<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Editorial

Trump y su relación con los inmigrantes

Todas las divisiones de migración (civiles y policiales) atienden la orden de la Casa Blanca de extremar la persecución de indocumentados. En esa ofensiva se registran reclamos de atropellos.
<span class="priority-content" mlnid="idcon=33820323;order=3.0">Trump y su relación con los inmigrantes</span>
Publicado el 15 de julio de 2019

El operativo de deportación masiva de indocumentados de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) está en marcha. Desde ayer miles de personas, en condición de ilegales, temen una visita que, por su condición, puede regresar a familias completas a sus países de origen.

A esta decisión sin antecedentes, alentada por el presidente Donald Trump, la rodean duras críticas basadas en quejas que denuncian un comportamiento lejano a un sistema cuya bandera ha sido la protección de derechos civiles y garantías constitucionales, incluso para los migrantes, sin miramientos de su estatus.

El lado más difícil y criticado de esta oleada de detenciones y hostilidades está en la información documentada, por parte de prestigiosos medios como The New York Times, de la reclusión de centenares de niños en Centros de Detención Fronteriza en Texas y Pensilvania. Infantes en todos los rangos de edades, incluidos bebés separados de sus padres, a los que dice el diario americano asisten improvisadamente los chicos mayores capturados por ICE. Esta es una crítica dura al gobierno que es conveniente aclare para que no queden mantos de duda sobre su respeto al ser humano, a pesar de su situación de ilegalidad.

Varios senadores demócratas adelantaron audiencias la semana pasada para escuchar de viva voz de padres y madres el drama de la separación, la compleja estadía en reclusorios que, denuncian, tiene condiciones precarias de salud y alimentación.

Fuentes del gobierno, citadas por grandes cadenas y periódicos de EE.UU., aseguran que la orden es deportar a unas dos mil personas, a lo largo de esta semana, en diez de las principales ciudades de la unión americana.

No está en discusión la ilegalidad de su estadía en ese país. Cualquier nación tiene el derecho de ejercer controles migratorios y exigir que los extranjeros en su territorio respeten las leyes. Lo que se observa con preocupación es la forma en la que se adelantan las redadas. Estados Unidos es un país que se ha hecho grande gracias a esa diversidad y la integración de potenciales humanos variopintos.

La escalada de controles, además, pudiera buscar un efecto político por parte de un presidente-candidato que tiene como banderas de campaña el proteccionismo económico y una “impermeabilidad migratoria” que ha sido vista con reservas en el resto del mundo.

Estados Unidos dispone de los mecanismos para sortear estas tensiones con el mayor respeto por la humanidad. Es de esperar que sus instituciones no conviertan esta operación en una mancha para una nación a la que el mundo tiene por ejemplo en materia de garantías ciudadanas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Aplausos y pitos

$titulo

EDGARDO RODRÍGUEZ JULIÁ

Escritor puertorriqueño, ganador de la cuarta edición del Premio León de Greiff al mérito literario.

$titulo

DEPREDADOR DE INTIMIDAD

Un colombiano fue capturado en Madrid por grabar ilegal y subrepticiamente a cientos de mujeres.