<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Editorial

¿De qué desarrollo estamos hablando?

Si el gobierno quiere sacar grandes proyectos estratégicos adelante tiene que ser el primero en formularlos. Colombia no se puede quedar estancada en una serie de discursos del deber ser.
Publicado

Jorge Iván González, el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), fue el único que se salvó –o mejor dicho, de los que no echaron– de los ministros que habían expresado sus desacuerdos con el presidente Gustavo Petro con respecto a la reforma a la salud.

González sigue al frente de una de las entidades más importantes para el país toda vez que le toca hacer aprobar en el Congreso la hoja de ruta en materia económica y social en los próximos cuatro años (el Plan de Desarrollo “Colombia, potencia mundial de la vida”), que debe ser aprobada por el Congreso antes de este 7 de mayo.

Está en una carrera contra el reloj este proyecto. González es filósofo, magister y doctor en economía, ha dedicado toda su vida a la academia y se define como un keynesiano, por su admiración a John Maynard Keynes, el economista británico que hace un siglo revolucionó la teoría económica con sus ideas, al considerar que en una economía en recesión y desempleo era necesaria una mayor intervención del Estado porque las fuerzas del mercado no eran suficientes.

Pero del paso por la academia a la realidad hay una gran distancia. El director de Planeación se encontró de frente con la realidad del manejo político al elaborar y tramitar ante el Congreso el Plan de Desarrollo, que califica como revolucionario frente a los anteriores porque por primera vez pone el ordenamiento territorial alrededor del agua como eje central para un mejor desarrollo económico y social. En un reciente foro se desahogó y lamentó la manera como se tramitan estos proyectos en el país. Mencionó el hecho de que al Plan le han aparecido más de 5.200 propuestas de toda clase (y van 4.000 proposiciones para la discusión en plenaria).

No tiene lógica esta cantidad de propuestas porque no hay tiempo ni siquiera de estudiarlas, y aunque no lo dijo, muchas de ellas serán ‘micos’ que le tratan de colgar a toda hora los políticos a cualquier proyecto para sacar tajada, con iniciativas que en nada contribuyen al desarrollo de las regiones, pero sí para hacer contratos y meterse plata a los bolsillos, en detrimento de los habitantes a los que dicen representar.

Ese es uno de los principales reclamos de González: en lugar de que los partidos propongan cuatro o cinco grandes temas estratégicos que contribuyan al desarrollo de Colombia, estamos llenos de proyecticos. “La planeación en Colombia ha fracasado. Es absurdo que regiones tan ricas tengan poblaciones tan pobres y que para ciencia y tecnología destinemos millonarios recursos en más de 850 proyecticos, en lugar de pensar en grande. Es una piñata”, dijo.

Entre los proyectos estratégicos en los que debería estar pensando el país, mencionó proteger la gran biodiversidad Amazonas, que los niños tengan acceso a una educación de buena calidad, que todos los municipios cuenten con agua potable. Parecen temas obvios, que deberían estar resueltos.

Si el gobierno quiere sacar grandes proyectos estratégicos adelante tiene que ser el primero en formularlos. Debe decir cuáles son esas grandes obras de infraestructura que nos ayudarán a salir del atraso en movilidad y competitividad, cómo se va a mejorar la educación en Colombia, cómo tendremos una mejor salud con el proyecto que propone y que tiene tantos cuestionamientos, cómo va a combatir la corrupción y a rescatar departamentos tan pobres y olvidados como Chocó y La Guajira, cómo se van a distribuir mejor los subsidios y recursos para que lleguen efectivamente a los más pobres, cómo protegerá el medio ambiente y controlará la deforestación, más allá de atacar el petróleo y la minería, temas en lo que González no es tan radical porque asegura que para hacer la transición energética hay que producir más petróleo.

Colombia no se puede quedar estancada en una serie de discursos del deber ser. Son muchos los problemas para combatir y el gobierno, con el liderazgo de Planeación, debería escoger los mejores caminos en lugar de enfrascarse en peleas, o engolosinarse con el discurso y con posiciones dogmáticas que hacen que Colombia antes que echar para adelante, por momentos, parece ir hacia el pasado.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS