HISTÓRICO
Inmersión en el universo sonoro del Conservatorio de Moscú
  • Inmersión en el universo sonoro del Conservatorio de Moscú | El Ensamble de Música Folklórica Rusa del Conservatorio Tchaikovsky es dirigido por Natalia Gilyarova, investigadora del folclor ruso. En el medio, Anastasia Novoselova. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
    Inmersión en el universo sonoro del Conservatorio de Moscú | El Ensamble de Música Folklórica Rusa del Conservatorio Tchaikovsky es dirigido por Natalia Gilyarova, investigadora del folclor ruso. En el medio, Anastasia Novoselova. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
POR JUAN DAVID MONTOYA | Publicado el 01 de abril de 2013

Pocas cosas tienen en común Rusia, Irán y Colombia. Para Anastasia Novoselova, del Conservatorio Tchaikovsky, y el maestro Camilo Giraldo, director de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Antioquia, la fuerza de sus músicas es una de ellas.

Los sonidos de los tres países y estas dos instituciones se escucharán esta semana en el teatro Pablo Tobón Uribe con la réplica en América del festival Universo del Sonido, creado en 2003 por el Conservatorio Tchaikovsky de Moscú y por primera vez en el continente.

Desde este, uno de los centros de formación musical más prestigiosos del mundo, el festival ha viajado a países como Japón e India. En Medellín, las melodías típicas de la madre Rusia se escucharán gracias al Ensamble de Música Folklórica Rusa del conservatorio, del cual hace parte Anastasia Novoselova, quien habló con El Colombiano.

¿Cuál es la idea principal del festival?
"Cada país tiene como carta de presentación un sonido diferente, algo que se refleja en los invitados del festival que se realiza en Moscú. Por eso se llama Universo del Sonido. Cada país, con su sonido característico, es como un planeta del universo. Este festival rescata lo propio de cada país, lo refleja en Moscú y luego lo lleva por el mundo".

¿Cómo ha respondido el público ruso a esta apertura sonora?
"Inicialmente los espectadores de Moscú no comprendían cómo funcionaba el festival. Se trata de experimentar los sonidos musicales de cada país, formando un panorama de todas las culturas, formando el universo del sonido. Al espectador hay que invitarlo y educarlo para que entienda que hay otros sonidos, otras culturas".

¿Cómo encaja este festival en la filosofía del conservatorio Tchaikovsky?
"La meta principal del conservatorio es preparar un músico académico tradicional, pero también tiene un Centro de Investigación Creativo de las Culturas del Mundo. Una de sus metas del conservatorio es investigar y dar esta educación a músicos y espectadores. De todas maneras, hay un ala conservadora, pero como el festival lleva tanto público en Moscú, ha ganado cierto respeto".

¿Por qué es tan importante para los rusos el Conservatorio de Moscú?
"Los conservatorios de Moscú y San Petersburgo han sido los núcleos de la cultura musical de todo el país. Los alcances, desde un inicio clásico, son muy grandes. Por eso ahora existe el Universo del Sonido. El Conservatorio de Moscú no solo forma músicos sino que es un centro cultural del mundo entero".

¿Qué ha aprendido usted de este diálogo entre culturas y músicas?
"Es como conocer un país pero más a fondo. A través de un canto, los sonidos autóctonos de cada cultura, llega el sentimiento nacional. Por ejemplo, los sonidos de la música colombiana me llenan de sol y alegría".

¿Y de los músicos
empíricos?
"Los invitados del festival no son profesionales en la interpretación de una música popular. Son los músicos profesionales en su propio sentido. Para nosotros son verdaderas joyas de la cultura".