HISTÓRICO
Manuela González y Diego Vivanco: ?Y fue el más romántico de todos los besos…?
  • Manuela González y Diego Vivanco: ?Y fue el más romántico de todos los besos…?

Manuela González y Diego Vivanco: ?Y fue el más romántico de todos los besos…?Manuela conoció a su príncipe azul por intermedio de una prima, quien le ?cuadró? una salida, no sin antes advertirle que se trataba de una cita con el hombre de su vida: ?el Ché?, como le llaman sus amigos. Luego se vieron en un asado que Diego hizo en su casa.

Se hicieron novios y tres meses después él le dijo con su tonada argentina: ?Vos me volvés loco?… y le preguntó si quería ser su esposa. Manuela le respondió ?sí?, sin un segundo de duda, con la seguridad y la intuición que sólo nacen del corazón.

El anillo llego unos meses más tarde, en una minicarrera de observación que Diego planeó para que su ?princesa? encontrara en la meta. Luego de mil notas y detalles, que recrearon la entrega de anillo más divertida y original, Manuela halló el premio y ganó la carrera.

Se casaron por lo civil el 20 de junio de 2004 en el Baluarte de San Ignacio, en la Ciudad Amurallada. Ese día hubo una tormenta que retrasó todo, así que Manuela sólo llegó hasta las 7 de la noche, en un carruaje, vestida con un diseño rosado de María Luisa Ortiz. En medio de pajecitas y damas de honor, la novia caminó al ritmo de una guitarra clásica, al encuentro de su guapo novio.

Ella recuerda que después de unas hermosas palabras de sus hermanas, ?Dieguito habló con el alma, los dos lloramos, nos declaramos el amor más lindo, nos pusimos las argollas y luego el beso… el más romántico de todos los besos?.

La fiesta se extendió hasta el día siguiente. Se sirvió paella, la torta fue de Nutella y Chocolate, y al amanecer frituras costeñas que iban desde arepitas de huevo hasta carimañolas.

Manuela define a Diego como su ?compañero de vida?, con quien tiene muchos planes a futuro, pero a la vez con quien comparte su día a día. ?Lo mejor del matrimonio, además de estar con el hombre de mi vida, es compartir todo: los desayunos en la cama, los abrazos en la noche y la mañana, su risa, sus chistes, su inteligencia, su amor...?.

Los bebés vendrán pronto, desean ser padres y no quisieran posponerlo mucho tiempo más.