<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 15 de diciembre de 2018

Descifrar las señales del abuso sexual infantil

Por LUIS HERNÁN TABARES A.

Corporación Universitaria Americana
Facultad de Derecho, 10° semestre
lhernanta@gmail.com

La directora del ICBF, Juliana Pungiluppi, dijo desde el sepelio de la niña Génesis Rúa en el municipio de Fundación, que “el Departamento del Magdalena es del país con la tasa de abusos sexuales mas alta: 30 casos por cada 100.000 habitantes”. Además, afirmó que el subcampeón es su vecino Cesar. En palabras simples tenemos en la Costa Caribe a los más encapotados violadores.

Posteriormente la señora Pungiluppi afirmó que “este aterrador caso nos confirma que la mayoría de los abusadores sexuales de nuestros niños, niñas y adolescentes están en sus entornos más cercanos, en sus propias casas y barrios”. Si el departamento del Magdalena es en Colombia el número uno con más casos de violencia sexual contra los niños, niñas y adolescentes, ¿qué acciones se están tomando? ¿Cuál es la ruta de atención al abuso sexual infantil? ¿Cuáles son los programas de prevención?

En Colombia según cifras oficiales este abuso ha venido en aumento, en 2017 hubo 20.633 casos reportados por medicina legal. En estos, 15.131 correspondieron a niñas menores de 14 años. De estas violaciones 7.291 niñas menores de 14 años fueron violadas y abusadas por sus padres, abuelos, padrastros, hermanos, tíos y primos. Y en lo que va de 2018, 5.755 niñas menores de 14 años han sido abusadas y violadas.

Pero igual, estas cifras siempre salen a relucir cuando un caso aberrante nos parte el alma y nos desgarra el corazón. Por lo tanto, el Congreso debe dejar la pensadera, el debate y pasar a la acción. Debemos protegerlos a como dé lugar. La Constitución, las leyes, los principios supuestamente lo hacen y lo ordenan.

Con relación a las señales, en el fondo del corazón una madre sabe que algo malo le puede estar pasando a su hijita porque de un momento a otro puede cambiar su alegría desbordada por un mar de llanto. Al llegar del colegio se puede mostrar rabiosa y al momento de acostarse puede ser reacia a dormir o quedarse sola. En síntesis, cuando un niño o niña es abusado hay señales que nos dicen que algo anda mal, hay que tener en cuenta el comportamiento, las emociones, el silencio y aspecto físico. Mejor dicho, madres: a sospechar de todo el mundo.

Por todo lo anterior, la familia, la sociedad y el Estado deben ser entornos protectores por excelencia y todos debemos ponernos la camiseta de la protección a niños, niñas y adolescentes.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

FESTIVAL ALTAVOZ MEDELLÍN

La ciudad se llena de diversos tipos de música en varios escenarios, con 69 bandas programadas.

$titulo

SHINJI AOBA

Detenido por la policía de Japón como presunto causante de un incendio que provocó 33 muertos.