<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Óscar Domínguez
Columnista

Óscar Domínguez

Publicado el 17 de octubre de 2019

Deshaciendo pasos: Aranjuez (2)

El viejo barrio se ha empequeñecido con el tiempo como sucede con la gente cuando envejece. Soy uno o dos centímetros más chiquito en relación con la estatura que figura en la cédula. Podrían detenerme por falsedad en documento público.

Sería la segunda vez que pague cana. La primera fue cuando me metieron a la bola (carro de la policía) por jugar fútbol en la calle. A punta de lágrimas me ahorré tenebroso “abogánster”, o abogados de los que posan sonrientes para la foto al lado del prominente cliente.

Sigue en su sitio la escuela José Eusebio Caro. Visité la esquina donde pegábamos el grito de independencia doméstico. La cuadra era la patria chica de todos. Allí aprendimos a decir palabrotas, a juntarnos con malas compañías y a desobedecer. La clásica universidad de la calle.

Nos metían a Dios por aire, mar y tierra. Éramos de misa y comunión. Todo era pecado. Nacíamos sobregirados por cuenta del pecado original. La culpa me sigue respirando en la nuca.

Desde mis días de chinche he tenido la calle por cárcel. Temprana forma de ejercer la libertad. La calle siempre será el mejor cuarto de la casa. O del apartamento si no se cae, o lo caen, SPACEmente hablando.

Apagábamos la sed con Kol-Kana, Carta Roja o Vinol. ¿Música, maestro? La banda musical corría por cuenta de la Sonora Matancera, amén de tangos, rancheras, pasodobles. Nuestro mundo era en blanco y negro, los colores de la nostalgia.

Encontré pavimentadas las calles donde practicábamos la religión llamada fútbol; jugábamos bolas, arroyuelo, trompo, nos colgábamos del tranvía, elevábamos cometas.

Dioses piernipeludos, creábamos juguetes de la nada: zancos, pirinolas, carros de balineras, revólveres de madera, guascas para arrastrarnos en las faldas, yoyos.

La “abundancia de escasez” de dinero nos volvía imaginativos. Corríamos la vuelta a la manzana, jugábamos pisingaña y escondidijo.

Padecíamos las primeras emboscadas del amor. Mataban gallina cuando llegaba un bebé, la radiola, el teléfono, el televisor.

Una forma de “bullyng” consistía en obligarnos a pasar por debajo de la registradora del tranvía para ahorrar. Llevar pantalones corticos era otro suplicio. Queríamos ser grandes pero ya. Mientras descubríamos el mundo íbamos construyendo el futuro.

De la Biblioteca Piloto nos llevaban libros. Había acuartelamiento en casa a partir de las seis o siete. En las noches escuchábamos radionovelas y leíamos. En esas jornadas se fueron definiendo los verbos con los que me ganaría y gozaría la vida: leer y escribir. De esa época data el primer libro que tuve: Los tres pelos del diablo. Desde niño me hice amigo personal de Pulgarcito y de Gulliver.

Los domingos, el menú incluía turismo Sisbén, de una estrella, que incluía visitas al Parque de la i, actual Jardín Botánico, y al aeropuerto Olaya Herrera donde veíamos aterrizar aviones. El cine, en glorioso blanco y negro, amerita plato aparte.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

BIBLIOTECA CELEBRA

La Biblioteca “Héctor González Mejía”, de Comfenalco, en el Centro, cumple 40 años de servicio.

$titulo

ASESINATO DE INDÍGENAS

Cifras aterran: entre enero y septiembre, han sido asesinados 83 de ellos, de 18 comunidades del país.