<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Desafiar la desigualdad

Desafiar la desigualdad exige transformar la política pública a través de diseños de programas y proyectos pertinentes a las poblaciones y zonas que se dirigen

16 de noviembre de 2023
bookmark
  • Desafiar la desigualdad

Por Mauricio Perfetti Del Corral - mauricioperfetti@gmail.com

La semana pasada se realizó en la Universidad de Medellín uno de los Diálogos Territoriales sobre Desigualdad organizado por Re-imaginemos, un think tank comunitario que genera espacios de diálogo, colaboración y acción para desafiar la desigualdad. La desigualdad sin duda es uno de los enormes desafíos que tiene América Latina, y en particular Colombia. De acuerdo con la Cepal, en 2021 la desigualdad de ingresos (medida por el índice de Gini) era de 0.458 en América Latina; en Colombia, era de 0,556, es decir, el mayor de este continente.

El panel realizado en el Diálogo Territorial mostró la importancia de extender la visión del fenómeno de la desigualdad más allá de una mirada solo desde lo económico y por tanto no restringida a la distribución del ingreso. De ahí que se hayan expuesto las brechas de desigualdad existentes en el mercado laboral, en la educación, la falta de oportunidades y su efecto en la movilidad social, tanto en zonas rurales como urbanas.

Se plantearon especialmente brechas de género, en contra de las mujeres, en la tasa de ocupación (24.0 p.p.) y desempleo (3,6 p.p.), y también mayor desocupación de los jóvenes (6.9 p.p.) (Andres García, investigador U. del Rosario). Igualmente hay que señalar la informalidad en el mercado laboral que ocupa 13 millones de personas, pero recae de manera especial en el campo pues 84.8% de los ocupados en veredas y zona rural dispersa son informales.

La deserción educativa en general, el acceso y cobertura que limita que los jóvenes lleguen a la educación superior, o que alcancen la educación media en zonas rurales, constituye una de las brechas que más afecta la generación de oportunidades y movilidad social. Esto último en un contexto de conflicto y violencia conlleva a que los jóvenes engrosen las filas de organizaciones asociadas con economías ilegales (Paula Valencia, docente U. de Medellín). Surge, además, la brecha digital que limita el emprendimiento para jóvenes (Elkin Echeverri, emprendedor y Ruta N)

Andrea Carmona, joven gestora social y líder de juventudes, mostró la falta de oportunidades para los jóvenes por estereotipos, entornos, “negaciones, crianza y resistencias necesarias para desenvolverse en las selvas de cemento”; lo que Piketty (2021) llama la discriminación social y racial.

De otra parte, Daniela Trejos, Secretaria Departamental de Competitividad de Antioquia, puso de manifiesto la enorme desigualdad que existe al interior del departamento pues “en el Área Metropolitana, que representa tan solo el dos por ciento (2.0%) del área total del departamento de Antioquia, se genera el 65.0% del PIB departamental”.

Lo que acontece con la desigualdad justifica, en gran medida, la desilusión con las democracias occidentales. Desafiar la desigualdad exige transformar la política pública a través de diseños de programas y proyectos pertinentes a las poblaciones y zonas (rurales, etc.) que se dirigen; esto es crucial en educación. Se requiere también acciones conjuntas del sector público, el privado, el cultural y la academia para incidir en las diversas brechas, de la mano de un capitalismo más consciente promotor de oportunidades y movilidad social.

Sigue leyendo

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*