<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

Salario mínimo diferenciado

Las propuestas que desde hace algún tiempo se hacen comparten el diagnóstico de que los salarios mínimos en algunas regiones son altos para la productividad laboral que tienen y sería deseable que eso cambie.
<span class="priority-content" mlnid="idcon=34220603;order=2.0">Salario mínimo diferenciado</span>
ilustración morphart Publicado el 16 de septiembre de 2019

Hace unos días volvió al debate público la propuesta de tener un salario mínimo diferenciado por regiones, en este caso planteado por Roberto Steiner, el designado nuevo codirector de la Junta Directiva del Banco de la República. Es un buen momento para hablar de eso, ya que se aproxima la ceremonia institucional de la discusión del salario mínimo. En efecto, al final de este año, como es habitual, Gobierno, gremios y empresarios se reunirán a intercambiar cifras y propuestas en la Comisión de Concertación de Políticas Salariales y Laborales. El propósito será alcanzar un acuerdo sobre el salario mínimo de 2020. Ese sería el escenario natural para incluir en su agenda una propuesta de un salario mínimo diferenciado.

Steiner ya había hablado sobre el tema en el pasado. En abril de este año en el congreso de Asofondos había dicho desde Fedesarrollo “hay un desacople entre el salario mínimo y la productividad del trabajador colombiano. Hay sectores que fácilmente pueden acomodar salarios altos; sin embargo, hay sectores de baja productividad donde no pueden acomodar ese mismo nivel de salarios y, por eso, nosotros apoyamos cualquier propuesta que vaya encaminada a salarios mínimos diferenciales”.

Para algunos expertos, el argumento del salario mínimo diferenciado está relacionado con la informalidad laboral en Colombia, que, por cierto, con 50 %, es la más alta de América Latina. La alta informalidad tiene como una de sus explicaciones el relativamente elevado salario mínimo. Este está por encima de la productividad de los trabajadores menos calificados. Las empresas no los contratan con ese salario y terminan en la informalidad.

La conexión con el tema regional está en que los cálculos muestran diferencias en la proporción de trabajadores informales en las distintas ciudades y regiones de Colombia, reflejando las distintas productividades laborales. En las ciudades con un salario mínimo alto en relación con los salarios de los trabajadores más calificados, también es alta la informalidad laboral.

Tener salarios diferenciados por regiones reconoce que la productividad no es igual entre ellas. Los trabajadores de baja productividad en las regiones pueden beneficiarse de un salario mínimo más acorde a esa realidad. Las empresas formales pueden mostrarse más dispuestas a enganchar trabajadores en esas condiciones, reduciéndose con esto la informalidad. Un trabajador contratado formalmente tiene más posibilidades de entrenamiento y de tener una carrera laboral.

Las propuestas que desde hace algún tiempo se hacen comparten el diagnóstico de que los salarios mínimos en algunas regiones son muy altos para la productividad laboral que tienen y sería deseable que eso cambie. La principal dificultad para hacerlo es la sensibilidad sobre el tema, porque podría llevar a conflictos sobre la forma de determinar los diferentes salarios mínimos y las regiones que lo deberían bajar.

De otro lado, el manejo operativo sería más complicado, porque habría que producir muchos más indicadores y calcular tantos salarios mínimos como regiones se definan. Eso, sin olvidar el delicado entramado de intereses y beneficios que habría que conciliar para llegar a un acuerdo, que seguramente tomaría mucho más tiempo que hoy y sería más improbable.

Los beneficios de un salario mínimo diferencial son importantes para la economía. Un salario mínimo acorde con la productividad ayudaría al funcionamiento del mercado laboral y a las condiciones de los trabajadores. No es una reforma fácil de aceptar y ese es el principal reto. Los problemas operativos se pueden resolver, como ya se ha hecho en otros países.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Aplausos y pitos

$titulo

EXPOSICIÓN DÉBORA ARANGO

Desde el 11 de noviembre, hasta diciembre, muestra abierta de parte de su obra en Parques del Río.

$titulo

JOSÉ MARÍA BALLESTEROS

Ex gobernador de La Guajira fue condenado a 15 años de cárcel por peculado y concusión.

Ecos y Comentarios

QUITO, BARCELONA, SANTIAGO DE CHILE: CAPITALES EN LLAMAS

En Quito y Santiago de Chile, las revueltas populares fueron la reacción de amplios sectores de población contra medidas que implicaban mayor costo de vida y, en particular, en el transporte. El retiro de subsidios estatales a la gasolina en Ecuador, y el incremento del pasaje del metro en Santiago de...