<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 25 de enero de 2016

Deporte de élite como ejemplo o como síntoma

Cuando estalló el escándalo por posibles sobornos a tenistas de alto nivel para que se dejaran ganar, el actual número uno, Novak Djokovic, confesó que hace unos diez años rechazó una oferta de 200.000 dólares por perder. A ojos del mundo le honra haber rechazado semejante suma cuando aún se encontraba lejos de la cima del tenis. Sin embargo, puede sorprender que su sentido de la ética no haya ido más allá para denunciar una práctica que enturbia y que pone en peligro la pasión de su vida: el tenis.

No hizo lo mismo el exfutbolista Simone Farina cuando un compañero de equipo en la segunda división del fútbol italiano intentó convencerlo de aceptar un soborno de 200.000 euros para dejarse ganar un partido de copa. Lo rechazó y fue a la policía,...

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas