<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ana Cristina Restrepo Jiménez
Columnista

Ana Cristina Restrepo Jiménez

Publicado el 27 de octubre de 2021

Las mujeres del “animal”

En 2012 se publicaron algunas conversaciones de las autoridades con el narcotraficante Daniel Barrera, El Loco; así describió al líder del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga, Otoniel: “Ese tipo no merece ninguna oportunidad. Ha matado niños por nada [...] ¡Es un animal! Es muy peligroso”.

Aquel clamor de “¡Preferimos una tumba en Colombia a una cárcel en Estados Unidos!” es nostalgia ochentera. Entre Los Extraditables y los capos de piyama naranja de Justicia y Paz corren décadas de reinvención criminal: tres años después de la primera extradición masiva de catorce jefes paramilitares, el International Center for Transitional Justice (ICTJ), la Consejería en Proyectos, el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz advirtieron que se había imposibilitado el acceso de las víctimas a la justicia y a los extraditados. “Los juicios y condenas en los Estados Unidos de paramilitares colombianos por cargos de narcotráfico no eximen a Colombia de su obligación de investigar y judicializar las violaciones de derechos humanos que cometieron en el país, al igual que de garantizar los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación”, manifestó Michael Reed, entonces director en Colombia del ICTJ.

¿Extraditar al capo de la sonrisa de Monalisa?

En Mañanas Blu entrevistamos a Andrea*, una colombiana exiliada en Europa. En 2002, a los cuarenta años, cayó en una trampa con otras dos jóvenes, en condiciones económicas vulnerables: bajo la promesa de cocinar para los trabajadores de unas fincas, fueron vendidas como esclavas sexuales. En bus primero, y luego en jeep, llegaron al corregimiento Barranquillita (Chigorodó), un lugar “lleno de militares, pero que no eran del Ejército”, donde se mencionaba con frecuencia a “Otoniel”. Alias Carepalo les mostró los cambuches de los hombres que ellas “atenderían”, que pagaban por violarlas. “A las niñas no las traigan”, repetían. Después de fugarse, Andrea supo que allí esclavizaban menores hasta de trece años.

Ante las selfis de miembros de la Fuerza Pública con Otoniel, Andrea reflexiona: “Uno mira el Ejército y dice: ¿no tienen hermanas? ¿No tienen mamá? ¿Si hubiera sido su mamá y ellos tomándose fotos como si fuera un famoso, un actor, un trofeo? ¿Qué pasa en Colombia? No puedo estar en mi país y ejercer mi carrera: ¿gracias a quién? ¡A Otoniel! Para complementar, al señor Otoniel se lo llevan muy tranquilo para Estados Unidos y ya no lo sueltan. ¿Y nosotras, las víctimas? A mí me tienen con psiquiatra, con medicación. Por no dejar que le hicieran daño a una niña, dije: hágamelo a mí. ¡Con un revólver hicieron fiesta con el cuerpo de Andrea!”.

La Cooperación Europea y la Corporación Anne Frank la rescataron.

En El Tiempo, Jineth Bedoya registró cinco formas de victimización del Clan del Golfo: (1) convierten niñas en mercancía, entregándoselas a la guerrilla a cambio de droga; (2) violan hijas en castigo a los padres que se niegan a ser mensajeros de los criminales; (3) explotan sexualmente a menores en “paquetes turísticos”; (4) esclavizan a madres que defienden a sus hijos del reclutamiento, y (5) “fichan” colegialas para que “diviertan a los jefes” en fincas.

La verdad y la reparación de las sobrevivientes (y familias de quienes no lograron sobrevivir) encontrarán una tumba en Estados Unidos si el “animal” esquiva una cárcel en Colombia 

* Identidad protegida

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas