<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Carmen Elena Villa Betancourt
Columnista

Carmen Elena Villa Betancourt

Publicado el 30 de diciembre de 2020

Querido 2020

Querido 2020: Sé que no eres una persona y por lo tanto, que esta carta no podrás leerla. Sin embargo, a modo de catarsis y también de categorización de muchas experiencias vividas, quise escribirte.

Hace un año te esperábamos con ilusión ya que un cambio de década siempre marca un nuevo tiempo y muchos vimos con optimismo este entrado siglo XXI. Te recibimos en medio de las fiestas, los brindis, la quema del Año Viejo, las uvas, las vueltas a la casa con maletas y algunos, con una oración por el Año Nuevo. Solo habían pasado siete días desde tu llegada cuando, al recibir las noticias del día en mi correo electrónico, leí una que me preocupó, aunque no mucho: “Un misterioso virus pone a la gente nerviosa en China y el resto de Asia”, decía la quinta de las cinco noticias más importantes en “Buenos Días CNN”. Me apenaba saber que eso estaba ocurriendo al otro lado del planeta pero pensé, como he pensado con otras nuevas enfermedades, que ese virus no llegaría a este lado del océano. Pero el 22 de enero, y esta vez en primera plana, se hablaba nuevamente del misterioso virus: “Estados Unidos reportó su primer caso confirmado de un nuevo virus que apareció en Wuhan, China, (...) El coronavirus ya enfermó a cientos y mató a varias personas en Asia”, dijo ese día CNN.

Querido 2020, un virus diminuto, presente en unas gotitas de saliva o moco, cambió en grandísima parte tu rumbo (¡y el nuestro!). Solo tenías dos meses de nacido cuando comenzaron a introducirse a nuestro vocabulario términos como pandemia, mascarilla, zoom, distanciamiento social, cuarentena voluntaria, cuarentena obligatoria, pico y cédula, alcohol gel, “¡no te toques la cara!”, salvoconducto, asintomático, reinventarse, “nueva normalidad”, teletrabajo, webinar, murciélago (maldito por muchos) entre otros.

Nos cambiaste los planes, nos obligaste a estar lejos de muchos seres queridos (aunque solo físicamente porque este virus no mata el cariño) y a algunos te los llevaste para siempre. Sin embargo, propiciaste que pudiéramos compartir más en familia, que sacáramos nuestra creatividad para mantener el contacto y la preocupación por quienes queremos y, que por cuestiones de cuarentenas o distanciamiento social, no pudimos tener cerca. Nos hiciste valorar elementos de la vida cotidiana tan sencillos como tener salud, darnos un abrazo, ir a trabajar, a estudiar o disfrutar de un buen concierto. Algo que dábamos por sentado pero que (ya aprendimos) no siempre es tan obvio.

Querido 2020, en el fondo no fuiste tan malo. En esta crisis sanitaria vimos a varios héroes (que he mencionado con orgullo y con los ojos encharcados en anteriores columnas). Tuvimos tiempo para estar en casa, conocer más a quienes vivimos y fortalecer lazos familiares. Ahora que te vas, quiero decirte que muchos vemos a tu sucesor (Don 2021) con esperanza. Si no es por la vacuna, que esperemos, pueda protegernos de ese peligroso bicho, lo será quizás por la hermandad entre personas y naciones que surge siempre tras grandes catástrofes. ¡Gracias 2020 por todo lo que nos enseñaste entre lágrimas, encierros y estornudos y bienvenido a nuestra vida el 2021!

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas