<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

¿De qué sirve congelar los peajes?

Sin el dinero de los peajes, el Estado tendría que haber desembolsado un monto adicional cercano a una reforma tributaria.
Publicado el 18 de enero de 2023

‘Gobernar’ se está haciendo fácil. Ante cualquier desafío el presidente Gustavo Petro o alguno de sus ministros saca la varita mágica y dice se congelan o se rebajan tarifas. Y buena parte del país aplaude, por supuesto, ni más faltaba, es natural que cada persona cuide su bolsillo. El problema es que esos ahorros en el bolsillo de cada uno se convierten primero en déficits específicos, luego en troneras, y cualquier día los huecos en las finanzas del país -tanto en el Estado como en el sector productivo- pueden provocar grandes estragos.

Es el caso de los peajes. Este lunes, el ministro de Transporte, Guillermo Reyes, anunció en radio que los peajes administrados por el Invías y la ANI no aumentarán su tarifa, como es tradición, al principio del año. A pesar del acostumbrado desorden (los peajes inicialmente subieron sus tarifas porque no salió a tiempo el decreto), el Gobierno finalmente cumplió su promesa. ¿Por qué nadie lo había hecho antes entonces?

Lo primero que debemos entender es que vivir con tres cordilleras en medio no es fácil. La construcción de vías que conecten el país siempre ha sido un reto. Por eso, desde la década de los noventa el país decidió apostarle a un programa de concesiones para apalancarse en la inversión y capacidades operativas del sector privado y así resolver el problema de infraestructura. Desde el 2012, el país dio un paso más bajo el esquema de asociaciones público-privadas (APP), con el cual ha desarrollado los grandes proyectos de cuarta generación (4G).

En ningún lugar ha sido más claro el impacto de estas concesiones 4G que en Antioquia. Nuestra tierra atrapada y montañosa está a punto de llegar a una nueva era de “Antioquia Plana”, la nueva red de vías tiene 1.700 kilómetros viales, 366 puentes, 44 túneles y una inversión que supera $28,5 billones para aumentar las conexiones con el resto del país.

Las inversiones billonarias que demandan las autopistas 4G en general ha venido de dos fuentes de pago: peajes y vigencias futuras. Según Fedesarrollo, por poner un ejemplo, de la primera ola de 4G los recaudos esperados por peajes ascendían a $19 billones y las vigencias futuras a $21 billones. Sin el dinero de los peajes, el Estado tendría que haber desembolsado un monto adicional cercano a una reforma tributaria.

En el caso de los peajes de la ANI, las concesiones privadas que construyeron esas vías y las operan, en su mayoría firmaron contratos de “ingresos mínimos garantizados”, por lo cual el Estado deberá buscar cómo pagar la diferencia de lo que se deje de percibir por los precios de los peajes. O de lo contrario tendrá que entrar en pleitos jurídicos. En el caso de los peajes de Invías, las vías seguirán requiriendo mantenimiento, por lo que habrá que buscar de dónde más conseguir esos recursos. En ambos casos acaba siendo un gasto público que antes no estaba previsto. ¿Se recortará algo del presupuesto nacional? ¿Aumentará todavía más el déficit fiscal?

No aumentar el precio de los peajes termina siendo un subsidio focalizado a quienes transitan por estas vías. Puede haber un interés legítimo en hacerlo, sobre todo teniendo en cuenta que somos el país de la región que cuenta con mayor densidad de peajes y que estos son un gasto que impactan los fletes de la mayoría de las mercancías. Sin embargo, al igual que en su momento con la decisión de subsidiar el Soat para motos, toca hacer la pregunta, ¿dónde se deja de destinar presupuesto cuando se incurre en este tipo de decisiones? El facilismo de solucionar cualquier problema girando cheques del Estado eventualmente se agota.

Sin embargo, lo verdaderamente delicado de esta medida es el mensaje negativo que le manda al sector. Hay grandes inversionistas locales e internacionales comprometidos. ¿Qué estarán pensando al ver que de un día para otro les cambian las reglas del juego? A pesar de los avances de las 4G y 5G, Colombia sigue siendo un país con grandes déficits en infraestructura.

¿Cómo se va a seguir generando interés en el sector? Porque por medio de concesiones no se han desarrollado únicamente vías, sino también aeropuertos, claves para la política de seguir promoviendo el turismo en el país, como lo ha reiterado en varias ocasiones el presidente. Lo último que se quiere es que el futuro del desarrollo de este sector pueda entrar en riesgo. Se espera más claridad

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS