<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 01 de mayo de 2019

EL CHOCORAZO

En el libro que acaba de salir de las conversaciones de Belisario Betancur con los economistas Carlos Caballero y Diego Pizano, a la pregunta sobre el “chocorazo” en las elecciones presidenciales de 1978, el expresidente respondió: “Tuve la certidumbre de que me las habían robado, de que (yo) había ganado. A las doce de la noche había recibido a los periodistas nacionales e internacionales en el Hotel Tequendama, porque había derrotado a Turbay Ayala en las capitales, incluso había ganado en Bogotá. Cuando apagaron el televisor iba triunfante y a las 5 de la mañana, cuando la prendieron y ya habían llegado los votos de una isla aparecida misteriosamente en Urabá, había perdido”.

El relato no se detiene allí. “Ese día –revela Betancur– se me presentaron a mi despacho oficiales del Ejército de altísimo rango, vestidos de uniforme y me dijeron: ‘Candidato, le robaron las elecciones. Ordene para marchar sobre Palacio’. Respondí: Yo no voy a desencadenar una guerra civil. Regresen a sus cuarteles... Lo que voy a hacer es recorrer el país durante el primer año, dándole gracias a la gente y después arrancar de nuevo”. Así lo hizo. Recordamos que en Santa Fe de Antioquia, en nuestra casa paterna, lo recibimos con un coctel en el que también estuvieron Fernando Gómez Martínez y mi padre. Tres años después, en 1982, derrotaría, para frustrar su reelección, a López Michelsen.

Indudablemente que los mayores, fatigados ya de desprender hojas y hojas de calendarios, nos acordamos de aquellos momentos turbios que empañaron –y siguen empañando– este sistema electoral. En aquellas elecciones de 1978, muchos de los ciudadanos que nos fuimos a la cama con la noticia de que Belisario era el ganador y nos levantamos con la de Turbay Ayala como Jefe de Estado, habíamos vivido una situación similar en las elecciones presidenciales de 1970. Al amanecer, cuando los gallos comenzaban a cantar, se gritó el triunfo de Misael Pastrana, que en la noche anterior perdía con Rojas Pinilla. Si no es por el presidente en ejercicio Carlos Lleras, el caos se habría apoderado del país.

Aquellos no fueron los únicos “chocorazos” del siglo XX. Ese siglo abrió con el fraude que se dio en 1904, gobierno de Marroquín, para favorecer al general Rafael Reyes, quien hasta lo último perdía la Presidencia con el general Joaquín F. Vélez. Eran épocas en que los presidentes se ungían por manipulados colegios electorales. Y regía, sin pudor alguno, el principio de que el que escruta elige. En 1914 José Vicente Concha sería el primer presidente colombiano del siglo XX elegido mediante voto directo.

Estos son pasajes bien interesantes en la historia de los fraudes electorales en la política colombiana. En no pocas ocasiones se le ha roto el pescuezo a la democracia representativa y participativa. Aun en estos tiempos en que los instrumentos técnicos para sufragar evolucionan como garantía de credibilidad y confianza, al elector lo siguen asaltando dudas sobre los resultados fidedignos en las urnas. La picardía de los manzanillos supera hasta la misma inteligencia artificial.

En este texto de Caballero Argáez y Pizano, se retrata de cuerpo entero al Belisario humanista, poeta, erudito, que no solo evoca recuerdos, sino que escribe, a través de manos amigas, el libro de sus memorias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

REAPERTURA VÍA AL LLANO

Se reabre para su funcionamiento 24 horas al día esta vía principal, crucial para buena parte del país.

$titulo

BLOQUEO A MISIÓN MÉDICA

El cierre de vías por los paros generó dificultades a misiones médicas en Medellín esta semana.