Editorial

Mónaco: la caída de un hito hueco

Por ese edificio entreverado en mitos urbanos, con el tufo del narcotráfico, pasaron los victimarios, no las víctimas. Ahora ese lugar servirá para honrar a los valientes que sufrieron a Pablo Escobar.
<span class="priority-content" mlnid="idcon=32825138;order=2.0">Mónaco: la caída de un hito hueco</span>
ilustración esteban parís Publicado el 22 de febrero de 2019

Hoy Medellín derrumba el edificio que habitó uno de los narcotraficantes más sanguinarios que haya conocido la humanidad: Pablo Emilio Escobar Gaviria. Con esta demolición no solo desaparece un inmueble en deficientes condiciones estructurales, cuya repotenciación y recuperación constituían un gasto oneroso y ofensivo de recursos públicos, sino que se desmonta un símbolo más del victimario, para dar paso a la “resignificación del espacio urbano”, en memoria y respeto de las víctimas y en la larga tarea de transformación de la cultura ciudadana hacia referentes de legalidad y aprecio absoluto por la vida.

No ha sido breve ni ligera la discusión frente a este paso que da la Alcaldía de Medellín. Había partidarios de conservar esa torre, mediante su reutilización conservando sus cáscaras para recargarla también de símbolos y actividades a favor de las víctimas y su memoria.

Pero la pobreza actual del valor mismo de los patrones de arquitectura del edificio, abandonado y carcomido, sumada a costos de adecuación por valor cercano a $40 mil millones, y el trasfondo histórico sustantivo de que no fue allí donde permanecieron y sufrieron las víctimas de la violencia de Escobar y su cartel, sino que por el contrario era allí donde habitaba el capo con sus extravagancias, escoltado por pistoleros, hace que en términos prácticos y conceptuales sea mucho más benéfico para la ciudad demoler un hito de una época de chabacanería insultante e intimidación desbordada contra la sociedad colombiana.

El gran reto está en que como resultado del concurso que se convocó para el diseño del Parque Inflexión, con jurados internacionales y un riguroso proceso de selección, se logren activar encuentros, intercambios, apropiaciones e identidades urbanas que aporten al conjunto de los procesos generales de transformación cultural, que buscan desmarcar y desmontar en Medellín los focos y ofertas de la ilegalidad.

Son estas una ciudad y una región aún muy frágiles en la construcción de referentes y oportunidades, de equidad económica e integración social, a las que afecta además la presencia marcada e innegable de organizaciones criminales cuya financiación esencial deriva de nuevos clanes y bandas del narcotráfico.

Sobre la memoria de más de 46 mil víctimas que se estima dejó la guerra del narcotráfico, entre 1984 y 1993, a las que se quiere rendir tributo por su valentía y el contenido de sus vidas truncadas, en todas las capas sociales y rincones urbanos, en todos los niveles ciudadanos y rutinas cotidianas, sobre la base de su recuerdo, es que deben surgir puntos de inflexión, cambio y renovación cultural y del espacio público.

Resalta que Medellín es cada vez más capaz, desde sus ambientes académicos, profesionales, políticos y gubernamentales, de llamar las cosas por su nombre, sin eufemismos, y de afrontar en consecuencia los debates e intercambios que requiere para tomar estas decisiones que perfilan otros tiempos, miradas y tratamientos a sus problemas, y a sus proyectos.

El precio pagado, en sufrimiento y vidas, ha sido altísimo. Pero de ese tamaño es también la capacidad de explorar cambios y afrontar retos.

Derribar el hito del Mónaco implica que cuanto se haga allí alimente un nuevo espíritu comunitario. Con esa demolición no se pretende decir que Escobar y el narcotráfico, asuntos entramados y complejos, quedan sepultados. Se quiere, sí, borrar influjos y referentes dañinos y huecos, y abrir paso a una narración del dolor, la sanación y la esperanza, desde las víctimas y su memoria, para que Medellín se reconcilie y apasione cada vez más con la creación y el desarrollo, sin las trampas, la violencia y la muerte que encarna la ilegalidad.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MARIANA DUQUE

    Una de las mejores tenistas del país. La última en estar en el top 100 del mundo. Se retira de las canchas.

    $titulo

    PAOLA SOLARTE

    Hija del contratista Carlos Solarte, condenada por escándalo de Odebrecht en tramo Tunjuelo – Canoas.