<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 26 de noviembre de 2021

La debilidad intelectual

Por Michael S. Roth

La semana pasada, los medios de comunicación y las redes sociales se entusiasmaron con el anuncio de planes para establecer una universidad dedicada a la “búsqueda intrépida de la verdad” y los “cursos prohibidos”. La nueva escuela, la Universidad de Austin, que no debe confundirse con la Universidad de Texas en Austin —pública y totalmente acreditada—, está siendo creada por un grupo de intelectuales y escritores moderados y conservadores que con frecuencia son críticos de lo que ven como un pensamiento grupal en los campus universitarios. La educación superior, argumentan, ha estado rota durante mucho tiempo, y esta escuela es un intento de comenzar a arreglarla.

Las acusaciones de intolerancia política y adoctrinamiento en los campus y en el discurso público nos acompañan desde hace décadas.

Pero los educadores, los líderes cívicos y los funcionarios electos deberían esforzarse por cultivar un intercambio sólido de ideas a través de las diferencias. Dada la extraordinaria polarización en el país hoy, estos intercambios son más importantes que nunca.

Como todos los estereotipos, la imagen del estudiante universitario que suprime el discurso y el pensamiento de los demás es tremendamente engañosa. Mis 40 años en la educación superior me han demostrado que ningún estudiante desea encajar en ese estereotipo, y la realidad es que pocos lo hacen.

Por supuesto, hay casos de estudiantes y profesores que se enfurecen ante la expresión de ideas que encuentran objetables. Y no solo critican las ideas; a veces se van tras las plataformas que las publican. En Wesleyan, hace algunos años, por ejemplo, los editores del periódico estudiantil fueron duramente denunciados por publicar una columna editorial que criticaba a algunos protestantes del movimiento de Black Lives Matter.

Esto condujo a serias reflexiones y debates en el campus y, eventualmente, al arduo trabajo de pensar bien en lo que la autonomía editorial debe significar para los estudiantes de periodismo.

Al final, los manifestantes reconocieron la importancia de tener un periódico libre para publicar opiniones impopulares y lograron llamar la atención sobre las barreras que impedían que algunos estudiantes vieran el periódico como un vehículo para expresar sus opiniones. Pero este tipo de debates saludables puede ser difícil de conseguir; la polarización política lo ha complicado.

Las preocupaciones sobre la izquierda intolerante han existido durante mucho tiempo. En Wesleyan, donde he sido presidente por casi 15 años, la corrección política ya estaba siendo satirizada en la década de 1990. Es cierto que las conversaciones sobre prejuicios, agresión sexual, cambio climático o la economía de “el ganador se lo lleva todo” son complejas y tienden a provocar emociones fuertes. Pero el miedo a los sentimientos heridos o la amenaza de una ofensa no es motivo para interrumpir una discusión genuina o para censurar a los profesores o estudiantes por participar libremente en estas conversaciones. He sostenido durante algún tiempo que las universidades deben ser mucho más activas a la hora de crear diversidad intelectual.

Algunos estudiantes no rehuyen los desacuerdos o las discusiones. He conocido a estudiantes conservadores a quienes les encanta enfrentarse a sus compañeros progresistas.

Pero algunos no quieren ser el caso aparte, como siempre ha ocurrido. Hay estudiantes y profesores que se quejan porque no quieren expresar puntos de vista centristas o de derecha ya que temen ser criticados o estigmatizados.

Aquellos que se quejan de tal conformidad deben reconocer que su miedo no es culpa del despertar u hostilidad de nadie hacia la libertad de expresión. Es una señal de que necesitan más coraje, porque este se requiere para que los estudiantes, o cualquier persona, se mantenga comprometida con la diferencia. Cualquiera que sea su posición política, abrazar la diversidad intelectual significa ser lo suficientemente valiente como para considerar ideas y prácticas que podrían desafiar sus propias creencias o hacer que cambien sus puntos de vista e, incluso, su vida.

En el clima actual de pesimismo político e indignación fabricada, podemos trabajar con los estudiantes para rechazar los tropos cansados del pasado y acoger lo que muchos en las generaciones mayores han olvidado: cómo interactuar y, sí, debatir con personas que tienen una variedad de puntos de vista y que imaginan el futuro con una mezcla de esperanzas a veces muy diferentes a las suyas. No se requieren chivos expiatorios 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas