<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La prepotencia ante la pandemia

  • 23 personas que integran la comitiva presidencial de Jair Bolsonaro contrajeron coronavirus en las últimas semanas. FOTO AFP
    23 personas que integran la comitiva presidencial de Jair Bolsonaro contrajeron coronavirus en las últimas semanas. FOTO AFP
Publicado el 26 de marzo de 2020
113

mil personas se han curado del coronavirus en el mundo:

Johns Hopkins University.

en definitiva

Si los países no toman medidas pronto para frenar el coronavirus pueden convertirse en los nuevos focos de la pandemia. En América están el 31 % de los contagios mundiales.

Por Juliana Gil Gutiérrez

Caminó entre la multitud repartiendo besos y abrazos. En cuestión de tres minutos, apretó entre sus brazos a nueve personas, entre ellos niños, que se acercaban a saludarlo. Sin contar con las personas que se aferraban a su mano para saludarlo.

Esa escena la protagonizó el presidente de México Andrés Manuel López Obrador el 15 de marzo, en el Estado de Guerrero, en una visita para hablar con los pueblos indígenas. Mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) pedía evitar el contacto físico para frenar el coronavirus, López Obrador repartía abrazos. Lo más grave, no es el único mandatario cuya actitud refuta lineamientos de la OMS.

“Una gripita”, así calificó la noche del martes su homólogo de Brasil, Jair Bolsonaro, a la pandemia mundial. “Si el grupo de riesgo es el de las personas mayores de 60 años. ¿Entonces por qué cerrar escuelas?”, dijo el presidente.

Para Bolsonaro, gobernadores como el del Estado de São Paulo, exageran al pedir a su población que se aísle y la sociedad está creando una “histeria”, un “caos económico” de cuenta del covid-19. Tanto en Brasil como en México la respuesta ante la situación mundial ha sido tardía.

Entretanto, en el Estados Unidos de Donald Trump el relato es similar. Los aislamientos han sido ordenados por las administraciones estatales, mas no por el gobierno federal. El interés en la pandemia está direccionado en el ámbito económico, marcado por un paquete de 2 mil millones de dólares en ayuda federal para evitar caos en los mercados.

Al tiempo, el avance del coronavirus es cada vez más crítico. Estados Unidos es el tercer país con más casos en el mundo, superando los 65 mil, y alcanzando los 921 decesos por la enfermedad, según Johns Hopkins Universiy.

Brasil es, entre tanto, el que más casos tiene en la región de Suramérica y el tercero de todo el continente, sobrepasando los 2.433. Y, México, suma más de 400. A pesar de esos escenarios, en términos de control para evitar un caos en salud pública sus gobiernos han sido los más lentos para implementar planes de choque.

Es tal el avance de la enfermedad en esos tres territorios que ya la OMS estimó que Estados Unidos tiene potencial para convertirse en el nuevo epicentro de la pandemia. Las medidas contundentes en salud de parte de la Casa Blanca aún tardan.

Malos vecinos, un riesgo

México y Estados Unidos están optando por una epidemia controlada, hacer confinamientos a grupos poblaciones, mas no aislamientos. Es lo mismo que trató de hacer Reino Unido, pero el país recapacitó. Esas medidas, considera en PhD en salud pública y profesor de la Universidad de los Andes, Luis Jorge Hernández, pueden “aumentar la mortalidad”.

Brasil y Estados Unidos son de los contados territorios en el continente que no han ordenado la clausura obligatoria y también los que reportan más personas infectadas, situación que podría pasarle factura a sus ciudadanos y su sistema de salud.

Los contextos de España (49 mil contagiados) e Italia (74 mil) evidencian esa premisa: las medidas contundentes llegaron cuando ya la curva de casos estaba disparada y hasta ayer sumaban 3.637 y 7.503 fallecimientos, respectivamente. Esos números hicieron de ambos territorios el epicentro del covid-19 en Europa.

América no está lejos. El doctor Hernández es claro: Brasil y Estados Unidos pueden convertirse en focos de infección regional. Un problema para Colombia dado que compartimos una frontera. Y agrega que “Venezuela también preocupa porque no tiene un sistema de vigilancia epidemiológica y no reporta casos. Colombia es buena, pero con malos vecinos”.

Ayer miércoles el país cerró la jornada con un reporte de 470 pacientes contagiados y esa misma cifra, en el ámbito mundial, sobrepasó los 467 mil. Una tercera parte de la población del planeta está confinada bajo la premisa de que al evitar las interacciones sociales se mitigan los contagios.

No tomar medidas a tiempo tiene un riesgo muy elevado para la población. La cuarentena total es una forma de intervención efectiva sobre la cadena de transmisión, que desacelera la progresión de la epidemia al reducir el número de contagios, lo que evita que se saturen los servicios de salud. Si no se hace nada por frenar la transmisión, el pico de casos por la epidemia es pronunciado y puede hacer que colapsen los servicios de salud, por lo que no habrá recursos suficientes para atender a todas las personas y aumentará la mortalidad”, explica el médico epidemiólogo y profesor de la Universidad del Rosario, Carlos Trillos. *

La cuarentena es solo un paso. Ayer la OMS felicitó a los gobiernos que ya tomaron esa medida, pero los invitó a atacar el coronavirus de una manera contundente. En medio de este periodo de crisis, se deben aplicar más pruebas para identificar pacientes asintomáticos que aumentan el riesgo de multiplicar contagios.

“Por cada caso informado, puede haber por lo menos diez personas con el virus que no han sido detectadas por el sistema, porque son asintomáticas o presentan sintomatología leve; esto aumenta el riesgo de transmisión, porque son individuos que no son conscientes del riesgo que generan, no llaman la atención y no se intervienen oportunamente”, considera el Trillos. Es por esto, que el tránsito de pasajeros asintomáticos en aeropuertos desde países con circulación del virus, como Italia, España, Estados Unidos y Brasil entre otros, ayudan a propagar la enfermedad, lo que exige medidas contundentes que eviten el flujo de personas potencialmente transmisoras de la enfermedad n

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS el extremo control de el salvador

El Salvador solo tiene nueve casos de coronavirus, siendo uno de los países de Centroamérica con menos contagios. Desde que la enfermedad se convirtió en un problema mundial su presidente, Nayib Bukele, optó por medidas extremas para frenarla mucho antes que otros territorios. Por ejemplo, cuando prohibió el ingreso de vuelos con extranjeros ordenó a los aviones que ya estaban en camino cambiar su ruta. Desde el 11 de marzo, cuando la OMS confirmó la pandemia, prohibió la entrada de foráneos. El pasado 16 de marzo Bukele prohibió también el aterrizaje de una aeronave proveniente de México asegurando que en esta había 12 pasajeros que eran casos confirmados de coronavirus. La situación llevó a un roce entre El Salvador y México.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección