<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

Lo que dejaron las elecciones gringas

Los resultados de estas elecciones están llenos de primeras veces, y muestran un aumento en la diversidad de los representantes estadounidenses.
Publicado el 12 de noviembre de 2022

Pasadas las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos, se puede concluir fácilmente que Biden se salvó y que Trump sufrió una derrota política que en parte se debe al triunfo arrollador de su gran rival, Ron De Santis. Pero también es válido afirmar que los votantes no se dejaron impresionar por ninguna de las retóricas catastrofistas que tanto los demócratas como los republicanos usaron para acabar con el partido rival.

Pese a que faltan todavía varios días para terminar el conteo, y muy seguramente todo terminará definiéndose en el estado de Georgia, los resultados muestran que los demócratas consiguieron retener el control en el Senado mientras que los republicanos ganaron terreno en la Cámara de Representantes, con lo cual empezará una batalla para bloquear la agenda del presidente durante los próximos dos años.

Los demócratas no consiguieron convencer a la mayoría del electorado de que los republicanos iban a acabar con la democracia. La prueba está en que a fecha de hoy, más de 210 republicanos que cuestionan las elecciones del 2020 fueron elegidos para la Cámara y el Senado, y ese número seguirá creciendo a medida que siga el conteo. A su vez, las consignas de los conservadores tampoco calaron muy hondo, porque no consiguieron los resultados impactantes que buscaban. El hecho de que cuatro estados aprobaron el aborto, confirma lo anterior.

Pero hay datos que llaman la atención y están llenos de primeras veces. Es innegable que aumentó la diversidad entre los representantes políticos estadounidenses. La Generación Z consiguió tener un representante de tan solo 24 años. El estado de Alabama eligió por primera vez a una senadora. Massachusetts escogió para la gobernación de su estado no solo a una mujer, sino a una abiertamente lesbiana. Por tercera vez en 246 años se eligió un gobernador negro y por primera vez en un siglo, un cherokee alcanzó el honor de ser senador.

Para los republicanos, los resultados son decepcionantes en la medida en la que no se produjo la famosa marea roja que tanto esperaban, aunque sí lograron avanzar. Pero la verdad es que desde hace 20 años, un partido de la oposición no obtenía resultados tan pobres en estas elecciones de mitad de mandato en las que se suele “castigar” al partido que está en el gobierno. Los conservadores no pueden cantar victoria porque Trump perdió a muchos de los suyos que no fueron elegidos y recibió como estocada fatal el éxito arrasador de DeSantis, el gobernador de la Florida que se perfila ya como la gran esperanza republicana y su más rotundo adversario. Los malos resultados obtenidos por el expresidente le abren las puertas a la regeneración del partido y confirman que la figura de Trump comienza a desdibujarse.

Pero no hay que equivocarse: una cosa es Trump y otra es el trumpismo, que se siente más vivo que nunca. Ese nacionalismo cristiano supremacista que defiende las medidas restrictivas contra la inmigración, que niega la legitimidad del presidente Biden y que vibra con la pulsión autoritaria, siguen siendo la ideología con la que se identifica la mitad del país. Esas son las banderas que ondean en el imaginario republicano. Tanto o más que aquellas consignas que encienden pasiones como “Hagamos a América grande de nuevo” o la famosa aplicación de una política exterior llamada “América primero” que no necesita mayor explicación.

Puede que muchos de los compañeros de partido de Trump se estén preparando para decirle que se haga a un lado, que su tiempo ya pasó. Comienzan a escucharse tímidos llamados a que lo haga porque muchos ven cómo su imagen está desgastada y puede hacerle daño al partido. Pero la llama que encendió está viva, y Ron DeSantis lo sabe y lo explota, aunque con más moderación. Sin embargo, Trump no se va a dejar sacar tan fácilmente. Insiste en la convocatoria para hacer un anuncio muy importante la próxima semana y, aunque no quiere decir de qué se trata, todo el mundo sabe que va a lanzar su candidatura para el 2024. Y ahora que siente pasos de animal grande con el triunfo de DeSantis, ha advertido que si este se lanza, tendrá que contar cosas muy incómodas que sabe de él. Ese es Trump, el competidor sin escrúpulos en su más pura esencia. Y el juego político sigue su curso. Veremos cuántas sorpresas trae. .

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS