<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Aldo Civico
Columnista

Aldo Civico

Publicado el 24 de abril de 2021

Empresas y bien común

Wilmar Andrés Martínez Valencia es un joven líder crecido en las periferias de Medellín, un hombre que se hizo a pulso y que desde su adolescencia ha entendido que la educación iba a sacar adelante a él y a quienes, cómo él, nacieron sin un apellido que garantice un futuro. Lo conocí en el barrio Antonio López, en una tarde de hace más de diez años. Gracias a él conocí el mundo de los artistas urbanos. En la ciudad es un reconocido promotor del arte urbano como un proceso de emancipación, de libre expresión, de autoeducación. Hoy Wilmar trabaja en la fundación Pintuco, donde se ha convertido en un mediador exquisito entre lo social y lo empresarial. En un momento doloroso por la ciudad, cuando un alcalde se preocupa de exacerbar una confrontación artificial entre el sector social y el empresarial, acudí a Wilmar para conocer su percepción acerca del papel que las empresas han tenido en la ciudad. “Somos afortunados por la fuerza empresarial que hemos construido”, me dice Wilmar. “En el empresariado antioqueño residen nuestros valores más bonitos de pujanza, trabajo duro y perseverancia, así mismo de compasión, solidaridad y empatía, pues en los momentos más duros de nuestra ciudad y departamento, siempre han estado presente”.

Wilmar afirma una verdad que el alcalde Quintero está empeñado en desprestigiar con mentiras e imprecisiones. Por eso, algunos de los presidentes de las mayores empresas de Medellín han tenido que salir al aire esta semana para reivindicar el papel de las empresas paisas en rescatar la ciudad. ¿A qué nivel de indignación tienen que haber llegado estos empresarios para dejar al lado su natural confidencialidad y tener que defender la historia del empresariado antioqueño? “Hoy estamos ante una coyuntura que no es ideológica, sino ética y, por este motivo, insistimos en convertir nuestra indignación en una reflexión sensata”, dijo en un discurso de altura el presidente del Grupo Sura Gonzalo Pérez, resaltando el verdadero tema que hoy convoca a toda la ciudadanía: la defensa y la promoción de una ética pública. “Nuestra mejor respuesta es continuar trabajando con convicción por el bien común, al entender que lo público es un compromiso de todos y que el Estado somos todos los ciudadanos”, dijo aún Gonzalo Pérez.

A nadie se le ocurre pensar que todo está bien. Es obvio que hay correctivos por tomar y de hecho muchas empresas hoy están comprometidas con una reflexión profunda que no evita la autocrítica. “Por supuesto en una ciudad tan inequitativa, me dice Wilmar, los retos siguen siendo enormes, pero en la libre empresa, con propósito y bajo principios de capitalismo consciente, está la oportunidad para que muchas de nuestras familias tengan mejores ingresos y bienestar”. Es este el camino, dado que el bien común es un reto de todos y requiere una renovada cooperación entre todos. Quienes fomentan la confrontación finalmente no tienen en su corazón el bienestar de esta ciudad.

PS: Felicitaciones a Juan Manuel Barrientos y al restaurante ElCielo por la primera estrella de las guías Michelín. Otro gran ejemplo de empresariado paisa en el mundo

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas