<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 10 de enero de 2020

¿Por qué los jóvenes en EE. UU. se están matando?

Por Richard A. Friedman

redaccion@elcolombiano.com.co

Los adolescentes y los adultos jóvenes en los Estados Unidos están siendo devastados por una crisis de salud mental, y no estamos haciendo nada al respecto. A partir de 2017, las estadísticas muestran que un número alarmante de ellos sufren de depresión y mueren por suicidio. De hecho, el suicidio es ahora la segunda causa principal de muerte entre los jóvenes, solo superada por accidentes.

Después de disminuir durante casi dos décadas, la tasa de suicidios entre los estadounidenses de entre 10 y 24 años aumentó un 56 % entre 2007 y 2017, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Y por primera vez la brecha de género en el suicidio se ha reducido: aunque el número de suicidios es mayor en los hombres, las tasas de suicidio entre las mujeres jóvenes aumentaron en un 12,7 % cada año, en comparación con el 7,1 % entre los hombres.

Al mismo tiempo, la tasa de depresión adolescente se disparó un 63 %, una tendencia alarmante pero no sorprendente, dado el vínculo entre el suicidio y la depresión: en 2017, el 13 % de los adolescentes informaron al menos un episodio de depresión en el último año, en comparación con 8 % de los adolescentes en 2007, según la Encuesta nacional sobre uso de drogas y salud.

¿Cómo es posible que tantos de nuestros jóvenes están sufriendo de depresión y matándose cuando sabemos perfectamente cómo tratar esta enfermedad? Si miles de adolescentes estuvieran muriendo por causa de una nueva enfermedad infecciosa o problema del corazón, habría una protesta pública y un llamado nacional para tomar acción.

Mientras que los jóvenes generalmente gozan de buena salud física, psiquiátricamente son vulnerables. Tres cuartas partes de todas las enfermedades mentales que observamos en adultos ya ha ocurrido a los 25 años. Nuestro fracaso colectivo para actuar frente a esta epidemia es aún más desconcertante, ya que estamos viviendo en un momento en que las personas generalmente aceptan más las enfermedades mentales y el estigma está disminuyendo.

Pensaría que no sería un gran problema ver a su médico de familia o un terapeuta y tratar su depresión como cualquier otro problema médico. Pero los datos sugieren lo contrario: solo el 45 % de las niñas adolescentes que tuvieron un episodio de depresión en 2019 recibieron algún tratamiento, y solo el 33 % de los niños adolescentes con depresión lo hicieron. En contraste, dos tercios de los adultos con un episodio reciente de depresión recibieron tratamiento.

¿Qué explica la epidemia de depresión adolescente y suicidio? Hay muchas teorías pero pocas respuestas definitivas.

Algunos investigadores enfatizan el papel potencial de la exposición a las redes sociales y el uso de teléfonos inteligentes. Existe alguna evidencia de que las niñas, que han mostrado mayores tasas de aumento de la depresión que los niños, experimentan más acoso cibernético debido a su mayor uso de teléfonos móviles y mensajes de texto. Pero la mayoría de los estudios sobre tecnología digital y salud mental son correlacionales y no pueden probar la causalidad.

Las drogas y el alcohol siempre son culpables populares, pero en este caso son una explicación improbable, dado ya que los estudios citados anteriormente controlan el uso de drogas. Además, no hay evidencia de un aumento significativo en el uso de drogas o alcohol en los jóvenes durante el período de estudio.

Es legítimo (aunque controvertido) preguntar si la advertencia de “caja negra” de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) para antidepresivos en 2004, que dice que las drogas podrían causar pensamientos y acciones suicidas en algunos niños y adolescentes, desalentó el uso de estas drogas y sin querer ayudó a alimentar el aumento de la depresión adolescente.

Necesitamos una gran campaña pública para educar a los padres y maestros para que reconozcan la depresión en los jóvenes y aprendan sobre las señales de advertencia del suicidio, como un cambio repentino en el comportamiento, hablar o escribir sobre el suicidio y regalar posesiones preciadas. Deberíamos realizar un examen universal de los adolescentes en la escuela, con el consentimiento de los padres, para identificar a aquellos que sufren de depresión y que están en riesgo de suicidio. Y tenemos que proporcionar fondos y recursos adecuados para satisfacer las necesidades de salud mental de nuestros jóvenes.

Cada día mueren 16 jóvenes por causa del suicidio. ¿Qué estamos esperando?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

MUJERES SE PROTEGEN

Varios organismos inician campaña para exigir y fortalecer atención a víctimas de violencia de género.

$titulo

TURISTAS DAÑAN MACHU PICCHU

Visitantes de Argentina, Brasil, Chile y Francia fueron expulsados de Perú por daños en la mítica ciudadela inca.