<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Se empieza a enderezar lo que estaba torcido

Nuestros nuevos gobernantes deben concentrar su atención en los problemas que tenemos como sociedad para que fluya la energía en las soluciones estructurales y menos en las obsesiones fatuas.

31 de octubre de 2023
bookmark
  • Se empieza a enderezar lo que estaba torcido

Por Juan Camilo Quintero M. - @JuanCquinteroM

Las pasadas elecciones nos dejan muchos aprendizajes de cara al futuro. Veamos. La mayoría de los antioqueños estamos luchando para que la izquierda populista, mentirosa y mal administradora de recursos no se apodere de nuestro departamento. Es evidente que en Antioquia somos mayoría los que creemos en las diferentes libertades, la del libre mercado, la individual, la de la democracia, la del emprendimiento empresarial, etc. En suma, no creo equivocarme, al afirmar que entre los antioqueños hay un consenso en que aplicar un capitalismo consciente, no solo es urgente, sino tal vez la clave para salvar a la raza humana en el futuro próximo.

Pero también es claro que la incertidumbre nos asalta. El futuro cercano plantea demasiadas encrucijadas y requiere calma y líderes ya no solo ponderados, sino preparados para esta labor. Y esta quizá sea la clave de todo, nuestro presente adolece de pocos liderazgos que lleven nuestra sociedad a buen puerto. La política ha llegado a niveles inimaginables de degradación que evidencian el afán de alcanzar el poder por el poder. Alianzas maléficas, corrupción, vanidades y egos han desplazado valores fundamentales como honradez y sinceridad. La noche oscura reclamó de toda la sociedad una movilización que hoy nos permite con esperanza que se retome el rumbo perdido.

Hoy en Colombia, como diría Otto Scharmer, “se lidera hacia una organizada irresponsabilidad”. Tenemos que salir de una visión nacional fatalista, democráticamente demostrar que el país no necesita ni incendiarios, ni populistas, mas bien líderes de visión holística y habilidades gerenciales para resolver los problemas estructurales de nuestra nación.

Urgen líderes que construyan “menos desde el Ego y más desde el Eco”. La energía sigue la atención, por esto, nuestros nuevos gobernantes deben concentrar su atención en los problemas que tenemos como sociedad para que fluya la energía en las soluciones estructurales y menos en las obsesiones fatuas. Liderazgos conscientes, capaces de romper los patrones del pasado frente a las prácticas corruptas, romper la linealidad de estas prácticas de manera contundente y, para ello el poder ciudadano es fundamental. Esto es menos mesianismo y más empoderamientos colectivos, más inteligencia colectiva, una ciudadanía que se adueñe de su destino y haga a un lado la pasividad y permisividad que hoy nos tienen en jaque como sociedad.

Hoy, más que nunca, estoy convencido de que para liderar un territorio, inclusive para aspirar a ser candidato a algún cargo público, por insignificante que pueda parecer, es absolutamente necesario contar con unas condiciones éticas y profesionales probadas hasta el cansancio. Nuestros líderes deben ser faros que nos guíen a través de la noche. Qué falta les hace a muchos de nuestros líderes mirarse más internamente, sanarse y así entender que su responsabilidad no es con ellos, sino con la sociedad y con la historia que en últimas es quien siempre los juzgará.

Por fin regresa la alianza de Medellín y Antioquia.

Sigue leyendo

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*