<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La ropa que usa deja su marca en el medio ambiente

  • La contaminación que deja la industria de la moda también exige cambios del consumidor. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
    La contaminación que deja la industria de la moda también exige cambios del consumidor. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
Por Juan Felipe Zuleta Valencia | Publicado el 26 de diciembre de 2020

La huella contaminante que deja la industria de la moda exige cambios en toda la cadena, hasta el consumidor.

Antes de que una camiseta de algodón llegue al clóset del feliz comprador requirió aproximadamente 2.700 litros de agua durante todo su proceso, desde el cultivo hasta la fabricación.

Para hacerse una idea más precisa, con esa cantidad de agua un ser humano podría saciar sus necesidades durante cerca de dos años. Aunque no se compara con el agua requerida para elaborar un jean, más de 7.500 litros.

Los cálculos son de la World Resources Institute, basado en el concepto de huella hídrica desarrollado hace 18 años por el fallecido profesor holandés Arjen Hoeksdra, para ilustrar de la manera más precisa posible el impacto que deja cada producto existente en el recurso hídrico.

Pero no solo es el desperdicio de agua, también la demanda energética para la maquinaria; las 200 mil toneladas de plaguicidas y 8 millones de toneladas de fertilizantes para la producción anual de algodón y los 342 millones de barriles de petróleo para producir fibras textiles sintéticas cada año, todo esto le asigna a la industria el 10 % de emisiones globales de carbono y el 8 % de los gases de efecto invernadero, según cifras del Programa de la ONU para el ambiente –Pnuma–.

Colombia, con una industria textil robusta, tiene entre sus manos un reto tremendo.

Carlos Mario Mejía, asesor en formulación de proyectos del Sena, señala que una de las barreras que tiene el sector camino a una producción sostenible es que no toda la cadena está en sintonía.

“Pasa mucho que tú innovas y mejoras un proceso, pero tu proveedor sigue ofreciendo insumos que van en contravía de la búsqueda de sostenibilidad, ahí hay un cuello de botella en el que hay que seguir trabajando”.

Pese a esto, el sector ofrece avances notables. En espacios como la Ruta de la Sostenibilidad que posiciona Inexmoda en el marco de Colombiatex con más de 50 empresas –más de la mitad nacionales– se evidencia el creciente compromiso del país.

Actualmente hay compañías con procesos de reúso de agua entre el 25 % y el 75 %. El Gobierno busca que más empresas se sumen a estas prácticas otorgando beneficios tributarios para instalación de sistemas de tratamiento y reúso del agua.

También hay innovaciones orientadas a sustituir los nocivos químicos utilizados para las tinturas. Entre las novedades de emprendimiento de este año, el Sena presentó un colorante biodegradable para textiles a base de la semilla achiote, que se suma a otras tinturas naturales que se venían trabajando, como la cáscara de plátano.

Este es un tema clave, según explica el ingeniero textil de UPB, Juan Carlos Domínguez, pues “los procesos de tintorería presionan mucho el ambiente con los riesgos de vertimientos de químicos. También lo hace la elaboración de fibras sintéticas como el nailon 6,6 en cuyo proceso se genera óxido nitroso que es un enorme aportante a los gases de efecto invernadero. Por eso es muy importante para el futuro de la industria lo hecho por marcas como Enka que desarrolla fibras para textiles a partir de botellas recicladas o las investigaciones locales que producen a partir de la transformación de elementos reciclados y aprovechamiento de insumos, como los retales”.

La industria aún tiene un amplio terreno de conquista por delante. Según cifras de la Política de Crecimiento Verde, el porcentaje de reciclaje y aprovechamiento textil en 2018 era el 5 %, con una distancia del 53 % respecto a su potencial máximo.

Responsabilidad compartida

La realidad es que, a esta problemática, el consumidor aporta, y mucho.

Según un estudio de la fundación Ellen MacArthur en 2019, el tiempo en que las personas hacen uso de las prendas adquiridas disminuyó en un 36 % respecto a hace 15 años. El 60 % de la ropa producida, con toda la carga contaminante que dejó su elaboración, termina en la basura al cabo de un año.

