<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Julián Posada
Columnista

Julián Posada

Publicado el 23 de enero de 2021

Mensajes

En estos días se siente nostalgia por el buen gobernante y se mira con esperanza a los que deciden cambiar a tanto tirano que se piensa eterno, uno mira hacia donde pueda alimentar el alma a través de la esperanza, uno mira con ilusión la posibilidad de que algo de sensatez regrese al mundo y al buscar ese algo observa optimista la posesión de Biden, mezcla de monarquía pop con grandilocuencia y alfombra roja de Broadway. Vestirse es un acto político y la elección de la marca o el diseñador es el primero de los gestos que comunica, conscientes de su papel en la historia y de la pertinencia de las señales que envían los protagonistas de ese día hicieron sus elecciones.

Chanel, Prada, Schiaparelli y Ralph Lauren son marcas conocidas por muchos que eligieron algunos. Coco Chanel es una de las figuras claves de la moda que empoderó y transformó a las mujeres al tomar prestadas del armario de sus amantes prendas que adaptaba a sus actividades, Chanel fue la elección de Melania Trump, que vestida de negro evocaba la viuda de poder que abandona su feudo; esa fue también la elección de J.Lo, su traje blanco era un claro homenaje a las sufragistas y su larga lucha por el derecho al voto de la mujer, ellas adoptaron el blanco como símbolo de pureza moral junto con el púrpura para la dignidad. Miuccia Prada es una diseñadora feminista que militó en el partido comunista italiano antes de dedicarse a la moda y concibe esta como un hecho intelectual, como homenaje a la señora Biden que elogió un video de Amanda Gorman leyendo poesía vestida de amarillo, la joven poeta eligió de nuevo ese color para su abrigo de Prada, que con su diadema roja y su gestualidad llenaron de luz el espacio.

Vestida para reinar Lady Gaga llevaba un traje azul y rojo en los colores de la bandera adornado con una enorme paloma de la paz, de Schiaparelli tradicional casa de costura ligada al surrealismo y la experimentación con sede en París “este vestido es una carta de amor al país que extraño profundamente”, declaró su diseñador, que hoy es norteamericano.

Ralph Lauren construyó a través de la moda un estilo de vida y una manera de ser norteamericano, él fue el elegido por el presidente Biden que lucía un traje a la medida del color azul de su partido, el vestido es una declaración que habla del regreso a valores como confianza, estabilidad, serenidad y decoro.

Markaria, Christopher John Roger, Pyer Moss y Sergio Hudson son marcas jóvenes de diseñadores independientes que solo los iniciados conocen, creadas en “el país de las oportunidades” fueron las elegidas por Jill Biden, Kamala Harris y Michel Obama. En tonos del azul cerúleo al morado hacían clara alusión a las sufragistas. Apoyar a estos jóvenes que producen en USA y pertenecen a minorías étnicas, inmigrantes o grupos sexuales diversos y que usan sus marcas como plataforma social habla de diversidad, movilidad social, inclusión, conciencia ambiental y de la importancia de potencializar y visibilizar otras voces y otros nombres, para eso, entre otras cosas, sirven la moda y la democracia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas