<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Reanudación de la guerra en Gaza provoca parálisis en la entrada de ayuda humanitaria

La tregua dio un respiro a una población agobiada por siete semanas de bombardeos y un bloqueo prácticamente total de la llegada de alimentos, medicamentos y combustible.

  • La tregua permitió liberar a 80 rehenes israelíes, todos ellos mujeres y niños, y a 240 presos palestinos, igualmente mujeres y menores. FOTO: AFP
    La tregua permitió liberar a 80 rehenes israelíes, todos ellos mujeres y niños, y a 240 presos palestinos, igualmente mujeres y menores. FOTO: AFP
01 de diciembre de 2023
bookmark

Por cuenta de la reanudación de los bombardeos por parte de Israel en la Franja de Gaza –tras la expiración de una tregua de una semana con Hamás–, este viernes la entrada de ayuda humanitaria se paralizó en el cruce de Rafah, en la frontera con Egipto.

Teniendo en cuenta la continuación del conflicto, que deja ya cinco rehenes retenidos en Gaza muertos, se detuvo el flujo de camiones en el paso de Rafah, por donde se calcula ingresaron 1.132 camiones durante los seis días de tregua, según la organización Media Luna Roja Palestina.

Por ello, se espera que se restablece la coordinación entre Egipto y otras organizaciones humanitarias para permitir el paso de vehículos.

Al escuchar las primeras explosiones, poco después de que se venciera la tregua a las 07:00 de la mañana (hora local), miles de gazatíes buscaron refugio en hospitales y escuelas, convertidos en campamentos de fortuna para desplazados, informaron periodistas de AFP en Gaza.

El ejército israelí afirmó que golpeó “más de 200 objetivos terroristas”, principalmente zonas con “explosivos escondidos, túneles utilizados con fines terroristas, rampas de lanzamiento [de cohetes] y centros de mando” de Hamás.

El Ministerio gazatí de Salud reportó la muerte, este viernes, de 178 muertos y 589 heridos en este estrecho enclave de 362 km2, desde donde se elevaban espesas columnas de humo.

Entre los fallecidos hay tres periodistas, lo que eleva a 73 los reporteros muertos desde el inicio de la guerra, según Hamás.

La reanudación de los combates dio el portazo a la esperanza de extender la tregua vigente desde el 24 de noviembre, que permitió canjear a decenas de rehenes en manos de Hamás por presos palestinos en Israel y facilitó el ingreso de ayuda a la Franja de Gaza.

El Estado hebreo y el grupo islamista se culpan mutuamente del fracaso de las negociaciones para prolongar la tregua, y lo atribuyen en parte a desacuerdos sobre la liberación de rehenes.

La guerra se inició el 7 de octubre cuando milicianos islamistas irrumpieron en el sur de Israel, matando a 1.200 personas, en su mayoría civiles, y secuestrando a unas 240, según las autoridades israelíes.

En respuesta, Israel prometió eliminar a Hamás y desató una campaña de ataques aéreos y terrestres en Gaza que, según el gobierno de Hamás, ha dejado hasta ahora más de 15.000 muertos, igualmente civiles en su gran mayoría.

La tregua se vino abajo pese a las intensas negociaciones diplomáticas. El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, declaró que su país seguía “intensamente focalizado” en liberar a los rehenes cautivos en Gaza.

“Estamos decididos a hacer todo lo que podamos para reunir a todos [los rehenes] con sus familias, incluso continuar el proceso que ha funcionado durante siete días”, subrayó desde Dubái, donde participa en la COP28.

Blinken había pedido la víspera que, en caso de que se reanudaran los bombardeos, Israel delimitase zonas “seguras” para los civiles de Gaza. Pero el viernes por la mañana, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó que Hamás “violó” el acuerdo al “disparar cohetes” hacia Israel.

“El gobierno israelí está decidido a lograr los objetivos de la guerra: liberar a los rehenes, eliminar a Hamás y garantizar que Gaza nunca más represente una amenaza para el pueblo de Israel”, dijo su oficina en un comunicado.

A primera hora del viernes, el ejército israelí envió mensajes a los teléfonos de habitantes de algunos barrios de la ciudad de Gaza, en el norte de la Franja, y de localidades fronterizas con Israel del sur del enclave, instándoles a “marcharse inmediatamente” ante la reanudación de los bombardeos.

Nabil Abu Rudeina, portavoz del presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abás, denunció “la reanudación de la limpieza étnica y del genocidio en Gaza”.

“Hay bombardeos por todos lados, no tenemos ni comida ni agua ni ropa”, dijo Marwa Saleh, de 47 años, desde Jan Yunis, en el sur del enclave, adonde llegó tras huir de Ciudad de Gaza.

La tregua comenzó a tambalearse el jueves cuando Hamás, catalogado como organización terrorista por Estados Unidos, la Unión Europea e Israel, reivindicó un ataque en Jerusalén en el que murieron cuatro israelíes.

No obstante, el movimiento islamista se había declarado dispuesto a prorrogar el cese el fuego, negociado con mediación de Catar, Egipto y Estados Unidos.

Tanto Hamás como Israel reconocen que, entre otras cuestiones, no se pusieron de acuerdo en la lista de rehenes.

“Lamentablemente, Hamás decidió poner fin a la tregua al no liberar a todas las mujeres secuestradas”, afirmó el portavoz del gobierno israelí, Eylon Levy.

Hamás, por su parte, indicó en un comunicado haber “propuesto un canje de prisioneros y de ancianos” y la entrega de cuerpos de rehenes “que perdieron la vida en los bombardeos” israelíes en Gaza.

La reanudación de los combates volvió a sumir a la Franja de Gaza en una “pesadilla”, afirmó el jefe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Robert Mardini.

Una veintena de extranjeros o personas con doble nacionalidad, en su mayoría tailandeses que trabajaban en Israel, también fueron liberados, pero fuera del marco del acuerdo. Aún quedan 137 rehenes en Gaza, según las autoridades israelíes.

El acuerdo permitió además la entrada de ayuda humanitaria hacia Gaza, donde, según la ONU, sus 2,4 millones de habitantes sufren inseguridad alimentaria.

Las necesidades son inmensas en este territorio, sometido a un bloqueo israelí desde 2007, cuando Hamás llegó al poder en el territorio, y a un estricto asedio desde el 9 de octubre.

La tregua redujo también los duelos de artillería en la frontera israelo-libanesa. Un bombardeo israelí mató el viernes a dos civiles en el sur de Líbano, según la Agencia Nacional de Noticias libanesa.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*