<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 23 de agosto de 2021

Proveedores de seguridad

Por MARIOLA URREA CORRES

El ruido que escucho mientras escribo es el propio de una animada terraza de verano. La cafetería cambió de nombre hace tiempo, pero a mí todavía me cuesta renunciar al original Mónaco. El ambiente es relajado mientras los clientes leen el periódico y disfrutan del primer café de la mañana. La escena describe una realidad que, al margen de elementos costumbristas, se define anodina, por obvia y natural. Pero ni es tan obvia, ni mucho menos natural, en otras partes del mundo. Las noticias que llegan de Afganistán sirven para confirmarlo.

Que la vida transcurra con cierta despreocupación y un mínimo de tranquilidad es posible únicamente cuando hay seguridad. Un bien público que no surge por generación espontánea, ni se mantiene sin la inversión adecuada. Algo que parece necesario recordar cuando se disfruta de ella, aunque sea muy evidente si desaparece. En suma, vivir con seguridad es el resultado de una acción política coordinada dentro y fuera de nuestras fronteras, que exige un firme compromiso, además de recursos suficientes y permanentes en el tiempo para hacerla sostenible. También es preciso diseñar procedimientos de control adecuados si se quiere garantizar su eficacia. Por ello, los Estados democráticos dotados de estructuras institucionales sólidas y con una ciudadanía crítica son los sujetos políticos aptos para proveer seguridad, sin comprometer hasta límites inaceptables el ideal de libertad personal. Algo que en modo alguno están en disposición de garantizar esos otros sistemas de corte iliberal.

También la Unión Europea, por su condición de organización internacional de integración y su vocación de actor global, es un sujeto político y jurídico que dispone de instrumentos suficientes para poder contribuir significativamente en términos de seguridad. Así, las consecuencias que previsiblemente arrojará el polvorín de Afganistán constituyen una oportunidad para validar esta afirmación después del estrepitoso fracaso de la Comunidad Internacional sobre el terreno. No me detengo ahora en subrayar el bochorno que representa un país gobernado por talibanes tras veinte años de presencia internacional. Con todo, la urgencia de atender la dimensión humana de la tragedia que representa en lo inmediato la llegada de refugiados me hace insistir ahora en la necesidad de que la Unión Europea, y también España, acierten al administrar una respuesta adecuada para cada una de esas personas que han aterrizado en nuestro país. No se trata solo de un ejercicio de solidaridad internacional, es una expresión de ese pragmatismo basado en principios que orienta la acción exterior de la Unión y que debería contribuir —con conversaciones con los talibanes o sin ellas— a hacer del mundo un espacio más esperanzador en términos de seguridad humana

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas