<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

¿Qué tan altos son los impuestos en Colombia?

Es difícil argumentar que los impuestos en Colombia sean bajos, y es aún más difícil ser optimista respecto a la capacidad del Estado para aumentar su recaudo en el mediano plazo.

29 de agosto de 2023
bookmark
  • ¿Qué tan altos son los impuestos en Colombia?
  • ¿Qué tan altos son los impuestos en Colombia?

Por Javier Mejía Cubillos - mejiaj@stanford.edu

La discusión respecto a qué tan altos son los impuestos en Colombia es complicada. Lo es porque, además de las controversias ideológicas que este tipo de conversaciones despiertan, el sistema tributario del país es bastante complicado. Hay tantos tipos de impuestos, cada uno de ellos con su propia serie de tarifas, deducciones y exenciones, que es difícil, incluso para uno como individuo, saber cuánto realmente paga de impuestos. Lo que quiero hacer hoy, entonces, es ofrecer una mirada panorámica para ayudar a identificar, en medio de tantos detalles, los elementos esenciales para responder la pregunta de qué tan altos son los impuestos en el país.

Para empezar, el Estado colombiano recoge algo más del 20% del PIB. Es decir, de toda la riqueza generada por la sociedad cada año, el Estado se apropia de cerca de un cuarto de ella. Qué tan justo sea esto es una discusión interesante en la que no entraré. Lo que quisiera señalar es que esa cifra está en el rango medio de países con ingresos similares (véase gráfico). Esto es importante mencionarlo porque países con mayores ingresos, donde los excedentes productivos son más altos, tienden a tener mayores recaudos tributarios. Por tanto, cuando muchos dicen que en Colombia se pagan pocos impuestos porque en Francia o Italia, por ejemplo, el recaudo es superior al 40% del PIB, ignoran que ningún país con el nivel de ingresos de Colombia logra recaudar una cifra equivalente.

Entonces, quizá la primera conclusión es que en Colombia el recaudo es más o menos el que uno esperaría de un país con su nivel de ingresos.

Ahora bien, la estructura tributaria importa y en Colombia, el rasgo más resaltable de esta es que recae extraordinariamente sobre impuestos indirectos, impuestos al consumo o al valor agregado, en particular. Esta es una segunda conclusión. Mientras en un país promedio de la OCDE los impuestos al consumo y al valor agregado representan cerca del 30% del recaudo total, en Colombia esta cifra es superior al 40%. Adicionalmente, la pequeña fracción que se recauda de forma directa está primordialmente compuesta por tributación corporativa. Las empresas, a través de tributos directos, terminan contribuyendo 3 veces más de lo que aportan los individuos. Así, en Colombia el impuesto de renta individual contribuye menos del 7% de todos los ingresos tributarios y el de empresas cerca del 25%, mientras que, en Francia e Italia, los individuos aportan el 21% y el 26%, respectivamente, y las firmas cerca del 2%.

No son entonces sorprendentes los reclamos de gremios que describen cómo, en Colombia, los impuestos a las empresas son exorbitantes. Según datos de Tax Foundation, en 2022 Colombia estaba en el puesto 4 de los países con mayores tasas legales del impuesto sobre la renta de sociedades (35%). En este ranking, Colombia solo era superada por Comoros, Puerto Rico, y Surinam. Piensen que esta tasa es del 25.83% en Francia y del 27.81% en Italia.

Dicho esto, en la práctica no todas las empresas colombianas pagan una tasa del 35%. De hecho, dado el gigantesco tamaño del sector informal, es muy factible que la mayoría de las empresas del país realmente no declaren sus rentas o las infravaloren drásticamente. Este es bien sabido el caso, incluso, de muchos negocios grandes en sectores como la distribución de alimentos y el comercio. Mientras tanto, la tasa efectiva de las empresas que sí son detalladamente observadas por la DIAN suele ser superior al 35% -en algunos sectores, como los hidrocarburos, aquella es cercana al 70%- y la reforma tributaria aprobada el año pasado no hizo más que profundizar esto. Así, si agregamos además el hecho de que la inmensa mayoría de las empresas formales del país son pequeñas, no es de extrañar que cerca del 80% del recaudo de sociedades venga exclusivamente de grandes contribuyentes, es decir, de poco menos de 2,500 empresas formales.

Tenemos entonces aquí una tercera conclusión: los impuestos a las empresas en Colombia son particularmente altos y estos reposan, en su mayoría, sobre un puñado de firmas grandes.

Finalmente, usted quizá haya declarado renta en las semanas recientes y esté sorprendido al observar lo poco que aporta ese impuesto a las finanzas del Estado. Esto se debe a que las tasas máximas son algo bajas comparadas con países de la OCDE y la base de contribuyentes es bastante pequeña, ya que el umbral de ingreso para empezar a contribuir es superior al ingreso medio. Entonces, es un impuesto al que la mitad más pobre no está sujeto y al que el 0,1% más rico debe pagar relativamente poco.

Y aunque esto lleva a muchos a señalar que los individuos pagan pocos impuestos en Colombia, ignoran las dos conclusiones presentadas previamente aquí. Por un lado, los dueños de las empresas más grandes pagan impuestos muy altos a través de ellas y las clases bajas ven buena parte de sus ingresos diezmarse por impuestos indirectos.

Considerando todo esto, es difícil argumentar que los impuestos en Colombia sean bajos, y es aún más difícil ser optimista respecto a la capacidad del Estado para aumentar su recaudo en el mediano plazo. Los espacios de alto potencial de recaudo ya tienen cargas bastante altas. Mientras la estructura productiva del país no cambie, esto tampoco cambiará. Por tanto, la conversación sobre tributación en el país debería reconectarse a la discusión sobre productividad y crecimiento de largo plazo. Solo con el aumento del nivel de ingresos y la reducción de la información surgirán oportunidades de aumento tributario significativas.

Image

Sigue leyendo

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*