<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 03 de julio de 2021

PRÓXIMAS CIUDADES (10)

Estación Administración, a la que llegan los que hacen colas y se quejan de tanta lentitud o de la imposibilidad de un ficho; los que protestan por el tiempo perdido y esperan respuestas rápidas, los que buscan datos y no que los enreden, los que necesitan cedularse y, con el tiempo, lograr un pasaporte; los que piden que no haya tanta burocracia ni que para legitimar un papel les pidan otros que hacen falta y nadie lo había dicho; los que quieren salir del país y los que buscan que les expliquen el porqué de un impuesto. Y la estación se llena a diario (menos sábados y domingos) de caras de todos los colores y formas, de hombres y mujeres impacientes que miran o los miran con cara de revólver mientras hablan solos (por lo común maldicen), de los que abren paraguas para protegerse del sol o de la lluvia y de vendedores de chicles y confites, cuando no de los que venden café y fritan empanadas.

La ciudad moderna es un movimiento continuo de ciudadanos que quieren ponerse en orden con el Estado, ya en procesos de identificación o de permisos de salida, pago de impuestos y reclamos por errores cometidos, necesidad de auxilios o presentación de denuncias por algún desorden, sea legal o delincuencial. Y en estos trámites, que a veces se multiplican, se pierde tiempo debido a que todo está centralizado (salvo las inspecciones de policía) en lugar de estar esparcido a lo largo de la ciudad para que el ciudadano tenga cerca la presencia del Estado y así resuelva sus problemas de manera que vea que la administración es efectiva y los impuestos no se pagan en vano.

La centralización del Estado es un modelo viejo e ineficiente que no responde a las dinámicas de la ciudad, a la par que desconoce las periferias y ya se sabe qué pasa cuando la administración no está presente. El Estado debe funcionar como las entidades financieras que, teniendo un banco central, se abren a la ciudad como una molécula, poniendo su servicio de soluciones bancarias y cajeros al alcance de cualquiera. Y es que muchas cosas, debido a la funcionalidad de la informática y la impresión (lo que permite también tomar fotos e imprimir plásticos), se pueden descentralizar: obtención de pasaportes, cedulación, pago de impuestos y reclamos, obtención de documentos de ciudad etc. Si la ciudad dice que se moderniza, debe ser cierto.

Acotación: El Estado debe estar presente en cada zona de la ciudad no solo para resolver problemas sino para tener más credibilidad. Y así, mientras presta sus servicios con eficiencia, el ciudadano estará acompañado. Y algunos podrán decir que para eso está la virtualidad y muchos aspectos de la Cuarta Revolución Industrial, pero no. Esta aleja al ciudadano del Estado y ambos se convierten en fantasmas y en conectados desenchufados

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas