<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan Camilo Quintero
Columnista

Juan Camilo Quintero

Publicado el 08 de marzo de 2022

Ojo con el ecosistema CTi en la ciudad

Medellín y Antioquia han tenido diferentes olas del desarrollo, que iniciaron con la minería y el comercio y pasaron por la industria y los servicios; en la última década, se tomaron acciones decididas para que la innovación, la tecnología y la cuarta revolución industrial fueran verdaderas palancas de la sofisticación de nuestra economía.

Algo que ha caracterizado a nuestra región es la prospectiva territorial, no solamente desde el plan estratégico de Antioquia, sino también desde las diferentes universidades y centros de pensamiento. Y es allí donde la CTi ha tenido un espacio importante con el diseño del plan decenal de ciencia y tecnología de Medellín, pero también con los diferentes programas de la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia, del Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia, etc., en los cuales la importancia de la CTi de manera repetitiva se ha resaltado como el camino contundente para lograr un mayor PIB per cápita, una mayor sofisticación de lo que sabemos hacer y debemos aprender y, más importante, un mayor bienestar para los ciudadanos.

La semana pasada pude asistir a la presentación de los avances del ecosistema de Medellín, liderada por el Comité Universidad Empresa Estado (Cuee) y McKinsey & Co., y, francamente, quedé preocupado por los resultados del período 2019 a la fecha. En el informe se miden once habilitadores de la CTi y su ecosistema; de estos, ocho están en rojo y tres en naranja. Ya Bogotá nos supera de manera importante, no solo en número de creación de startups, sino también en inversión y crecimiento compuesto de las empresas localizadas en la capital. De las once iniciativas habilitadoras del ecosistema recomendadas por la consultora, los más de trescientos entrevistados perciben que el avance es entre malo y regular.

Llaman la atención, según McKinsey, la desalineación y desarticulación institucional. En dos años, cuatro directores de Ruta N, un distrito especial de CTi que hoy por hoy no se ha reglamentado, el plan decenal CTi sigue en revisión y ya pasaron sus diez años, la junta de Ruta N cambió en su totalidad sin que se buscara mantener a algunos miembros y no perder así todo el conocimiento de un solo tajo y el centro de cuarta revolución industrial ya denota sus falencias de capacidad institucional y movilizadora.

Las ciudades prosperan por sus capacidades institucionales. La CTi reclama consistencia sin cálculos políticos, no solamente en la inversión, sino también en la permanencia del talento para poder lograr impactos reales en el tiempo. Todos sabemos que son apuestas de largo plazo.

Es importante llamar la atención sobre este tema, porque a Medellín le empieza a pasar su cuarto de hora en CTi; otrora, cuando fuimos referentes, igualmente reconocimos todo lo que nos faltaba por recorrer. Es el momento de reaccionar y recuperar el rumbo; de lo contrario, podemos perder estructuralmente una década de esfuerzos colectivos articulados 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas