<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

La ministra Irene y Sri Lanka

El caso de la ministra Irene Vélez y su insistencia en no explorar nuevos proyectos de petróleo y gas por momentos se parece al caso que llevó a la crisis a Sri Lanka”.
Publicado el 27 de octubre de 2022

Acaban de radicar un proyecto de moción de censura contra la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, en el Congreso de la República. Cualquiera estaría tentado a decir: la ministra está en la cuerda floja. Pero no es así. En los más de 30 años de esa figura en la Constitución, ha sido invocada al menos 34 veces sin éxito.

Que no prospere la moción no quiere decir que no siga siendo perturbadora, por decir lo menos, la presencia de Vélez al frente de esta estratégica cartera. Entre otras cosas, no es claro por qué, una profesora de filosofía que entiende el sentido y el valor de la coherencia, aceptó dirigir un sector al cual se refiere con desprecio y el cual no parece estar interesada en conocer.

El caso de la ministra Irene y su insistencia en no explorar nuevos proyectos de petróleo y gas por momentos se parece al caso que llevó a la crisis a Sri Lanka. En abril de 2021, el presidente de esa isla vecina de la India anunció que su país ya no iba a utilizar más fertilizantes sintéticos
-los prohibió- porque iba a producir alimentos totalmente orgánicos.

Era el primer país que se atrevía a tal osadía y por eso sacó pecho: “Si queremos preservar la salud de nuestro planeta y garantizar la sostenibilidad humana, los gobiernos de todo el mundo no deben dudar en adoptar políticas audaces”, dijo el mandatario, que bien podría ser una frase pronunciada por la ministra Irene (o por el presidente Petro). Son frases que cualquiera suscribiría. Son buenos deseos a los que todos aspiramos.

A pesar de que muchos campesinos de Sri Lanka eran partidarios de la agricultura ecológica, le rogaban al gobierno que hiciera la transición de una manera planificada. Pero no fue así. Con tan mala suerte que llegó la crisis de la pandemia y la de abastecimiento, y mientras muchos países pronto se levantaron, en Sri Lanka la crisis se agudizó porque los campos no estaban produciendo los alimentos suficientes.

En noviembre, levantaron la veda de los fertilizantes luego de feroces protestas en las que el ‘audaz’ presidente se escabulló del país. Sin embargo, la rectificación llegó tarde. China le donó estos días a Sri Lanka 6.000 toneladas de arroz para sus estudiantes.

¿Hasta dónde vamos a seguir en Colombia dándole largas a la “audacia” de la no exploración de nuevos proyectos de petróleo y gas?

Uno a uno se han ido cayendo los argumentos. El sacrificio que haga Colombia para ayudar a combatir el cambio climático es marginal, porque produce menos del 0,6% de los gases de efecto invernadero del planeta.

Hablan de una transición energética --que el gobierno anterior adelantó bastante-- pero sin estar lista ya piensan suspender o ya suspendieron los nuevos contratos de exploración.

No han tenido en cuenta cómo se van a remplazar esos recursos en el tesoro público. Este año, el aporte del sector de hidrocarburos al Estado será de 58 billones de pesos, según cifras de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), es decir, 24 billones más que lo que aportó en 2021 y más de lo que generará la reforma tributaria. ¿De dónde van a salir esos recursos si se deja de explorar?

Hasta ahora no ha habido poder humano que los haga desistir de esa idea. Ni siquiera los jalones de orejas del ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, a quien le ha tocado salir al paso y decir que no hay una decisión definitiva sobre el freno a los nuevos contratos. Pero todo indica que la asustadora figura de un dólar por 5.000 pesos está haciendo entrar en razón al gobierno.

Saúl Kattan, nuevo miembro de la junta directiva de Ecopetrol y amigo personal de Gustavo Petro anunció que la puerta para los nuevos contratos de explotación no está completamente cerrada, mientras que la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, dijo que las decisiones se irán tomando de acuerdo con las necesidades del país. Y el presidente Petro aprovechó para justificar por qué es importante el petróleo: “¿si es nuestro, no debería servir para hacer colegios, alcantarillados, agua potable? ¿no debería servir para comprar tierras para los campesinos?”.

¿Está dando reversa el Gobierno en su decisión de frenar los nuevos contratos de exploración de crudo y gas? Todavía puede ser muy temprano para cantar victoria

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS