<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 25 de junio de 2022

Sobre desigualdades peligrosas

Estación Diferencia (que también puede ser Cuidado, Atención, Alerta), a la que llegan los que habitan las brechas económicas (mirándose de reojo); los altos, acompañados de bajos y los gordos, de flacos; los de los países del norte, hablando de los países exóticos del sur; los muy leídos y los analfabetos, los aliviados y los enfermos, los de pelo indio y los que lo tienen rizado, los de pigmentación variada y los decolorados, los que hacen dieta y los que no paran de comer, los creyentes y los que ya no creen (que a veces discuten como diablos), los que cuentan billetes frente a otros que cuentan monedas, los que obtuvieron la visa y los desvisados (valga la palabra), los que toman tetero y los que ya usan bastón, en fin, la igualdad (que parece que ni siquiera es absoluta entre mellizos) solo pareciera posible en que nacemos y morimos. De ahí en adelante, viviendo, las diferencias son bien claras, incluso entre los dioses, los exoplanetas y el uso del tiempo.

Si todos fuéramos iguales e hiciéramos lo mismo, ya habríamos desaparecido, pues es claro que se requiere la diferencia para poder interactuar, desarrollar inteligencia (que se nutre de confrontaciones), realizar transacciones económicas y poder procrear. La igualdad solo se da en matemáticas, que sirven para mostrar diferencias de medida y de peso, cálculos diferenciales y posibilidades de igualación, como pasa en el álgebra. Así que la igualdad, como dice Baruj Spinoza, solo sirve para que de dos conceptos iguales uno sobre, pues ocupa el lugar que debería cubrir la diferencia. Sin embargo, frente a la igualdad (que ni las utopías conciben), se da la equidad: a cada cual lo suyo según lo que haga y las necesidades que tenga, lo que implica lo básico para vivir con dignidad y poder producir (y aprender) para bienestar de todos.

El miedo nace de la desigualdad. Un pequeño ejército le temerá a uno más grande y mejor armado; una economía del primer mundo, a una desastrosa del tercero (que es la que genera la emigración); una ciudad, a los desplazamientos del campo (lo que produce sobrepoblación y problemas de ubicación); la riqueza desmedida, a la máxima pobreza (delincuencia, supervivencia); la democracia, al totalitarismo, etc. Y para evitar ese miedo, solo se requiere que haya paz y pacto social, independencia alimentaria y equidad. Y necesidad de vernos en un planeta que tenemos que rescatar porque es lo único común a todos. El miedo nace de que, si no hay vida en orden, el desorden nos acaba.

Acotación: La desigualdad tiene un problema: aumenta de manera geométrica cuando esta se desconoce. Pasa con las enfermedades, la falta de educación y con economías de brecha amplia como las nuestras. Y si bien una sociedad de iguales no funciona (se requiere de escalas de ascenso), una equitativa sí, para que no haya miedo 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas