriza retribuir y ofrecerse como voluntario para ayudar a otros en su vida diaria, incluso si no tienen una gran riqueza. Ese espíritu de generosidad y retribución es uno que cualquiera puede seguir. The Giving Pledge se enfoca en cambiar las normas sociales en torno a las personas con gran riqueza y aumentar la expectativa de que donarán la mayor parte de su riqueza para retribuir a la sociedad, principalmente porque esas personas tienen la mayor capacidad de dar. Pero no se necesita tener una gran riqueza para ser voluntario en su comunidad o donar a la caridad. Los movimientos globales como GivingTuesday son un gran ejemplo de cómo todos podemos retribuir”.

Entonces, desde su perspectiva, ¿cualquiera puede ser filántropo?
“Sí. Creo que es importante que no veamos la filantropía como algo que se debe dejar solo a los multimillonarios. Cualquiera puede participar y aprovechar su impulso natural hacia la generosidad y la retribución. Animo a todos a ofrecer voluntariamente su tiempo, energía y recursos a sus comunidades tanto como les sea posible”.

¿Qué mitos ha tenido que cambiar sobre las opiniones externas que tiene la gente sobre la filantropía?
“Durante décadas, la filantropía se consideró algo en lo que las personas solo pensaban o participaban durante la última parte de su vida. Hoy en día, más filántropos se centran en ‘dar mientras se vive’ para una variedad de problemas urgentes que no podemos permitirnos esperar para abordar, como el cambio climático o la igualdad de género, y están haciendo donaciones más colaborativas con otros. Afortunadamente, ahora también hay muchas más formas en que las personas pueden dar más temprano en su vida o carrera”.

Según su experiencia en The Giving Pledge, ¿cómo ha evolucionado la filantropía?
“Tres temas a destacar. En primer lugar, hemos visto surgir muchos modelos nuevos de donaciones y filantropía. Cuando se trata de nuevos filántropos con una gran cantidad de dinero para donar, muchos lo hacen de diversas maneras y algunos deciden no construir sus propios cimientos. Por ejemplo, muchos eligen donar a plataformas de donaciones colaborativas, que canalizan recursos de múltiples donantes para aumentar su impacto. En segundo lugar, hemos visto una aceleración en el ritmo y la cantidad de donaciones, ya que más donantes están interesados ​​​​en ‘dar mientras están vivos’: tener un impacto hoy a través de su filantropía, en lugar de dejar la mayor parte de sus donaciones en sus testamentos. En tercer lugar, la pandemia exacerbó una serie de desigualdades sociales existentes (sociales, económicas, de género, raciales, entre otras) y la filantropía hoy tiene un enfoque más sólido para abordar estas desigualdades”.

La Fundación de Bill y Melinda Gates (en la foto) tiene proyectos filantrópicos en India. FOTOS <b>cortesía</b>
La Fundación de Bill y Melinda Gates (en la foto) tiene proyectos filantrópicos en India. FOTOS cortesía

¿Cuánto ha cambiado la filantropía con la pandemia? ¿Cuánto han cambiado las áreas más importantes del trabajo de The Giving Pledge?
“A pesar de lo terrible que ha sido la pandemia para el mundo, en particular los millones de vidas perdidas, ha sido inspirador ver las muchas formas en que las personas se han ofrecido para ayudarse mutuamente, desde entregar comestibles a los vecinos o donar a negocios locales o ser voluntario en organizaciones sin fines de lucro.

La generosidad se ha extendido al sector filantrópico, que respondió a la pandemia no solo aumentando la financiación, sino también brindando un apoyo operativo más general a las organizaciones sin fines de lucro, para que pudieran responder a las necesidades urgentes con la máxima flexibilidad. Debido a que la pandemia agravó y exacerbó muchas desigualdades sociales y económicas existentes, muchas organizaciones que trabajan en la filantropía están poniendo más énfasis en utilizar su financiación para reducir las desigualdades. Los signatarios de The Giving Pledge intercambian ideas y aprendizajes entre sí, y muchos donantes contribuyeron de forma independiente a esfuerzos filantrópicos para abordar los efectos de la pandemia de covid-19, desde apoyar la salud pública y el desarrollo de vacunas y tratamientos hasta financiar organizaciones que respondieron a la necesidad de las comunidades. Dentro de The Giving Pledge, desde el comienzo de la pandemia, hemos tenido una serie regular de sesiones de aprendizaje para ayudar a los filántropos a comprender cómo sus donaciones pueden ayudar en la respuesta al covid-19”.

¿Y hubo alguna reestructuración en The Giving Pledge para financiar el trabajo en torno al covid 19?
“No. The Giving Pledge es una comunidad de filántropos que persiguen su propia filantropía. The Giving Pledge no reúne fondos ni contribuye a ninguna causa como grupo, por lo que todos los fondos dirigidos a covid-19 fueron dirigidos por filántropos individuales”.

Habló de nuevos modelos, ¿es la filantropía hoy en día muy diferente de lo que solía ser?
“Hoy en día, se está produciendo una innovación significativa en la filantropía, en particular en torno a los nuevos modelos de donación y financiación de organizaciones sin fines de lucro. También estamos viendo innovaciones en la forma en que los donantes y las organizaciones sin fines de lucro trabajan juntos para lograr cambios. Los donantes de hoy quieren aprender de las organizaciones sin fines de lucro y los beneficiarios con los que trabajan para que puedan tener el mayor impacto positivo a través de sus donaciones, por lo que están encontrando formas de aumentar la comunicación con las personas que trabajan en la primera línea de problemas sociales complejos y utilizando sus comentarios para desarrollar su estrategia de donaciones”.

¿Cómo ve la filantropía en América Latina y por qué cree que no es tan común en este continente?
“La generosidad toma muchas formas. Si bien las instituciones filantrópicas más formales, como la Fundación Bill y Melinda Gates, pueden no ser comunes en América Latina, los latinoamericanos siempre han tenido un fuerte espíritu de dar, ayudar a los demás y luchar por el cambio social, que se puede ver en la rica cultura de donaciones, altos niveles de voluntariado y fuertes movimientos de justicia social en toda la región. Ahora estamos viendo una explosión de nuevas formas de donación en la región, un movimiento hacia más filantropía corporativa y más jóvenes interesados ​​en donar. Con toda esta energía, el futuro de la filantropía en América Latina se ve muy brillante, incluso si no toma la misma forma que en América del Norte u otras regiones”.

¿Cómo se construye una buena asociación filantrópica?
“Es importante abordar las asociaciones filantrópicas con un espíritu de humildad y aprendizaje. Los filántropos están ansiosos por ver los resultados y el impacto de sus donaciones, pero generar cambios en torno a temas complejos lleva tiempo, por lo que debemos mantenernos comprometidos con nuestras donaciones y flexibles en nuestro enfoque. También debemos escuchar atentamente a nuestros socios, así como a las personas y comunidades a las que intentamos servir.

Hemos visto un uso cada vez mayor de plataformas de donaciones colaborativas, que brindan muchos modelos de asociaciones filantrópicas efectivas e impactantes. Ahora hay más de 260 plataformas de donaciones colaborativas reconocidas que trabajan para lograr cambios a gran escala, incluidos Gates Philanthropy Partners. Juntas, estas plataformas ya han generado más de $10 mil millones para abordar desafíos sistémicos desde la pobreza hasta las enfermedades y el cambio climático, lo que demuestra el impulso significativo del movimiento de filantropía colaborativa. Las plataformas conjuntas permiten a los donantes aumentar sus ambiciones de lo que pueden lograr con sus donaciones al donar junto con otros filántropos en lugar de hacerlo individualmente. También a aprender unos de otros, asociarse con expertos confiables que han hecho el trabajo en el terreno y apoyar a líderes de cambio social comprobados en la cúspide del próximo avance, haciendo posible el impacto a escala”.

¿Qué desafíos enfrenta la filantropía en el futuro cercano?
“Los desafíos que enfrenta nuestro mundo y nuestras comunidades son cada vez más complejos. A medida que los problemas globales, como la desigualdad de la riqueza y el cambio climático, continúen aumentando y acelerándose, seguiremos viendo una escala de necesidades aún mayor. Abordar estos problemas requiere la colaboración de ciudadanos, gobiernos, organizaciones sin fines de lucro, instituciones académicas y culturales y empresas. Los filántropos pueden desempeñar un papel importante como catalizadores, centrándose en áreas donde la financiación existente es escasa o que los gobiernos y las empresas no pueden o no quieren financiar”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD