<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
David Escobar Arango
Columnista

David Escobar Arango

Publicado el 04 de noviembre de 2019

Las empresas de Ciudad Gótica hacen presupuestos

Querido Gabriel,

El trabajo moderno en organizaciones ofrece múltiples placeres y posibilidades, como la conexión con otros, los retos intelectuales y el propósito que se convierte en una energía colectiva que nos inspira. Por otro lado, a veces siento que la vida corporativa asfixia el alma, bloquea la creatividad e impide la natural expresión de las emociones y del potencial humano. ¿Te ha pasado que, en medio de una presentación proyectada en una pantalla al fondo de una sala a media luz, o luego de una interminable reunión de presupuesto, sientes que no naciste para eso, que no lo haces bien, que jamás aprenderás? ¿Hablamos de algunos de los hábitos de la “Ciudad Gótica” de la que habla con sorna Alejandro Salazar? ¿Conversamos sobre cómo transformarla, al construir organizaciones más enfocadas, auténticas, ágiles y divertidas?

Cuando Salazar critica a las empresas rígidas y alambicadas, las menos estratégicas, las más inhumanas, habla de Ciudad Gótica, ese lugar ficticio en el que viven Batman y el Guasón. Aunque normalmente pensamos en lo gótico aludiendo al pueblo Godo o a un tipo de arquitectura, en algunas etimologías inglesas hay otra hipótesis. Ciertos textos hablan de una ciudad con el nombre de Gotham, de las palabras cabra (goat) y casa (ham), supuestamente habitada por tontos. En todo caso, cuando oigo la expresión, mi mente viaja a la tierra de Batman: gris, sucia, violenta y confusa. ¿Será que las empresas se nos podrían volver como esa ciudad distópica? ¿No has pensado a veces que las culturas corporativas, con sus reglas explícitas e implícitas, parecen creadas por algún oculto enemigo?

Un rasgo que simboliza esa deformación organizacional es el presupuesto anual. La temporada de presupuesto es el “invierno gótico”. Ni aprendemos ni nos escuchamos, no agrega casi ningún valor. El tiempo transcurre en reuniones en las que personas buenas, mal orientadas, que llevan meses “planeando” y moliendo cifras, trabajan como si el 31 de diciembre fuera el apocalipsis y el 1 de enero todo renaciera “base cero”. El ciclo PHVA (planear, hacer, verificar, actuar) es la muerte del pensamiento estratégico. Deberíamos saber tomar decisiones, ejecutarlas y aprender continuamente de ellas. ¿Qué tal una organización sin proceso presupuestario, con conversaciones sobre lo más importante, donde los números que se miran son los esenciales y la gente es siempre más clave que la cifra? “Que la única planificación sea la familiar”, dice un buen amigo.

Ese proceso ocurre, además, en ese lenguaje corporativo políticamente correcto, sin emociones ni profundidad, que prescinde de las valiosas filosofía y sicología que subyacen en los mejores problemas organizacionales. Planeamos y hablamos como robots para evadir una realidad: en las empresas deberíamos conversar más sobre la alineación de nuestras acciones con nuestro propósito, sobre las personas y su desarrollo. Lo demás es asunto menor. El presupuesto y otras aberraciones organizacionales del siglo XX ocultan lo esencial y nos lo transan por rutinas sin valor ni gracia. ¿Pensamos juntos en cuántos hábitos empresariales, con sus frases vacías y sus frías tablas de datos, congelan nuestro corazón y nublan nuestra mente? Hablemos de esta frase del último encuentro de capitalismo consciente, cuando presentaron el nuevo libro de Raj Sisodia con Michael Gelb, The Healing Organization: “Hay dos cosas que se esconden en el clóset corporativo, y son el sufrimiento silencioso y el amor sin expresar”.

* Director de Comfama

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EL CES, EN ALTA CALIDAD

El Ministerio de Educación reacreditó a esta Universidad, otros seis años, por sus altos estándares.

$titulo

GERMÁN NAVAS TALERO

El representante a la Cámara ha vertido información falsa en sus redes, afectando reputación ajena.