<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

Cien días

Este ha sido un tiempo en el que ha brillado la retórica encendida y la poca administración.
Publicado el 15 de noviembre de 2022

Colombia llega a ese primer hito que son los cien días de Gustavo Petro en medio de un contraste de situaciones que reflejan al menos una imagen de lo que es el actual gobierno.

Por un lado, el presidente despliega un discurso apocalíptico en la Cop27 en Egipto y luego en una universidad parisina: en ambos eventos advierte sobre una inminente extinción de la especie humana por cuenta del cambio climático. Dice, por ejemplo, que si nuestro país usa sus reservas de carbón la humanidad entera perecería.

En Colombia mientras tanto su fanaticada retoma el discurso y lo proclama como nuevo líder mundial, tal vez sin darse cuenta de que desde hace más de cuatro décadas los científicos le vienen advirtiendo al mundo de la gravedad del fenómeno y políticos como Al Gore sacudieron al mundo con lujo de detalles, hace ya 16 años, con su libro Una verdad incómoda.

Y de manera casi simultánea en Colombia nos enteramos de que la acción de Ecopetrol, nuestra empresa más grande, que fue estrella de las bolsas de valores, sale del índice Msci Colcap, por el doble efecto de la desvalorización del título y la devaluación del peso colombiano, que han ocurrido en medio de confusos y caóticos anuncios sobre el rumbo de la economía, y sobre la no exploración de más petróleo, en un gobierno que no parece ponerse de acuerdo internamente.

El contraste de estas dos noticias es muy simbólico de lo que han sido los primeros cien días de Petro: tenemos un mandatario que parece más interesado en proyectarse como profeta y salvador de la humanidad, que como administrador de los asuntos concretos del país.

El plato fuerte de estos meses de gobierno ha sido el discurso y la retórica, cargados ambos, en todos los casos, de un tono hiperbólico y dramático. No criticamos al presidente por dar importancia a la retórica: por el contrario, esta es esencial en el liderazgo político.

Nos preocupa sin embargo su tendencia a escalar hasta el extremo. Basta repasar las frases más recientes de Petro: la humanidad está a punto de extinguirse, Estados Unidos está destruyendo a las economías del mundo, se ha destruido la economía alemana (un día antes de que ella reportara muy buenos números), esta es la peor temporada de lluvias de los últimos 40 años (cuando tuvimos a La Niña de 2010 y 2011), tenemos uno de los peores sistemas de salud del mundo (en contra de numerosos estudios e indicadores), y así cada día va dando más puntadas para escribir su versión moderna del apocalipsis.

Mientras tanto, la administración pública languidece en medio de la falta de liderazgo, de la inexperiencia de algunos funcionarios que empezaron a lanzar propuestas a diestra y siniestra sin haberlas estudiado, de los enfrentamientos entre varias carteras, y de un presidente que a veces está ocupado salvando al mundo y otras veces llega tarde o no llega a sus compromisos.

¿Cuál es el propósito de Petro planteando estos escenarios? Habría que decir que, más que un propósito, es su estilo de liderazgo: vender la idea de que todo está terriblemente mal para poder ambientar la idea del salvador. Pero el problema es que todas estas afirmaciones no necesariamente concuerdan con la realidad y el presidente se entusiasma tanto con la oratoria que termina preso de ella y no parece aportar soluciones prácticas.

¿O acaso, en el corto plazo qué se puede hacer distinto de lo que ya está haciendo el país con la transición energética? ¿O de verdad se cree que sustituir las EPS por un sistema estatal es solución?

En estos 100 días el gobierno ha obtenido logros como hacer aprobar la reforma tributaria, la apertura de la frontera y el comercio con Venezuela y el anuncio de la Paz Total. Habrá que esperar a ver el impacto de cada uno de ellos.

La tributaria en la medida en que ha caído de manera descomunal sobre las empresas que mueven la economía y producen la riqueza, y sobre los productos que consume la gente.

La Paz Total que tal como está planteada, por ahora, no demuestra que en verdad vaya a traer tranquilidad al pueblo colombiano. Por el contrario, la propuesta de perdonar y volver a perdonar a los peores criminales, una y otra vez, es de lo más contraproducente para crear una cultura de paz y convivencia en un país.

Y la apertura de la frontera, per se positiva, ojalá logre ganar confianza de uno y otro lado lo cual no es fácil con dos gobiernos o regímenes dedicados a pelear con el sistema capitalista.

Han brillado quienes por su trayectoria han mostrado algo de sensatez en medio del caos. Caso por excelencia es el del ministro José Antonio Ocampo, quien hasta ahora ha impedido que se concrete el descalabro de cortar de tajo la nueva exploración de petróleo y gas en Colombia. Idea bajo la cual, para salvar a la humanidad (lo cual es absurdo teniendo en cuenta el minúsculo nivel de nuestras reservas y emisiones) vale la pena empobrecer al país y empobrecer a su gente.

Petro ha coqueteado públicamente con la idea del “decrecimiento”, otra visión apocalíptica que promulga el empobrecimiento de la humanidad con tal de salvar al planeta. Al planeta no lo van a salvar ni los discursos del fin del mundo ni el empobrecimiento de todos, sino la ciencia, la innovación, el avance tecnológico y la cooperación mundial en un marco de sensatez y no de pánico.

Al cumplirse estos cien días renovamos nuestros votos para que al nuevo mandatario le vaya bien, y logre poner en marcha acciones concretas para resolver los urgentes problemas nacionales. Por ahora no vemos que ese sea su rumbo. Cuando lo veamos, no dejaremos de reconocerlo y darle por ello toda la felicitación que merezca.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS