<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

Medellín y el homicidio

Hay muchas preguntas en torno a cuánto dependen Medellín, su imagen y dinámicas, del índice de asesinatos. Un indicador que pesa y que debe mantenerse controlado. Esencial para la convivencia.
<span class="priority-content" mlnid="idcon=32697926;order=1.0">Medellín y el homicidio</span>
ilustración esteban parís Publicado el 26 de enero de 2019

Al 24 de enero de 2019, Medellín presentó un aumento porcentual del 18,4 % en sus índices de homicidios, en relación con 2018. De 38 casos pasó a 45; es decir, 7 muertes más. Las cifras se estabilizaron en relación con los primeros 11 días del año cuando el alza era del 200 %, un indicador bastante preocupante. ¿Pero, por qué pesan tanto estas cifras en la vida de la ciudad? Es sencillo: porque viene quitándose de encima, año tras año, ese estigma de 1991-92, cuando se convirtió en la ciudad más violenta del hemisferio occidental.

Diferentes estudios estiman, con base en cifras oficiales y no oficiales, que en 1991 Medellín registró 6.658 homicidios. Terrible: más de 18 asesinatos por día. Las estadísticas reportan más de 45 mil homicidios en el período 1990-1999. Por eso, estar hoy tan lejos de esos números y de esos imaginarios aterradores es importantísimo, por lo que significa como activo del mejoramiento de la seguridad y de la posibilidad de la convivencia.

Ha sido determinante para la inversión social, pero igual ha sido clave de manera inversa: la disminución de la violencia abrió las puertas a programas estatales y a iniciativas privadas de inversión. Es el círculo virtuoso en el que la seguridad estabiliza y envuelve los esfuerzos de transformación social y en el que a mayor humanización (protección y auspicio) de la vida urbana le suceden fenómenos de transformación, de cambio y de cultura ciudadana. En cualquier orden, una circunstancia depende y beneficia la otra.

Por eso, Medellín no puede reversar en indicadores que son esenciales para medir los avances gubernamentales, y en general los logros del conjunto de sus fuerzas sociales: entidades oficiales, no gubernamentales y sector privado. El homicidio, que no debe convertirse en un “indicador esclavizante” de superación y éxito, no puede tampoco ser visto en la periferia de las métricas de seguridad. Como quiera y pueda verse, a menos homicidios, más protección de la vida y un mayor recorrido en materia de solución de los conflictos ciudadanos y urbanos. No hay discusión.

El homicidio, en tasas decrecientes, refleja el avance de las políticas de convivencia, de lucha contra el crimen y la ilegalidad, de desvanecimiento de las concepciones comunitarias en las que la eliminación del otro significa el triunfo de ideas y lógicas de construcción de regímenes, de reinados paralelos a los del Estado y las instituciones. El homicidio es dañino no solo por la aniquilación misma de ciudadanos sino por lo que representa como aceptación real y simbólica de estructuras y sujetos que riñen con un sistema jurídico actuante y eficaz.

Así que si Medellín empieza a tener indicadores desfavorables en ese terreno —sostenidos en los dos últimos años y en los comparativos mensuales— es inevitable reclamar que se frenen, contengan y atiendan los factores objetivos que están provocando estadísticas negativas: la guerra y “la purga” entre bandas criminales, la reaparición de fenómenos de violencia asociados a un narcotráfico reorganizado, la reactivación del terrorismo y el sofoco del Eln y las disidencias guerrilleras, asociados con las mafias.

Medellín tiene condiciones sui géneris que causan altibajos a su modelo y gestión de seguridad. El homicidio es signo de la incidencia de factores complejos e innegables. Por eso, si los síntomas alertan, debe haber un tratamiento indicado y diligente.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Fuera de Libreto

“La situación de orden público en esta zona es de total tranquilidad. Tenemos control militar del área con el Ejército, y presencia de la Policía en las cabeceras municipales”.

DANIEL PALACIOS

Viceministro del Interior, al visitar en Chocó la zona de Bojayá, donde los habitantes llevan varios días denunciando confinamiento forzoso impuesto por grupos armados ilegales.

-

Aplausos y pitos

$titulo

DIEGO AMAYA, PATINADOR

En Juegos Olímpicos Juveniles de Invierno, 2 destacados cuartos lugares. Brilla por el país, en el hielo.

$titulo

FREDDY CONTRERAS OSPINA

Se presenta como líder de los taxistas. Vertió en redes comentarios denigrantes contra las mujeres.