<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Conciencia

Necesitamos con urgencia más líderes que ayuden a que la sociedad entre en la ruta de la regeneración y que cada uno como ciudadano cumpla con su tarea en materia de sostenibilidad y regeneración.

03 de octubre de 2023
bookmark
  • Conciencia

Por Juan Camilo Quintero M. - @JuanCquinteroM

Estamos desangrando el planeta. Las cifras globales sobre el impacto a los ecosistemas son contundentes, según Earth Overshoot Day consumimos los recursos naturales de la tierra a mayor velocidad de su biocapacidad, que no es otra cosa que la habilidad de un ecosistema para producir materiales biológicos útiles y absorber desechos generados por los humanos. Situación que nos obliga a hacer una reflexión profunda, no solamente sobre el papel de las empresas sino, de los seres humanos, quienes somos los que consumimos los recursos naturales, a través de los productos que usamos a diario.

La realidad es que todos somos coautores de la situación climática y de biodiversidad que vivimos hoy día, nadie se escapa de generar impactos. Pero, a la vez, y más que señalar culpables, lo que tenemos que buscar son caminos para revertir esta situación. Está claro que no basta con los esfuerzos que realicen las empresas si los humanos no actuamos consecuentemente.

En su libro Neto Positivo, Paul Polman y Andrew Winston plantean rutas muy interesantes, tales como: más que circularidad. Por qué no pensar en lo que necesitamos estrictamente y desde las empresas en producir materiales y productos que duren más. La obsolescencia programada hace mucho daño, al igual que la pronta moda, pues según Polman y Winston, el 78% de la ropa usada termina en la basura o incinerada.

Es momento de repensarnos como sociedad, señalar menos y actuar más. Tal vez la palabra clave de este milenio, si es que alcanzamos un milenio más, sea conciencia. Conciencia a la hora de actuar, a la hora de producir y de consumir. Es hora de exigir a todas las empresas productos responsables, a los ciudadanos mejores prácticas y que así de manera colaborativa construyamos un mejor planeta para todos.

En este sentido, el ambientalismo radical que ataca, difama y bloquea con vías de hecho no contribuye a la solución de los problemas sino que los empeora. Necesitamos con urgencia más líderes que ayuden a que la sociedad entre en la ruta de la regeneración y que cada uno como ciudadano cumpla con su tarea en materia de sostenibilidad y regeneración.

Recordemos, que el camino no es en modo alguno atacar a los sectores productivos formales que, en últimas, son quienes generan el empleo y cada vez hacen mayores esfuerzos para cumplir regulaciones más exigentes y amigables con nuestros ecosistemas. Hay es que combatir con firmeza y mano dura a la informalidad e ilegalidad que por lo general no juegan con buenas prácticas y destruyen capital social, humano y ambiental. Qué mal hacen los activistas que bloquean y que no tienen un solo proyecto concreto para mejorar el medio ambiente. Se buscan ambientalistas que quieran eliminar la pobreza, la desigualdad y la regeneración ambiental. Activistas con conciencia.

Sigue leyendo

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*