<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

Giro a la izquierda en Honduras

En el panorama ideológico de América Latina, el más reciente triunfo fue para la izquierda en este país centroamericano. Se suma a Perú y Nicaragua, en las elecciones de 2021. Por ahora, la derecha solo ganó este año en Ecuador. Falta Chile por decidir.
Giro a la izquierda en Honduras
ilustración morphart Publicado el 02 de diciembre de 2021

Honduras es un país centroamericano del que se habla muy poco. En los 80 fue noticia porque sirvió como lugar de entrenamiento de los contras, un grupo anti-sandinistas financiado por el gobierno estadounidense. Era un campo de la Guerra Fría. Al reprimir violentamente a la izquierda, Honduras no tuvo las guerras civiles de sus vecinos. Pero no experimentó las reconciliaciones.

Esa misma década empezó una relación con los carteles de la droga colombiana. Juan Ramón Matta-Ballesteros era un narcotraficante hondureño, socio de Pablo Escobar. Juntos establecieron el vínculo del cartel de Medellín con el de Guadalajara en México. Esos contactos siguen muy vigentes a fecha de hoy. El 30 de marzo de 2021 los fiscales de Nueva York acusaron de narcotráfico al hermano del presidente hondureño. Además, el mismo mandatario estaba involucrado en el delito.

Bajo esa sombra, se llevaron a cabo las elecciones hondureñas el pasado domingo. Y hubo una gran sorpresa: las ganó la izquierda, según los primeros resultados. En medio de una de votación muy alta, Xiomara Castro, del partido Libertad y Refundación (Libre), recibió el 53 por ciento de los votos. Nasry Asfura, oficialista del Partido Nacional y alcalde de Tegucigalpa, tuvo el 33 por ciento. Esos 20 puntos porcentuales, que constituyen un margen muy amplio de ventaja, le han permitido al pueblo de Honduras celebrar el triunfo del Partido Libertad.

Vale la pena recordar que Castro es la esposa de Manuel Zelaya, un presidente hondureño al que tumbaron en 2009. En junio de ese año, los militares hondureños sacaron del poder a Zelaya en pijama y por la noche. Cuando se despertó, el presidente que coqueteaba con Cuba y con el presidente venezolano Hugo Chávez, tenía un arma en la cabeza y una hora después estaba dentro de un avión rumbo a Costa Rica. Las protestas posteriores fueron duramente reprimidas y por muchos meses. La OEA, Estados Unidos, México, Lula, Hugo Chávez y el planeta entero se volcaron tratando de solucionar el conflicto, pero nada aplacó la ira de La Resistencia, el movimiento de protesta de donde ahora surge su esposa, Xiomara Castro.

Después de la clasificación de Honduras en octubre de 2009 al mundial de Suráfrica 2010, se calmaron las aguas. Desde entonces, Honduras ha tenido tres gobiernos conservadores en los que la derecha ha guiado al país. Hasta que llegamos a estas elecciones y en uno de esos giros que dan los pueblos en materia de política, y tal vez por desesperación, se lanzan a probar si con la izquierda puede irles mejor. Como si no fuera suficiente mirar a algunos vecinos de América Latina que tras ensayar esa fórmula sufren ahora las consecuencias de regímenes corruptos que lo que han hecho es repartir pobreza, encarcelar a los disidentes y censurar a diestra y siniestra.

Sin embargo, para muchos analistas políticos, esta no será una izquierda chavista sino una más moderada, pues ya tienen la experiencia de gobernar en una sociedad ultraconservadora como la hondureña y además su fórmula vicepresidencial representa al centro. Habrá que dar tiempo al tiempo.

Honduras ha dejado de ser el país más violento del mundo al pasar de 85 a 36 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Sigue siendo uno de los doce países más sangrientos del planeta, pero muy lejos de las cifras de hace diez años. Económicamente, el país estabilizó sus cuentas y creció por encima del 3,5%, uno de los índices más altos de la región. A pesar de este crecimiento, el país centroamericano es desde hace años, una máquina de exportar a sus jóvenes. Por violencia, hambre o fenómenos meteorológicos, 200 familias piden diariamente asilo en Estados Unidos. En dirección inversa, todos los meses llegan 4.000 hondureños deportados desde Estados Unidos, México o Guatemala. Una rueda de emigración-deportación-emigración que no se detuvo ni con el Covid, pero que ha servido de válvula de escape para balancear la presión del país. Si nada lo impide Honduras terminará el año con 700.000 nuevos pobres, según el Banco Mundial.

Xiomara Castro, la presidenta electa, pregona un “socialismo democrático” y tiene como primer objetivo crear una Asamblea Constituyente que redacte una nueva carta magna. Propone despenalizar el aborto, reducir las comisiones que cobran los bancos a los receptores de remesas, crear una comisión internacional contra la corrupción con apoyo de la ONU y la derogación de una serie de leyes adoptadas en los últimos años. Una de ellas, la que creó las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDES), por considerar que sirven de refugio para corruptos y narcos por su carácter autónomo. La izquierdista Castro propone “readecuar” y “auditar” la deuda sin dar detalles.

En su programa de gobierno, ya deja clara su intención de establecer relaciones diplomáticas con China continental. En ese campo, hay inquietud. Algunos ven que se aliará con Daniel Ortega de Nicaragua y Nayib Bukele de El Salvador.

Queda en el ambiente otra incógnita mayor: ¿qué va pasar con el presidente hondureño actual, Juan Orlando Hernández, con presuntos vínculos con el narcotráfico?

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS