<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
P. Hernando Uribe
Columnista

P. Hernando Uribe

Publicado el 16 de abril de 2021

El cielo

Nos encanta contemplar el cielo en la alborada, en una noche estrellada, en un atardecer de verano. Pero todo o casi todo lo que sabemos del cielo es imaginario, no real, pues al cielo subimos solo con la mirada, y a veces con la fantasía, no siempre bien orientada.

Me encantan los versos de Leopoldo Panero cuando se refiere a las estrellas que hacen propaganda de Dios allá en el cielo. Una noche estrellada es seductora. Y quien se pregunta de dónde viene la noche estrellada, aun de modo balbuciente, se la atribuye al Creador, pues solo de Él puede venir.

Los evangelios hablan de Jesús, de su nacimiento, vida, pasión y muerte. Y al referirse a su resurrección, se encuentran con que el primer sorprendido es el centurión, que, al ver el terremoto y lo que pasaba al expirar Jesús, dijo lleno de miedo: “Verdaderamente éste era Hijo de Dios” (Mt 27,49). Modo singularísimo de percibir el cielo.

La palabra resurrección aplicada a Jesús, determina un hecho del todo inaudito, el de llevar la creación a su punto culminante, y acontecimiento del cual está llamada a participar la creación entera, el hombre en especial, pues como dice San Agustín: “Después de esta vida, Dios mismo es nuestro lugar”. El cielo.

Sor Isabel de la Trinidad (1880-1906), una Carmelita francesa, de exquisita sensibilidad, a los veintidós años escribía a una amiga con el corazón en la mano: “Creo que he encontrado mi cielo en la tierra, pues el cielo es Dios y Dios es mi alma. El día en que comprendí esto, todo se iluminó en mi interior”.

Llamar cielo a una persona que embelesa, es hacerle gran honor. Embeleso al que se refería Jesús: “Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada en él” (Juan 14,23). Santa Teresa lo sabe por experiencia. “Notoriamente ve [...] que están en lo interior de su alma, en lo muy muy interior, en una cosa muy honda que no sabe decir cómo es, porque no tiene letras, siente en sí esta divina compañía”.

Dios es el cielo y la verdadera alma de todo cuanto existe. Los místicos, los grandes maestros de la humanidad, saben muy bien por experiencia que éste es el secreto de la verdadera identidad humana. Y así, vive ya en el cielo quien cultiva la oración, la relación de inmediatez de amor con el Creador.

Hago de la pandemia la oportunidad para darme cuenta de que soy el cielo de Dios y Dios es mi cielo

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas