<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Rocío Arango Giraldo
Columnista

Rocío Arango Giraldo

Publicado el 04 de febrero de 2020

Hábitos para sobrevivir a una discapacidad

Hace 20 años recibí una noticia que para mis 14 años de ese momento, resultaba trágica: una rara enfermedad genética afectaba mi movilidad y muy seguramente, en pocos años, me llevaría a usar silla de ruedas. Después de unos días de mucha angustia, de años de trabajo incesante y comprometido pero compartido en familia y con mis amigos, hoy puedo decir, 20 años después, que aunque el pronóstico de la silla de ruedas se cumplió 4 años más tardes, no ha habido ninguna tragedia. ¡Y lo digo muy en serio!

Escribir esta columna me surgió en una sala de espera (y no estaba en la EPS), llegó a mis manos la revista de Comfama, donde leí el editorial escrito por su director, David Escobar, (columnista de este diario y con quien tengo una buena relación profesional hace unos años). En el texto el autor hablaba de la importancia de los hábitos. Lo cual ha sido mi clave para “ hacerle el quite a la tragedia” durante estos 20 años.

El primer hábito generado fue el de evitar las palabras negativas, porque sólo contribuyen a sumarle más peso a la tragedia, y ese “optimismo lingüístico” contagió a todas las personas a mi alrededor. Así fue como eliminé “padezco”, ¡porque no tengo ningún sufrimiento constante e insoportable! También borré de mi léxico la palabra “limitaciones”, porque esas son las interpretaciones que hacemos de los límites, por lo cual sólo viven en la cabeza. Y no volví a decir “no puedo”, porque soy capaz de todo, sólo que de una forma diferente.

Mi segundo hábito fue el de nunca sentir lástima de mí misma, ni explicar mis éxitos o fracasos desde mi condición. La más grande tentación que uno como ser humano siente ante cualquier dificultad de la vida es sentir lástima de uno mismo, y lo peor de todo es que se queda inmerso en ese sentimiento. Entendí que achacarle a mi enfermedad la culpa de lo que me pasara, me hacía una eterna víctima y anhelaba la responsabilidad.

Otro hábito que últimamente he consolidado: dedico mi energía a lo importante. Cuido mucho aquello a lo que destino mi atención. Ha funcionado como un embudo, filtrando personas, actividades o cosas que no conducen a ninguna parte.

Un cuarto hábito nació de mi relación con las demás personas. Entendí que el ruido está por fuera, porque en mi interior todo está bien. Esto me permite no dejarme afectar ni por las palabras, ni las miradas de rechazo o de pesar.

El hábito final ha sido evitar vivir en función de mi enfermedad. Lo mío es una condición de vida, y como tal, me esfuerzo en adaptarme a las circunstancias, no pienso en función de medicamentos o de cualquier tratamiento médico. No soy, ni quiero ser experta en el tema de discapacidad, no doy charlas de motivación. Lo mío son sólo hábitos para sobrevivir a una discapacidad.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

YANETH LONDOÑO

Se convierte en la primera mujer que preside la Junta Directiva de la Andi en Antioquia.

$titulo

MINAS ANTIPERSONA

Más de 650 militares han sido víctimas de estos artefactos tras la firma del acuerdo de paz.