<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Diego Londoño
Columnista

Diego Londoño

Publicado el 20 de enero de 2020

Definitivamente, ¿dejó de sonar el Carlos Vieco?

Una promesa que no se cumplió, un silencio cómplice que enmudeció la mística pasada de las distorsiones, la trova, el rap, la poesía, el punk, la música carrilera, el vallenato, el metal, el rock. Ese es el presente de uno de los teatros más queridos por la gente en Medellín, el Teatro Carlos Vieco Ortiz, casa de recuerdos musicales inolvidables para muchos medellinenses, recuerdos sonoros como Mederock, El Festival Internacional de Poesía, Altavoz, Feria de las Flores, Noche de la Parranda, Festival Nacional de la Trova, entre muchos otros encuentros de recuerdo imborrable.

En estas mismas páginas del periódico El Colombiano, el mes de marzo de 2016, se puso en evidencia el abandono y descuido de este lugar. La maleza se lo tragó y su parte estructural estaba en un evidente riesgo de colapso. Los entes gubernamentales respondieron a ese llamado de atención con una promesa de restauración y mejora, no solo del teatro sino de todo el complejo del cerro Nutibara. Ante nuestra publicación, el mismo alcalde respondió: “La decisión mía es arreglarlo. Ya están los recursos garantizados. Toda la renovación del cerro Nutibara, incluido el teatro Carlos Vieco, tiene un costo de 41 mil millones de pesos. Lo haremos en 2019, un saludo a todos. Fico”. Y efectivamente, al parecer, iniciaron algunas obras dentro del cerro, pero el teatro se quedó nuevamente mudo.

Este lugar es patrimonio, tradición, memoria, carriel, tatuaje, cabellos largos, despechos, gritos de felicidad, corazón y no decisión del gobernante de turno, es nuestro, es de la música, de las artes, es uno de los templos públicos que deberíamos defender a toda costa.

El año 2020 inicia con la misma incertidumbre para este lugar y con la resaca moral de no haber sido resulta en cuatro años de gobierno, o por lo menos no hay información clara sobre el avance de obras o entrega de la restauración. Ahora, con un nuevo mandatario en la Alcaldía de Medellín, como ciudadanos y consumidores de arte y cultura, también nos vemos en la obligación urgente de recordarle a nuestro nuevo alcalde los pendientes de su antecesor, entre ellos, sacar de la maleza devastadora y penosa, a uno de los míticos escenarios representativos de los paisas, el teatro al aire libre Carlos Vieco.

Señor Daniel Quintero Calle, alcalde de Medellín; señora Lina María Gaviria, Secretaria de Cultura, como ciudadanos de Medellín, estamos esperando la ejecución de la obra de nuestro querido teatro prometida por el anterior alcalde, ¿contamos con ustedes?, ¿será entregado en 2020?

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

DONACIÓN DE BIBLIOTECA
La biblioteca del fallecido periodista Javier Darío Restrepo, irá a la Universidad Minuto de Dios, en Bogotá.

$titulo

PABLO ARMERO
De nuevo, el exjugador de fútbol se ve envuelto en líos por infracciones de tránsito, esta vez en Cali.