<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Las utopías siniestras de Morris

Nada pasó desde que en 2016 lo denuncié públicamente por los cuatro torcidos contratos a dedo que firmó como gerente del Canal Capital – alcaldía de Petro - con la productora Utopos por $890 millones.

14 de enero de 2024
bookmark
  • Las utopías siniestras de Morris
  • Las utopías siniestras de Morris

Por Melquisedec Torres - @Melquisedec70

Lo dijo una de las denunciantes, Carolina Valencia: Hollman Morris es un personaje siniestro; ella fue su secretaria privada mientras él fue concejal. “Es un ser que trata mal a todo el mundo, es arrogante, clasista, al de estrato bajo lo usa para sus fines oscuros”. Una de varias denuncias que incluyen acoso sexual y laboral con detalles macabros; pronto Fiscalía y Procuraduría deben entregar resultados y Morris debería renunciar a su cargo de subgerente de televisión en RTVC, medios públicos. Pero no lo hará y quizá nada pase. Es poderoso amigo del presidente.

Como nada pasó desde 2016 cuando lo denuncié públicamente por los cuatro torcidos contratos a dedo que firmó como gerente del Canal Capital – alcaldía de Petro - con la productora Utopos por $890 millones. La empresa beneficiada funcionaba en la misma dirección donde se registraban y operaban una empresa y una ONG de Morris y su hermano Juan Pablo (Morris Producciones y Contravía, calle 79B #7-60 de Bogotá). Fui al sitio y verifiqué que el timbre del citófono servía para contactarse con cualquiera de las tres firmas.

Denuncié, además, que el representante legal de Utopos era (y es) Tomás Leonardo Cárdenas, quien figuraba en el CNE como principal aportante a la campaña de Morris al Concejo en 2015, con $15 millones (20% del total reportados como gastos). En ese momento, abril de 2016, Morris dijo sin sonrojarse: “No tengo ninguna relación ni de amistad ni familiar. Lo conozco porque su oficina estaba al lado de Contravía”. Luego dijo “me acabo de enterar”.

¿Y cómo le fue a Canal Capital con Morris? Según un informe de la Contraloría Distrital en junio de 2014: un desastre administrativo, contratos a dedo en masa, cero supervisión y transparencia; la entidad reportó “70 hallazgos con presuntas incidencias disciplinarias, 49, penales 3 y fiscales 12, en cuantía de $1.462 millones” con pérdidas acumuladas de $40 mil millones y opinión negativa a los estados financieros. Dato menor: Morris tenía derecho a $616 mil mensuales por plan de celular como gerente, pero se gastaba cuatro veces más.

El poder de Morris con Petro ha ido más allá. Su hermano Juan Pablo fue nombrado en ese entonces en la junta directiva de ETB; el presidente de la empresa era Saúl Kattan y otro miembro de junta era Francisco Chica Zuccardi. En ese período anunciaron un revolucionario proyecto: Data Center Alma, que sería el más grande almacenador de datos de Latinoamérica con inversión de $60 mil millones. Fracaso absoluto. Hoy está en ruinas en la zona de Puente Aranda de Bogotá, con equipos que no sirven para nada; nunca funcionó. ETB también manejó toda la plata de publicidad de la alcaldía Petro; en 4 años derrocharon $307.000 millones con el logo símbolo de “Bogotá Humana” el más alto gasto de cualquier alcaldía en la historia capitalina.

Al terminar su período, Petro se llevó para sus campañas el logo símbolo, que es propiedad oficial; Kattan es hoy presidente de la junta directiva de Ecopetrol, Chica Zuccardi es presidente del Banco Agrario y Juan Pablo jefe de prensa del Ministerio de Salud. La ruleta del poder.

Sigue leyendo

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD