<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Vergüenza ciudadana

Definitivamente, el alcalde Quintero y algunos de sus funcionarios, llegaron a sus cargos, no para prestar un servicio a la comunidad, sino para enriquecerse y disfrutar del poder.

23 de noviembre de 2023
bookmark
  • Vergüenza ciudadana

Por Juan Gómez Martínez - opinion@elcolombiano.com.co

Nunca se había visto lo que ahora ocurre en Medellín. La destitución de un secretario, por parte del Concejo del Distrito, es algo que nunca había pasado, pero que había que hacerlo. Los gastos de lo que llaman “caja menor”, que no existía y que ahora se aprovecha para almuerzos con los amigos, para aumentar los viáticos, para gastos personales, es algo que debe tener una sanción como ha ocurrido con la destitución del secretario Privado de la alcaldía de Daniel Quintero.

El alcalde y sus secretarios tienen un sueldo y de ese ingreso, deben salir esa clase de gastos y no apelar a la llamada caja menor, que se vuelve en un sobresueldo injustificado. Lo demás, es algo que, según mi parecer, se convierte en una falta grave que debe sancionarse.

Un funcionario que no cumplió con el deber de asistir a las citaciones del Concejo y de sus comisiones, sin justificación alguna, es sujeto de sanción por parte del organismo como ha ocurrido. Dejó de presentarse en 18 oportunidades sin explicar el porqué de su ausencia.

No cumplió, el secretario sancionado, con la solicitud de explicar por qué se le aprobaron al alcalde Quintero 20 millones de pesos al mes, para pagar almuerzos y cenas y mercados. Cosa que se convierte en un sobre sueldo que se hace, sin razón alguna, para gastos suntuarios en restaurantes lujosos, para mercar y para domicilios.

Un informe preliminar de la Contraloría de Medellín afirma que los gastos del despacho de la alcaldía Quintero, entre 2022 y la mitad de año de 2023, fueron de 117 millones sin justificación y que no fueron urgentes, ni imprevistos, ni necesarios.

Definitivamente, el alcalde Quintero y algunos de sus funcionarios, llegaron a sus cargos, no para prestar un servicio a la comunidad, sino para enriquecerse y disfrutar del poder. Bien hace el Concejo del Distrito en investigar y sancionar a quienes aprovechan el cargo para su beneficio personal.

El Concejo Distrital ha dado un gran ejemplo al sancionar al funcionario que no cumple con su deber. Esperamos que se siga investigando y sancionando a quienes se aprovechan del cargo para su propio beneficio y hagan a un lado el trabajo por la comunidad y por el engrandecimiento de la ciudad de Medellín.

Quienes abandonaron el recinto del Concejo para no comprometerse al votar por la sanción al secretario indigno, deben temer por la sanción futura de la comunidad al no votar por quienes carecen del valor y dignidad de preferir su ciudad antes que a los políticos que no tienen vergüenza.

La democracia verdadera sirve para apoyar a los ciudadanos dignos o para sancionar a aquellos que prefieren su cargo al cumplimiento del deber que demanda el pueblo en su sabiduría. Las elecciones futuras dirán la última palabra. Recordemos que con nuestro voto debemos llevar a los mejores a los cargos públicos y rechazar a quienes se aprovechan de las dignidades que da la democracia.

Sigue leyendo

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD