<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 03 de mayo de 2021

Su teléfono inteligente debería fabricarse para durar

Dentro de unos años, ¿qué criatura digerirá los nuevos iPads y AirTags que Apple anunció la semana pasada? ¿Qué suelo absorberá sus metales?

Los brillantes artilugios de hoy se desperdiciarán mañana. Mientras mira esa tableta mejorada, considere que Apple movió tantos iPads nuevos el año pasado que si todos estuvieran planos y apilados, llegarían tan alto como 862 Empire State Buildings. Entonces piense en cualquier iPad suyo que esté languideciendo ahora en algún lugar desconocido.

Los fabricantes no hablan mucho sobre este volumen de negocios cuando anuncian la gran novedad que reemplazará a la vieja y casi igual de buena. Todo esto es por diseño. Hay un término para ello: obsolescencia programada o diseño de un producto con una vida útil limitada intencionalmente. ¿Alguna vez ha intentado reparar su televisor?

Apple, Samsung, Sony y otros fabricantes de productos electrónicos de alta tecnología lanzan oleadas de hardware nuevo cada año, incluso cuando la marea de pantallas y circuitos nos envuelve en dispositivos desechados.

Ahora hay un movimiento en marcha para cambiar ese enfoque.

Este año, el gobierno francés comenzó a exigir a los fabricantes de tecnología que incluyan un “indice de réparabilité”, un puntaje de reparabilidad, en las páginas de productos para artículos como el iPhone y MacBook. Si se puede reparar un dispositivo, entonces se puede extender su vida útil, lo que ahorra dinero a los consumidores y al planeta la carga de tantos dispositivos dañados. Ninguno de los iPhones o MacBooks de Apple obtuvo más de 7, siendo 10 el puntaje más alto, lo que convierte a la compañía en una “estudiante C en el mejor de los casos”, señaló el sitio web Grist. A otros fabricantes como Microsoft y Samsung les fue más o menos igual. Equipados con este conocimiento, los consumidores pueden tomar mejores decisiones sobre qué productos comprar. Si los artilugios irreparables no se venden, los fabricantes cambiarán de rumbo.

Cada año se desechan unos 59 millones de toneladas de televisores, computadoras, monitores, teléfonos inteligentes, lavadoras y otros dispositivos electrónicos viejos. Este desperdicio es peligroso. Las baterías explotan en las instalaciones de reciclaje. Las sustancias tóxicas como el mercurio se filtran en el suelo y las aguas subterráneas y se dispersan en el aire. La fabricación de pantallas planas agrega gases de efecto invernadero a la atmósfera. Necesitamos empresas de tecnología como Apple, tan progresistas en muchos sentidos, para liderar la carga para resolver este problema. Si no lo hacen, los gobiernos deben hacerlo.

Los fabricantes no deberían restringir el acceso a la información y las piezas que permitirían a las tiendas independientes reparar aparatos averiados.

La reparabilidad es un camino infalible hacia la longevidad. Los artículos se desperdician cuando dejan de ser útiles. Parte de esto es la simple marcha del progreso. Otras veces, es mucho más difícil ver la justificación, como cuando un altavoz Sonos se desconecta de las actualizaciones de software aparentemente de la noche a la mañana.

Aunque las empresas de tecnología a menudo hablarán de sostenibilidad, muchos cabildean contra la legislación de reparación, temerosos de que debilite su control y se coma sus ganancias. Esto puede provocar una especie de disonancia cognitiva.

El informe medioambiental anual de Apple, publicado en abril, afirma un compromiso con la durabilidad y la sostenibilidad del dispositivo.

Ahí está el problema en pocas palabras: la sostenibilidad es importante, pero el diseño comercial parece ser más importante para estas empresas. Se insta a los consumidores a actualizar sus dispositivos anualmente. En 2020 se enviaron más de mil millones de teléfonos inteligentes, y fue un año lento debido a la pandemia de Covid-19.

Los fabricantes deben hacerlo mejor. Sus dispositivos deben ser reparables por todos y mantenerse compatibles con las actualizaciones de software durante el mayor tiempo posible, no obsoletos artificialmente. Los consumidores deben apoyar la legislación sobre el derecho a reparar. Compre lo que quiera, ya sea un frigorífico elegante o un teléfono inteligente (nadie está cambiando el mundo si se aferra a un iPhone 7 durante un año más), pero sepa hacer tres preguntas sencillas cuando vaya de compras: “¿Cuánto tiempo durará esto?”, “¿Cómo lo arreglaré cuando se rompa?” y “¿Cómo reciclaré esto cuando necesite un dispositivo nuevo?”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

SEBASTIÁN VILLA C.

El clavadista paisa logró el cupo 38 para Colombia a los Juegos Olímpicos de Tokyo. Será su tercera asistencia.

$titulo

JHOVERMAN SÁNCHEZ

Alias “el Manteco”, de las Farc, otro que se burla de las víctimas al justificar el reclutamiento ilegal de menores.