Para Angie Ballesteros, cofundadora de la marca Pazca, es necesario ser “más incisivos y creativos para fortalecer la cultura de segundas oportunidades entre los consumidores.

Para lograrlo –explica– el mercado debe ofrecer más y mejores opciones de restauración, intercambio y venta de prendas de segunda mano. Y, sobre todo, lograr cambiar el chip del consumidor.

“Aunque cada vez más se amplía el mercado de consumo consciente, todavía nos cuesta dejar de lado esa visión lineal de comprar, usar por corto tiempo y botar para dar paso a la novedad. Pero, sin duda, sí hay muchos avances hacia una mirada más circular”, expone.

El mercado para prolongar la vida útil de la ropa se abre paso entre viejas costumbres y estereotipos, desde propuestas como trueques y donaciones por cada prenda adquirida, como proponen, por ejemplo, Pazca, o los negocios de venta de prendas de segunda mano como Closeando, Desprendarte o Garage Sale, todos emprendimientos locales.

Esta y otras transformaciones siguen dependiendo de que existan compradores que basen sus elecciones en información.

En una completa radiografía del presente y futuro del sector que hizo Rubén Valencia, director del clúster textil de la Cámara de Comercio de Medellín y Antioquia, el año pasado ante el Concejo de Medellín, manifestó que “hay que seguir trabajando para que la relación entre marcas y consumidores se construya mucho antes del momento de la compra. Hay que lograr mostrarle que el material, el proceso con que elaboramos la prenda que quiere no solo satisfará su gusto, sino que le permitirá hacer su aporte a una problemática ambiental que es de todos”

20%
del desperdicio total del agua en el planeta recae en la industria textil (Pnuma).

Contexto de la Noticia

apuestas y transformaciones a gran escala

Gigantes de la industria de ropa deportiva como Adidas se han trazado grandes metas para aportar soluciones al respecto. En 2017 la firma alemana puso en el mercado un millón de pares de tenis fabricados 100% con plástico recogido de los océanos, en alianza con la organización Parley for de Oceans. Este año produjo 11 millones de zapatos y calzó a varias de las grandes figuras deportivas que representan a la marca para aumentar el interés de compradores.

La ropa deportiva ha realizado en los últimos diez años iniciativas masivas.

Por ejemplo, desde hace dos años, todos los uniformes de los equipos de la liga de fútbol de Estados Unidos –MLS– se elaboran con plásticos, sin tintes ni uso de combustibles fósiles en la elaboración de los productos.

prolongar la vida del envase pet para darle espacio en la moda

Daniel Mitchell, presidente ejecutivo de Acoplásticos, dice que un reto prioritario en materia de economía circular es ampliar el reciclaje de las botellas PET, “que tarda más en degradarse y su demanda es cada vez mayor”. Actualmente, de las 12 millones de botellas PET que produce el país a diario se reciclan poco más de 3 millones. En el sector textil estos plásticos tienen una gran oportunidad de transformación.

Leonisa, por ejemplo, lanzó este año una propuesta junto a Enka para elaborar ropa interior, de playa y deportiva con estas botellas.

Según la marca con dos botellas PET se hace un top, mientras que con cuatro se elabora un leggins.

En Colombia, con botellas PET, se elaboran actualmente edredones, bolsos, camisetas, entre otros.

la ropa hecha con cáñamo de cannabis es una realidad

Hemp Textiles es una empresa que decidió incursionar en el mercado comercializando ropa hecha con cáñamo de cannabis no psicoactivo.

Aunque actualmente trabajan con telas importadas desde China y Nepal, la firma capacita hiladores boyacenses para que aprendan sobre la extracción de la fibra de cáñamo de cannabis y realizar una completa cadena de producción local.Junto a la marca Sstardog Loungerwear lanzó hace dos semanas la primera colección en el país de zapatos, camisetas, sacos, pantalones y hasta tapabocas hechos con este material. “Comparado con el algodón, el cáñamo de cannabis consume significativamente menos agua en su proceso de fabricación y una vez queda el producto textil terminado ofrece una mayor resistencia térmica, mejor absorción y dispersión de la humedad”, le dijo a Efe el gerente de Hemp, Nicolás Vásquez.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS