<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Julián Posada
Columnista

Julián Posada

Publicado el 27 de agosto de 2021

Desprecio

Dijeron que un hongo negro amenazaba la piedra, hubiesen preguntado y un restaurador experto les habría dicho que con agua, jabón neutro y cepillo plástico solucionaban el problema, y además habría costado menos que pintar la muralla, que es parte del Patrimonio de la Humanidad, y habría costado aún menos que la intervención que tendrán que hacer ahora para devolverla a su estado original. Pero aquí solemos aplicar una máxima que parece regir la vida de millones de colombianos cuando se trata de atropellar: “es mejor pedir perdón que pedir permiso”. Ese principio nos permite destruir potreros y humedales, selvas, bosques, sitios arqueológicos y un largo etcétera. Arrasar es fácil porque la ley es laxa y poco aplica y si llega, lo hace tarde y coja.

Solo a un cretino se le ocurre ordenar pintar una parte de las murallas de Cartagena sin siquiera asombrarse.

Dijo el individuo que preside los destinos de esta ciudad que los silleteros desfilaron como estaba previsto —olvida que lo hicieron tarde e ingresaron a la fuerza— y que la señora mayor del video que circuló por las redes sociales había sido manipulada y engañada por la oposición. Poco importa esa discusión frente al desprecio que la administración demostró por ese Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación que son los silleteros: tenerlos al sol y al agua con mala hidratación, sin asientos y con sombríos precarios es por lo menos un irrespeto con adultos mayores y niños que pasaron una noche en vela. A nadie pidió permiso el señor burgomaestre para cambiar la empresa de logística, que solía hacerlo bien, y al día siguiente, a través de interpuestas personas, pidió excusas, porque de eso se trata, de usar cada evento y festividad para que él y la gestora se paseen buscando la aclamación de los asistentes.

Y seguimos en nuestra ciudad. Iván Zapata, director artístico del Teatro Popular de Medellín, dijo el jueves en las páginas de este diario: “lo único que podemos hacer es entregarle a la ciudad lo que nosotros hemos recibido: nada, vacío y ausencia”. Es por eso que las agrupaciones de la Fiesta de las Artes Escénicas han decidido reemplazar la programación de su evento por una colecta que realizarán el 1.º y el 2 de septiembre, a la que llamaron Teatrón y con la que buscan recaudar fondos para entregarlos a quien nada les dio este año, la Secretaría de Cultura, que —asómbrense ustedes— ofreció lo que ellos ya tienen en sus salas a través de uno de sus operadores logísticos: tarimas, luces, sonido y refrigerios. El dinero recaudado en la Teatrón será entregado el 4 de septiembre en un acto público a la Secretaría de Cultura, que, al parecer, tanto lo necesita.

Pero el premio mayor al desgreño de esta administración frente al patrimonio se lo lleva el recién trasladado mural del maestro Botero. “Escena con jinete” no ha sido —¿o ya no fue?— incorporado y declarado parte del patrimonio local. Seguramente desconocen el valor histórico de ese bien y les importa poco la cultura material. Si no se hubiese trasladado gracias al esfuerzo de privados, cualquiera hubiese podido echarle pinturita, como a las murallas y, después de hecho el mal, solo disculparse

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas