<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 04 de junio de 2019

Sexting

«No puedo más». Verónica, de 32 años y madre de dos niños pequeños, se quitó la vida el pasado sábado 25 de mayo después de que una serie de vídeos de contenido sexual grabados hace cinco años llegaran al «smartphone» de su marido. Verónica había soportado las risas, los corrillos y los cuchicheos de compañeros de ambos sexos en la planta de camiones de Iveco en un populoso distrito madrileño. Desde hace un mes, los vídeos corrían como la pólvora por la planta sin que nadie hiciera nada por frenar una situación que no era nueva. Hace cinco años, cuando fueron grabados, ya circularon del mismo modo, pero entonces Verónica no estaba casada ni tenía dos hijos. Primero se enteró su cuñada, que también trabajaba en la factoría, y luego su esposo. Algunos compañeros reconocen que se tomaron la situación a la ligera, como una broma, pensando que Verónica soportaría la presión, porque los problemas ajenos siempre parecen menos que los propios. Verónica deja viudo y dos niños huérfanos. Y deja además una profunda desazón entre sus compañeros y entre muchos de nosotros, que a buen seguro hemos compartido por el celular memes y demás chorradas, algunas más que subidas de tono, sin que nos importara un carajo si los involucrados habían consentido o no su divulgación.

El sexting, la difusión de imágenes y vídeos subidos de tono a través de los móviles, es bastante habitual. No seré yo quien vaya de mojigato ni se rasgue las vestiduras, que el papel de fariseo me va tanto como el del forzudo Thor, pero deberíamos de empezar a tomar conciencia de que las payasadas que hacemos con el móvil –un invento muy útil que a menudo carga el diablo– tienen repercusiones en la vida real. Y que una cosa es jugar un rato y otra banalizar hasta el extremo los asuntos del sexo, con los riesgos que eso trae.

En Colombia, la extorsión por sexting se ha disparado un 900 % en los últimos diez años. Dos de cada tres víctimas son mujeres, entre los 16 y 28 años y el resto hombres con un promedio de edad de 45 años, aunque las denuncias de varones apenas representan un 10 % del total. Las denuncias son solo la punta del iceberg. Ante el aumento de los casos, los legisladores tratan de establecer claramente el delito de sexting y las penas de cárcel.

Este paso es crucial si tenemos en cuenta que el 60 % de los niños latinoamericanos recibe su primer teléfono móvil a los 12 años. Según un análisis sobre el sexting, hecho a partir de 39 estudios en los que participaron 110.380 jóvenes, el 15 % aseguró haber enviado material sensible y el 27 % haberlo recibido.

En este caso, como en otros, el refranero es sabio. Y es que ya se sabe que quien juega con fuego se termina quemando. Y como las llamas nos hipnotizan a casi todos, bien haríamos en cuidarnos de lo que compartimos y con quien lo hacemos, y en hablar con franqueza con quien corresponda sobre los riesgos del intercambio de imágenes y de que, en caso de querer jugar con fuego, mejor utilizar la imaginación. Y si no, una máscara al menos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

DA VINCI EN LA UPB
En la Universidad Pontificia Bolivariana se abrió al público la maravillosa exposición Da Vinci 500.

$titulo

ALEJANDRO TOLEDO
El cuestionado expresidente peruano, que huía de la justicia de su país, al fin fue capturado en EE.UU.