<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

Al oído de la oposición

Lamentablemente la dinámica gobierno - oposición tiene en Colombia un ritmo marcado por el gran poder seductor del presupuesto público
Publicado el 08 de noviembre de 2022

Se acaba de aprobar en el Congreso la Reforma Tributaria con la siguiente votación: en la Cámara de Representantes 125 votos a favor y 20 en contra, y en el Senado 73 contra 13. Una verdadera aplanadora la que ha logrado construir el gobierno de Gustavo Petro.

Con esas cifras contundentes no es fácil hablar de oposición hoy en Colombia. Menos con el engranaje político que se ha venido consolidando que parece hacerle homenaje al realismo mágico. Empezando porque un partido que se llama Conservador y cuyo ideario gira alrededor de la defensa de la propiedad privada, la empresa y los valores tradicionales, apoya hoy al gobierno de Petro. Y no tímidamente ni por los laditos sino de frente: con declaratoria oficial como partido de gobierno. Y lo más deplorable es que ese apoyo no tiene nada que ver con que el Partido Conservador haya cambiado de ideas, sino con el tamaño de la chequera del Gobierno y el gran interés que ella les produce a los parlamentarios que manejan dicho partido.

Pero ese caso termina siendo solo una anécdota porque el Partido Conservador hace muchos años decidió escampar siempre al lado del Gobierno. Sin importar quién esté al mando o qué proponga. Esta actitud se ha convertido en el patrón de casi todos los partidos políticos. Lamentablemente la dinámica gobierno - oposición tiene en Colombia un ritmo marcado por el gran poder seductor del presupuesto público.

La sociedad queda en una cierta desprotección, por cuanto la oposición es un elemento central de cualquier ejercicio democrático: la oposición critica, la oposición propone, la oposición advierte, pero sobre todo, la oposición frena el avance del poder del gobierno que por su propia naturaleza tiende a crecer y a ser objeto de abuso. Esa es una labor fundamental en cualquier sociedad. Es una garantía de los derechos de todos, incluso de quienes son afectos al gobierno.

¿Hay oposición hoy en Colombia? ¿Cuál es y qué futuro tiene?

Hemos visto, como primer acto de oposición, una serie de marchas. La primera convocó mucho más de lo que se creía. La segunda también. Sobre todo en Medellín. Y ya la tercera fue más discreta y pasó casi inadvertida. No es nuestro papel juzgar qué tipo de ejercicio de oposición es bueno o no, pero es importante que se tenga en cuenta que, en el terreno de las marchas, la oposición de centro y derecha muy seguramente va a perder la carrera contra una izquierda que si algo sabe hacer es marchas. Sabe cómo movilizar la gente y además tiene sectores militantes, cosa que no sucede en el centro y la derecha, donde la mayoría de la gente simplemente vive su vida normal.

A lo anterior añadan el hecho de que, a medida que avance el gobierno, crece el riesgo de que los programas sociales se utilicen como base para movilizar gente a su favor. Si, como se ha anunciado, la política social va a ser crear nuevas y gigantescas entidades que le lleven a la gente bolsas de comida a la casa (en lugar de las ya probadas transferencias monetarias), o crear ejércitos de funcionarios para llevar salud a los hogares, tanto en la burocracia de esas organizaciones como en sus beneficiarios hay base para la movilización.

En teoría basta que vayan y le digan a la gente que el próximo gobierno les va a quitar las ayudas. Tal y como lo hizo el propio movimiento de Petro cuando trató de retener el poder en Bogotá. Empeño en el que finalmente fracasó.

Hemos visto, también, ejercicios inteligentes de oposición, que aunque por ahora no hayan dado muchos frutos, pueden ser el comienzo de algo. Están las reuniones del ex presidente Álvaro Uribe con el presidente Petro: al anunciar una posición crítica pero constructiva y selectiva, reconociendo y respetando la legitimidad del mandatario, Uribe muestra la línea de lo que puede ser un movimiento futuro capaz y sólido. Están también ejercicios desde tribunas de opinión como la de Germán Vargas Lleras, quien a través de sus columnas hace críticas puntuales y fundamentadas a las intenciones del gobierno, concretas y con cifras en mano.

Tiene ahora la oposición una primera responsabilidad, que es la de organizarse y ponerse seria para enfrentar la andanada de reformas que podría plantear este gobierno. Si, como se ha anunciado, vienen reformas laborales, pensionales y de salud, la oposición va a necesitar gente capaz de decir algo serio y concreto, no que en las barras del recinto se está haciendo brujería.

Pero tiene también una responsabilidad mucho mayor, y es la de conformar una alternativa capaz de medirse en 2026 con el candidato del Pacto Histórico. Ese movimiento ya trabaja en la próxima campaña y tiene claro su objetivo: al menos tres períodos presidenciales, para lo cual tendrá a su favor la chequera y la estructura del gobierno.

De modo que el reto para la oposición de centro y de derecha en 2026 es grande. Pero fácilmente puede naufragar si vuelven a una competencia de rencores e individualidades. La misma que durante 20 años ha mantenido dividida a la oposición venezolana y le ha hecho la vida fácil a Chávez y a Maduro . .

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS