<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Arturo Guerrero
Columnista

Arturo Guerrero

Publicado el 29 de diciembre de 2021

Tatuajes: el país portátil

En 1994 se estrenó una película neozelandesa que trajo al mundo una visión de la remota cultura maorí. Dos elementos maravillaron a la audiencia criolla: los tambores y cantos de guerra, y los tatuajes en cierto modo también de guerra. Hacían gala de ellos los polinesios en un campo deportivo, para amedrentar a sus contrincantes.

Se llamaba en inglés, con una sonoridad imposible de reproducir en español: “Once were warriors”. “Alguna vez fuimos guerreros”, fue la traducción apegada al significado de cada palabra. Los maoríes se tatúan para infundir pavor sobrenatural entre sus enemigos. La cinta elevó esta práctica a estremecimiento estético, difícil de olvidar.

Hoy entre nosotros los jóvenes llenan su piel de colores, textos y dibujos, y la pasean como honra entre los perplejos transeúntes. Cada día hay más, hombres y mujeres convertidos en vallas movedizas. Otra película mil veces premiada, puede servir para identificarlos: “País portátil”, Venezuela 1979. Los tatuados son nuestro país portátil.

Para exhibir sus ilustraciones, las muchachas andan en atavíos breves: shorts, blusas de manga sisa, escotes valientes. Los hombres las imitan, se ajustan pantalones de safari, desechan las camisas paternas de manga larga, amarran al pelo una pañoleta para cerrar el atuendo.

Las pinturas corporales son máscaras del cuerpo. Destierran la monotonía de la piel, la barnizan con una segunda naturaleza humana. Se esfuerzan por divulgar una estética rigurosamente individual. Es difícil encontrar dos tatuajes iguales, cada cual es una doble declaración de independencia, tanto del protagonista como del artista que interpretó su ansia de singularidad.

Imposible conjeturar cómo llegó esta práctica a nuestro XXI, desde las culturas pretéritas que le dieron interpretaciones quiméricas. Lo cierto es que hoy son marca de una generación y tal vez de la inmediatamente anterior. Cada tatuaje clama, hace del silencio un alarido.

Definitivamente los tatuados no quieren parecerse al resto de los humanos. Algo dicen, sin procurar ser interpretados ni escuchados. Son una comunidad con reclamos clandestinos, dirigidos quizá a los pájaros o a los exoplanetas que desde el 25 de diciembre aguardan al nuevo telescopio capaz de ver lo que las divinidades ensayaron hace trece mil quinientos millones de años

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas