<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Autor del mural de San Diego, reclama porque su obra fue borrada sin autorización
  • Cortesía
    Cortesía
Catalina Hernández Osorio | Publicado el 10 de mayo de 2013

El maestro Gabriel Calle fue contratado en 2005 para pintar el mural del centro comercial San Diego sobre la avenida El Poblado. Sin embargo, luego del notable deterioro de la obra, llamada “Líder”, la administración del centro comercial decidió borrarla en octubre de 2012 para poner allí un aviso publicitario.

Ante esta situación el autor, bastante molesto, argumentó ante la Secretaría de Cultura Ciudadana y otras instancias como la Personería de Medellín, que se habían violado los derechos de la obra y se había privado a la ciudad de su contenido.

“Cuando el mural estaba tan deteriorado yo mismo me ofrecí a restaurarlo sin cobrar nada por la mano de obra pero el centro comercial no respondió mi propuesta. Me preocupa que se haya borrado una obra que se había convertido en un referente de ciudad”, afirma el artista, autor de unos 45 murales en el país y el exterior, entre los que se destaca el de la glorieta de Envigado.

Ante los argumentos de violación de derechos de autor, el centro comercial había ofrecido al maestro Calle conciliar en este caso. “Yo no acepto esa propuesta, lo que quiero es que se me permita volverlo a pintar. Pedí el espacio pero ellos no quieren”, reafirmó el muralista.

Ante la polémica del caso, en el que se involucra al sector público y privado, la administración del centro comercial le entregó a El Colombiano una carta que expone el concepto de la Secretaría de Cultura y en la que se afirma que el muro es un espacio privado que puede ser aprovechado como la institución lo considere.

La comunicación, firmada por la secretaria Maria del Rosario Escobar, explica este punto a favor del centro comercial: “La fachada a la que se hace referencia y el mural, que en su momento formó parte integral de esta fachada, constituye un bien privado del Centro Comercial San Diego, sobre la cual los organismos de administración pueden tomar las decisiones consideradas mas apropiadas”.
 
Más adelante, la carta fechada el 18 de diciembre de 2012, explica: “El referido mural, autoría del maestro Gabriel Calle Arango, en ningún momento constituyó un bien de interés cultural de la ciudad de Medellín y por lo tanto no se encontraba bajo protección normativa en relación con el manejo y protección de los bienes públicos de la ciudad”.

A pesar de esta comunicación, el abogado del maestro Calle, Camilo Villa, reafirma las demandas del artista y explica que “Cuando hay una obra pictórica de este tipo o cualquier cuadro, quien lo compra no tiene la totalidad de los derechos del autor. Es decir, por más de que el muro esté en propiedad privada, la obra tiene vocación de permanencia en el tiempo y el autor, en este caso el maestro Gabriel Calle, tiene derecho moral sobre su obra. En ese orden de ideas él es el único que puede eliminarla o hacer algo con ella”.

Mientras el asunto logra aclararse con las autoridades en materia cultural de la ciudad y el centro comercial, el artista espera un acuerdo para revivir el mural y que su obra tenga vida nuevamente.